El acto celebrado en España

 El 60º Aniversario de la Revolución del 1 de noviembre de 1954 ha sido conmemorado en el Hotel Intercontinental en Madrid con una Recepción ofrecida por el Señor Embajador de Argelia en España, D. Mohammed Haneche.

 Ante un número importante de miembros de la comunidad nacional y personalidades españolas, entre ellas el Secretario de Estado de Asuntos Exteriores, D. Gonzalo de Benito y los embajadores  acreditados en Madrid, el Señor Embajador tomó la palabra para situar “el profundo sentido que tiene el 1 de noviembre de 1954 y la importancia de esta fecha histórica, la más importante por los sacrificios realizados para recobrar la independencia nacional”.

 Tras agradecer a las asociaciones civiles que han contribuido a consolidar los lazos de amistad entre los pueblos español y argelino, D. Mohammed Haneche subrayó “los importantes progresos económicos y sociales registrados por Argelia desde el inicio de los años 2000, los más importantes desde la independencia de 1962”. La cooperación económica ha sido uno de los puntos de la intervención del Señor Embajador que ha declarado que “estos últimos años, España se ha convertido en el primer socio económico de Argelia” con un volumen de intercambios superior a 13mil millones de euros en 2013.

 Al final de su intervención, el Jefe de la misión diplomática argelina felicitó al Gobierno español por la elección de España como país miembro no permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU para 2015-2016 deseándole “mucho éxito en su acción internacional a favor de la paz, la seguridad y la prosperidad en el mundo”.

 

 

 

Primer Foro hispano-árabe

 

El periódico “Cinco Días” organizó el 21 de octubre de 2014, el primer Foro hispano-árabe de cooperación económica en el hotel Villa Magna, que presidieron junto con el Embajador de Argelia, Sr. Mohammed Haneche, los  Secretarios de Estado de Asuntos Exteriores, Sr. Gonzalo de Benito; de Comercio, Sr. Jaime García-Legaz; y de Infraestructuras, Sr. Julio Gómez-Pomar.

 En su calidad de Decano de los Embajadores árabes acreditados en España, el Embajador de Argelia puso de relieve la solidez de las relaciones de amistad de España con el Mundo árabe y subrayó la voluntad de ambas partes de desarrollar aún más la cooperación económica y de partenariado que ya existe entre las dos regiones.

 Los altos funcionarios y representantes de las empresas que asistieron al encuentro subrayaron la importancia que supone el Mundo árabe para España y las oportunidades que ofrece a los inversores españoles, dando como ejemplo las experiencias positivas de las grandes empresas y pymes establecidas en varios países del Mundo árabe en los distintos sectores de la actividad económica.  

 

Intervención en el Foro de “Cinco Días”

  

El Embajador de Argelia, Sr. Mohammed Haneche, fue el invitado principal del  periódico económico “Cinco Días” para participar en la mesa redonda que organizó el 23 de septiembre de 2014 en Madrid sobre la estrategia económica de Argelia y sus relaciones de partenariado con España. 

 Acompañaron al Embajador de Argelia el Sr. Eduardo López Busquets, Director General de Casa Árabe; el Sr. Juan Lazcano, Vice-presidente de la CEOE ;  la Sra. Esther González Sanz, Representante de la Subdirección General de las Instituciones Financieras Multilaterales del Ministerio de Economía y Competitividad; el Sr. José Vicente Castell, Responsable Internacional del Groupo Dulcesol; el Sr. Nicolas Mouze, Director de Marketing y Ventas de DHL; y el Sr. Taha Bachir Bencherif, representante del Servicio Económico y Comercial de la Embajada de Argelia en Madrid.

 El objetivo del encuentro era hacer hincapié en la expansión económica de Argelia y promover la cooperación con las empresas españolas incitándoles a invertir en el país en los distintos sectores de actividad fuera del ámbito energético y de los hidrocarburos. En este contexto, el Sr. Haneche puso de relieve el desafío lanzado por el Gobierno argelino para captar el interés de las pequeñas y medianas empresas que pueden crear riqueza y empleo y transferir su saber hacer y experiencia tecnológica: “Argelia quiere ir más allá de la exportación de sus materias primas para convertirse en el destino de las inversiones extranjeras, y su eje central para instaurar una cooperación con otros países está en la Unión Europea” explicó el Embajador, subrayando que ”España puede desempeñar un papel importante en las relaciones comerciales y de partenariado que el Gobierno argelino quiere intensificar con sus vecinos”.

 Esa mesa redonda fue una ocasión para los participantes insistir una vez más sobre la estabilidad que conoce el país y explicar las distintas ventajas que ofrece a quienes ya están instalados en él y a los que desean hacerlo, llamando, no obstante, la atención sobre algunas dificultades esencialmente de tipo burocrático que, según palabras del Embajador, el Gobierno tiene la firme voluntad de resolver.     

 

Oviedo 29 de Septiembre

Foro Mundo Árabe / Asturias

 Delegación de Embajadores árabes en Oviedo

 Una delegación de 16 Embajadores y Encargados de Negocios de la mayoría de los países Árabes acreditados en España así como de la Liga de los Estados Árabes, encabezada por el Embajador de Argelia, en su calidad de Decano, se ha desplazado a Asturias los días 29 y 30 de septiembre de 2014, invitada por el Gobierno del Principado de Asturias.

Esta visita de trabajo se ha realizado con el objetivo de ambas partes de elaborar juntas una hoja de ruta que permita intensificar la cooperación institucional, empresarial y cultural entre los Estados árabes y el Principado de Asturias.

 En su alocución como Decano de los Embajadores de los países árabes en España, Don Mohammed Haneche ha elogiado al Principado describiéndolo como una región que tiene “corazón y personalidad, paisajes maravillosos y gente trabajadora” con la que el mundo árabe está dispuesto a establecer una agenda, para al menos dos años, de “proyectos de cooperación, acercamiento empresarial e intercambios entre las dos culturas”.

 Por su parte, en su discurso de bienvenida, el Presidente del Principado de Asturias, Don Pedro José Sanjurjo, ha calificado esta visita de “herramienta imprescindible para el conocimiento y el trabajo en común y para el mantenimiento de la paz y la cooperación”.     

 

Alicante 5 de junio 2014

Conferencia del Sr. D.Mohammed Haneche en la Universidad de Alicante

 El Embajador de Argelia en Madrid el Sr. D. Mohammed Haneche ha pronunciado en la Universidad de Alicante una conferencia centrada en tres puntos principales: el desarrollo económico de Argelia, la cooperación argelina-española y las reformas democráticas en Argelia.

En el primer punto, el Embajador de Argelia ha indicado que “Argelia está, desde hace algunos años, en una fase de expansión económica”, y citó algunos sectores, los más dinámicos que han permitido al país realizar un crecimiento estable que oscila entre 3 y 4%. Esta tasa se multiplicará (alrededor de 7%) según las previsiones del plano quinquenal 2015-2019.

En cuánto a las relaciones de Argelia con España, el Sr. Haneche declaró que están “en auge”. Ha insistido también sobre “la consolidación de los contactos entre las empresas de ambos países” y ha invitado a los inversores españoles a enriquecer sus capitales “optando por unas relaciones de partenariado con los empresarios argelinos a través de proyectos comunes, productores de riquezas, creadores de empleo y favoreciendo el traspaso tecnológico”.

 El Embajador de Argelia empleó una parte de su conferencia a hablar de las reformas democráticas en Argelia. “No es una casualidad si Argelia es uno de los pocos países del sur del Mediterráneo que no ha sido afectado por “la primavera árabe”, declaró, recordando que Argelia “se comprometió mucho antes, con las reformas democráticas que mejoraron por iniciativa del Presidente Abdelaziz Bouteflika cuya primera decisión, al día siguiente de su reelección, el 17 de abril pasado, ha sido organizar un debate nacional sobre la reforma de la Constitución con la participación de la clase política, de las organizaciones civiles y de las más importantes personalidades nacionales cuya finalidad es colocar a Argelia entre las grandes democracias en el mundo.

.El Consejero de Asuntos Económicos y Comerciales, D. Okba Aziez, ha asistido a la conferencia del Embajador junto a numerosas personalidades universitarias y del mundo empresarial.

 

 

Argel 06 de Mayo 2014

 

Argelia y España tienen un papel que desempeñar en la construcción de un partenariado euromediterráneo

 

 Argelia y España tienen un papel que desempeñar en la construcción de un partenariado euro mediterráneo, aseguró el martes en Argel el Embajador de Argelia en España, Mohammed Haneche.

 Desarrollando la temática de las “relaciones argelino-españolas en un contexto euro mediterráneo”, el Embajador de Argelia consideró, durante una conferencia diplomática celebrada en la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores, que “Argelia y España tienen un papel que desempeñar en el partenariado euro mediterráneo tanto más cuanto disponen de un fondo de partenariado y de varios acuerdos”.

 Mohammed Haneche, que fue Secretario General del Ministerio de Asuntos Exteriores en 1993, explicó que esto “permite proyectar también en el futuro un partenariado en las dos direcciones, bilateral y multilateral.

 La conferencia trató en un primer lugar de las diferentes facetas históricas de las relaciones argelino-españolas para después situarlas en un marco euro mediterráneo.

 En este sentido, el Embajador subrayó que España es “el único país europeo donde la cooperación mediterránea forma parte del programa del gobierno”.

Las relaciones entre los dos países siempre han estado acuñadas por el sello del “partenariado” y de la “amistad” matizó el Embajador, sin que por ello  constituyeran unas “relaciones estrechas” o unas “relaciones privilegiadas”, y esto hasta los años 90  gracias al reforzamiento democrático que experimentó España y su apertura hacia otros países, particularmente los del Magreb.

“La visita de Estado del Presidente Bouteflika a España en octubre de 2002  ha constituido un punto de partida de un verdadero partenariado” apuntó el conferenciante, recordando que los acuerdos de cooperación derivaron de un enfoque común de los dos países.

 Hizo referencia, entre otros, al Tratado de amistad y de buena vecindad así como a los acuerdos ligados respectivamente a la colaboración en materia judicial, la cooperación consular, el transporte de personas y mercancías.

 El Embajador Haneche citó como prueba del desarrollo de esta cooperación “el volumen de los intercambios comerciales registrados por España en 2013, estimados en 15.000 millones de dólares, lo que la sitúa por primera vez en su historia, en el primer socio comercial de Argelia”, señaló.

 A esto, el Embajador Haneche añadió que numerosas empresas españolas están presentes en Argelia, pero que existe aun un interesante potencial sin explorar por la parte española, particularmente en el sector agro-alimentario y el turismo donde “España dispone de una experiencia única en el mundo”.

La conferencia ofrecida por el Sr. Mohammed Haneche es la primera de una serie que se enmarca en el programa de diplomacia pública dirigido a consolidar la relación entre la diplomacia y la sociedad civil y la creación de una interactividad así como de dar a conocer Argelia a los representantes del cuerpo diplomático acreditado en Argelia.

 

Palabras del Embajador Mohammed Haneche

 

Quisiera darles la bienvenida en esta página Web, concebida sobre todo para Ustedes. Es asimismo para nosotros un placer recibir la visita de cualquier persona que desee conocer Argelia y sobre todo sus relaciones con España.

La creación de esa web, aunque tardía no es menos ampliamente justificada por la alta misión que le confiamos en toda prioridad, y que consiste responder a sus expectativas, sus solicitudes así como a sus preocupaciones sobre todo en lo que se refiere a sus relaciones con Argelia.

Hemos intentado en este sitio, que queremos calificar de foco de convivencia, de encuentros, de conexión entre esa Embajada y sus amigos, argelinos, españoles y otros, facilitar una mayor información adaptada a sus necesidades y a las del país en el que vivimos, España

 

En efecto, además de numerosos e importantes puntos de referencia en la historia y en la evolución contemporánea de la vida política argelina, hemos procedido a la presentación de Argelia en su dimensión estatal, dando explicaciones útiles sobre la estructura institucional y los poderes consagrados por la Constitución.

Los aspectos culturales y turísticos del país han sido asimismo destacados para dar una idea de conjunto de las bazas desconocidas de Argelia en estos ámbitos. La Embajada se emplea a promoverlos y darlos a conocer, contando con la ayuda de sus amigos argelinos y españoles.

En el ámbito de las relaciones económicas y consulares, la página web de la Embajada pone a disposición de las personas que lo soliciten toda la información necesaria para permitirles emprender gestiones con el fin de realizar negocios, viajes y estancias en Argelia. La información propuesta en el sector comercial desea responder a las expectativas de los hombres de negocios, y de las empresas deseosos de obtener indicaciones sobre la legislación argelina relativa sobre todo a la inversión extranjera y a su instalación en Argelia.

En el ámbito consular, la preocupación de esta Embajada ha sido la de hacer más fácil las gestiones tanto a la comunidad argelina como a los amigos españoles que necesitan cumplir con las formalidades administrativas indispensables a la resolución de problemas personales, poniendo a su disposición la información necesaria.

Deseando que esa Web constituya una iniciativa que recoja su aprobación y contribuya a mejorar sus relaciones con la Embajada y con Argelia, les invito a que nos hagan llegar cualquier sugerencia que pudiera ayudarnos a aportar las mejoras necesarias con el fin de ofrecerles un mejor servicio que sea tanto para honrar la imagen de Argelia en España como para mejorar la situación de su comunidad y satisfacer nuestros amigos españoles.

Aprovecho esta ocasión queridos paisanos y amigos, para reiterarles el testimonio de mi más calurosa y amistosa consideración y les deseo todo el éxito y la felicidad en su vida.

                                                                                              El Embajador,

                                                                                        Mohammed HANECHE

 

Madrid, el 25 de mayo de 2012

 Discurso del Sr. D. Mohammed Haneche, Embajador de Argelia  en la 5ª Reunion del Consejo de Casa Africa :

REUNIÓN DEL CONSEJO DIPLOMÁTICO DEL DÍA 25 DE MAYO DE 2012

 

        EXCMO. SR. MINISTRO DE ASUNTOS EXTERIORES Y COOPERACIÓN DEL REINO DE ESPAÑA ;

        SEÑOR PRESIDENTE DEL GOBIERNO DE LAS ISLAS CANARIAS ;

        SEÑOR DIRECTOR GENERAL DE CASA AFRICA ;

        ESTIMADOS EMBAJADORES

        SEÑORAS, SEÑORES.

 

            ES PARA MI UN MOTIVO DE SATISFACCIÓN DIRIGIRME A USTEDES, EN NOMBRE DE MIS COMPAÑEROS DEL GRUPO DE EMBAJADORES AFRICANOS ACREDITADOS EN ESPAÑA, ACTUANDO EN NOMBRE DEL DECANO, EL EMBAJADOR DE SENEGAL, D. ABBAS NDIOUR, CON  MOTIVO DE LA REUNIÓN DEL CONSEJO DIPLOMÁTICO QUE COINCIDE  TAMBIÉN CON EL “DÍA DE ÁFRICA” CELEBRADO EL DÍA 25 DE MAYO DE CADA AÑO.

            QUIERO EN ESTA OCASIÓN DARLE LAS GRACIAS POR HABER ACEPTADO DE PRESIDIR ESTA SESIÓN LO QUE DEMUESTRA LA IMPORTANCIA QUE CONCEDE ESPAÑA A SUS RELACIONES Y A SU PARTENARIADO CON EL CONTINENTE AFRICANO.

            LA CONMEMORACIÓN DE ESTE DÍA, COMO DE COSTUMBRE, NOS PERMITE NO SOLAMENTE REAFIRMAR NUESTRA FIRME VOLUNTAD DE FORTALECER LA INTEGRACIÓN Y LA UNIDAD DE LOS PUEBLOS DE ÁFRICA, REFLEXIONAR SOBRE LOS RETOS QUE SE PRESENTAN AL CONTINENTE AFRICANO, SINO TAMBIEN ANALIZAR LA SITUACIÓN  DE LA COOPERACIÓN ENTRE ESPAÑA Y ÁFRICA Y TRAZAR NUEVOS HORIZONTES Y UNAS PERSPECTIVAS AUN MAS PROMETEDORAS A ESTAS RELACIONES.

            SEÑOR MINISTRO DE ASUNTOS EXTERIORES Y DE COOPERACIÓN,

 

            DESDE HACE UNA DECENA DE AÑOS Y CON LA LLEGADA DEL TERCER MILENIO, AFRICA ESTÁ EMERGIENDO PROGRESIVAMENTE EN LOS ÁMBITOS POLÍTICO Y ECONÓMICO COMO UN CONTINENTE UNIDO Y SOLIDARIO, PLENAMENTE COMPROMETIDO EN EL INTERIOR, EN TAREAS DE EDIFICACION NACIONAL DE ESTADOS MODERNOS, ESTABLES Y DEMOCRÁTICOS, Y EN EL EXTERIOR, EN UNA MISIÓN DE AFIRMACIÓN DEL CONTINENTE  COMO UN SOCIO IMPORTANTE Y CREDIBLE DE LA COMUNIDAD INTERNACIONAL DESEOSO DE GARANTIZAR EL PAPEL Y EL STATUS QUE LE CORRESPONDE EN LA ESCENA MUNDIAL.

                     

            NUESTROS DIRIGENTES SE ESFUERZAN TAMBIÉN EN EL DESARROLLO ECONÓMICO  DEL CONTINENTE CON LA ADOPCIÓN DE LA NUEVA ALIANZA PARA EL DESARROLLO DE ÁFRICA (NEPAD) QUE TIENDE A PROMOVER EL CRECIMIENTO ACELERADO, EL DESARROLLO SOSTENIBLE, Y LA ERRADICACIÓN DE LA POBREZA. EN LINEA CON EL COMPROMISO GLOBAL  DEL CONTINENTE AFRICANO HACIA LA COMUNIDAD INTERNACIONAL, PARTICULARMENTE LOS OBJETIVOS DEL MILENIO DE NACIONES UNIDAS.

 

            EN ESTE CONTEXTO, LOS RESULTADOS Y LOGROS CONSEGUIDOS EN EL CONTINENTE SON EXTREMADAMENTE ALENTADORES Y HABLAN POR SI MISMOS, AUNQUE POR OTRA PARTE QUEDA MUCHO POR HACER EN TÉRMINO DE DESAFÍOS QUE HAY QUE SUPERAR, Y ESTOS NO FALTAN.

 

            EN PRIMER LUGAR, Y DESDE EL PUNTO DE VISTA DE LA ESTABILIDAD POLÍTICA, HAY QUE CONSTATAR UNAS NOTABLES MEJORIAS CASI EN TODAS PARTES DEL CONTINENTE PERO SOBRE TODO UNA VOLUNTAD POLÍTICA ESENCIAL DE ÁFRICA, REPRESENTADA POR LA UNIÓN AFRICANA, DE RESPONSABILIZARSE Y RESOLVER ELLA MISMA LOS CONTENCIOSOS REGIONALES E INCLUSO ALGUNOS CONFLICTOS INTERNOS DE ALGUNOS DE SUS ESTADOS.

 

            NATURALMENTE, EL CONTINENTE AFRICANO HA CONTADO CON EL APOYO DE LAS NACIONES UNIDAS Y DE SUS GRANDES SOCIOS MUNDIALES COMO LA UNIÓN EUROPEA, PERO EN TODOS LOS CASOS EL PRIMER IMPULSO Y LA PRIMERA CONTRIBUCIÓN HAN VENIDO DE AFRICA. ASI ES CON TODOS LOS CONFLICTOS QUE HAN SACUDIDO AFRICA DURANTE ESTOS ÚLTIMOS AÑOS Y TAMBIEN ES EL CASO DE LA SITUACIÓN EN MALI, PAÍS DONDE LA UNIÓN AFRICANA, DE COMÚN ACUERDO CON EL CEDEAO, ESTÁN IMPLICADAS EN LA PUESTA EN PRÁCTICA DE UN PROCESO POLÍTICO DE SOLUCIÓN.

 

            EN EL ÁMBITO ECONÓMICO AFRICA ANUNCIA UNOS BUENOS RESULTADOS ECONÓMICOS CON UNA TASA DE CRECIMIENTO MEDIA ANUAL DE 4 Y 5% DESDE HACE DIEZ AÑOS, INSERTÁNDOSE CADA VEZ MÁS EN LA ECONOMIA MUNDIAL CON UNA FUERTE ATRACCIÓN HACIA LOS CAPITALES INTERNACIONALES, A PESAR DE LA CRISIS ECONÓMICA Y FINANCIERA MUNDIAL Y DES SUS EFECTOS NEGATIVOS EN LOS PAÍSES DEL TERCER MUNDO.

 

            EXCELENCIA, SEÑORAS Y SEÑORES,

 

            LAS RELACIONES DE COOPERACIÓN ENTRE ÁFRICA Y ESPAÑA ANTIGUAS DE MAS DE MEDIO SIGLO NO DEJAN DE INTENSIFICARSE A LO LARGO DE LOS AÑOS.

 

            LA EJECUCIÓN DEL PRIMER « PLAN ÁFRICA » 2006-2008, POR NUESTROS GOBIERNOS RESPECTIVOS,  VALORADA DE MANERA POSITIVA, Y CON TODA LA RAZÓN, HA SIDO MUY SATISFACTORIA, SUPERANDO ADEMÁS NUESTRAS ESPERANZAS.

 

            EL SEGUNDO “PLAN ÁFRICA” 2009-2012, QUE REITERA EL COMPROMISO DEL GOBIERNO ESPAÑOL DE OBRAR PARA EL DESARROLLO DE ÁFRICA, HA TENIDO RESULTADOS SATISFACTORIOS EN TÉRMINOS DE CONSOLIDACIÓN DE LA DEMOCRACIA Y DE LAS INSTITUCIONES, DE LUCHA CONTRA EL HAMBRE Y CONTRA LA POBREZA, DE PROMOCIÓN DE LAS INVERSIONES Y DE LAS RELACIONES COMERCIALES, ENTRE TANTOS OTROS OBJETIVOS.

            LA POLÍTICA AFRICANA DE ESPAÑA SE HA TRADUCIDO, ADEMÁS, POR LA APERTURA DE UNA DECENA DE REPRESENTACIONES DIPLOMÁTICAS DURANTE ESTOS ÚLTIMOS AÑOS PERO TAMBIÉN POR LA CREACIÓN DE CENTROS DEL INSTITUTO CERVANTES.

            TODO ELLO DEMUESTRA, SIN DUDA ALGUNA, LA IMPORTANCIA QUE LAS AUTORIDADES ESPAÑOLAS DAN AL FUTURO DE ESTE CONTINENTE QUE DESBORDA DE POTENCIALIDADES.

            SE TRATA ENTONCES DE PONER EN SINERGIA LAS ACCIONES CONSEGUIDAS POR LAS DOS PARTES, DESTINADAS A FORJAR UNA COLABORACIÓN SÓLIDA Y FRUCTÍFERA, VENTAJOSA PARA LAS DOS PARTES.

            SEÑOR MINISTRO,

            SEÑORAS Y SEÑORES,

            SEGUIMOS CON INTERES DESDE HACE VARIOS MESES EL AMPLIO PROGRAMA DE SANEAMIENTO ECONÓMICO Y FINANCIERO EMPRENDIDO POR EL GOBIERNO ESPAÑOL Y LOS ESFUERZOS LOABLES PARA HACER FRENTE A LA CRISIS ECONÓMICA Y FINANCIERA Y REACTIVAR EL CRECIMIENTO. APROVECHAMOS ESTA OCASIÓN PARA SALUDAR LA VALIENTE Y LÚCIDA CONDUCTA DEL GOBIERNO ESPAÑOL QUE ESTÁ A LA ALTURA DE LOS DESAFIOS IMPUESTOS POR UNA SITUACIÓN ECONÓMICA DIFÍCIL.

            COMPRENDEMOS PERFECTAMENTE EL ALCANCE DE LOS RECORTES PRESUPUESTARIOS Y LOS SACRIFICIOS QUE DEBE CONSENTIR ESPAÑA EN TODOS LOS SECTORES. NO OBSTANTE ESTAMOS SEGUROS DE QUE ESTAS RESTRICCIONES NO AFECTARÁN A LA VOLUNTAD DE ESPAÑA DE PROFUNDIZAR SU DIÁLOGO POLÍTICO Y SU COOPERACIÓN ECONÓMICA CON LOS PAÍSES DEL CONTINENTE AFRICANO NI LA EFICACIA DE LOS MECANISMOS DE COOPERACIÓN Y DE INTERCAMBIO QUE EXISTEN ENTRE LAS DOS PARTES. AL CONTRARIO, ESTAMOS CONVENCIDOS DE QUE LA CRISIS PUEDE CONSTITUIR UNA OPORTUNIDAD PARA TODOS NOSOTROS DE INTENSIFICAR NUESTRAS RELACIONES E IMPULSAR AUN MÁS NUESTRA COOPERACIÓN.

            NO PUEDO TERMINAR SIN MENCIONAR EL EXCELENTE TRABAJO LLEVADO A CABO POR EL ANTIGUO DIRECTOR GENERAL DE CASA ÁFRICA, EL SEÑOR RICARDO MARTÍNEZ VÁZQUEZ Y TODO SU EQUIPO.

            AL NUEVO DIRECTOR GENERAL, EL SEÑOR SANTIAGO MARTÍNEZ-CARO DE LA CONCHA CASTAÑEDA, LE DESEAMOS UN GRAN ÉXITO EN SUS NUEVAS FUNCIONES.

            EN EFECTO, DESDE SU CREACIÓN EN 2006, CASA ÁFRICA TIENE UN PAPEL PRIMORDIAL PARA CONSEGUIR QUE EL PUEBLO ESPAÑOL TENGA UN MEJOR CONOCIMIENTO DEL CONTINENTE AFRICANO A FIN DE PROMOVER LA IMAGEN DE ÁFRICA.

            ASIMISMO, SU PROXIMIDAD Y SU APOYO SIEMPRE CRECIENTE HACIA LAS MISIONES DIPLOMÁTICAS AFRICANAS ACREDITADAS EN ESPAÑA, INDICAN CLARAMENTE SU VOLUNTAD Y SU DETERMINACIÓN EN EL CUMPLIMIENTO DE LA MISIÓN QUE LE HA SIDO ASIGNADA POR SU DEPARTAMENTO.

            POR NUESTRA PARTE, DESEAMOS QUE CASA AFRICA SE CONVIERTA TAMBIEN A LOS OJOS DE LA OPINION AFRICANA EN UN ESPEJO A TRAVÉS DEL CUAL SE PUEDAN VER EL SELLO Y LA MARCA “ESPAÑA”. POR ELLO, RECOMIENDO QUE EL DIRECTOR DE CASA ÁFRICA PUEDA PROGRAMAR UNAS VISITA PERIÓDICAS A ÁFRICA PARA TOMAR LOS CONTACTOS NECESARIOS TANTO CON LOS ORGANISMOS OFICIALES COMO CON LA SOCIEDAD CIVIL Y LAS ONG.

GRACIAS. 

 

Granada, 7 de mayo de 2012

Conferencia del Señor Embajador de Argelia,D. Mohammed Haneche, en la Fundación Instituto Euro árabe de Granada

titulada : “Argelia: 50 años de Independencia”

 

Señoras y Señores,

Queridos amigos,

Ante todo quiero expresar mi sincero agradecimiento a la Fundación Instituto Euro árabe de Granada y especialmente a su Director, mi amigo Manuel Piñeiro, por su amable invitación para venir a Granada a pronunciar una conferencia sobre el tema “Argelia: Cincuenta años de independencia”.

Estoy aun más encantado de aceptar esta invitación por compartir un debate con otro amigo de hace tiempo, el Embajador Juan Leña, un diplomático de alto rango que representó a España en Argelia y que tiene una destacable trayectoria diplomática y profesional.

Naturalmente también quiero agradecer a la asistencia por el interés que muestran por Argelia y por la promoción de las relaciones entre mi país y España.

 

Señoras y Señores,

 

Mi propósito aquí no es hacer la Historia de Argelia durante los últimos cincuenta años ni durante el último siglo porque no tengo esa pretensión y seria además muy difícil para mí analizar un periodo tan rico en acontecimientos de la historia de mi país.

Sin embargo, quiero, a partir de algunos puntos de referencia, analizar las fechas destacadas y los acontecimientos significativos que han afectado la historia de Argelia durante este periodo, para que juntos percibamos mejor la situación presente de Argelia y hacer una proyección sobre el futuro que cuya realización el país se apega.

En primer lugar, no podemos evidentemente hablar de Argelia sin aludir su historia y de manera reciente su historia colonial, es decir, la larga noche  colonial en la que el país estuvo inmerso de 1830 a 1962.

 Para los puristas y los que se interesan de cerca a la historia, diré que antes de 1830 Argelia, aunque formaba parte del Imperio Otomán como el conjunto de países que componían el Mundo Musulmán, disponía de un Estado con estructuras políticas centrales, un ejército, un servicio de impuestos e incluso una marina de guerra que gozaba de gran esplendor en el Mediterráneo. Ese Estado, que disponía de una gran autonomía en el marco del Imperio, era reconocido y había firmado numerosos Tratados a la largo de los siglos con las principales potencias europeas y occidentales de entonces incluso con los Estados Unidos de América algunos años después de la Independencia.

 La colonización francesa que, al contrario del caso de Marruecos y de Túnez o de países de Oriente Próximo es una colonización de población, por tanto una colonización violenta y que niega el derecho de la población autóctona, se produjo en el mes de Julio de 1830 y trajo la destructuración metódica y profunda de la sociedad argelina, haciendo desaparecer totalmente las estructuras políticas y sociales del país e imponiendo un sistema político nuevo, injusto e inicuo, orientado en dos direcciones esenciales:

 

1.                                  la borradura de la sociedad argelina en todas sus dimensiones social, política, cultural y de civilización.

2.                                  la promoción exclusiva de la colonización de población como objetivo y finalidad de la empresa colonial.

             Todos recordaremos lo que la empresa de colonización ha sido siempre justificada en la Historia en nombre de la obra civilizadora de los pueblos de Europa. Esto explica que en el siglo 19, Siglo de las Luces reconocido, Occidente haya podido dejarse llevar, precisamente en nombre de esos mismos valores civilizadores, por unos excesos de esa magnitud, a masacres de masa, a exacciones, a incendios de pueblos enteros y todo en nombre de la necesidad de emancipar a los pueblos colonizados.

            Debemos situarnos en el contexto de esa época y recordar que todos los intelectuales europeos de esa época, de los comunistas a los más liberales y con algunas excepciones, apoyaban sin reserva la idea de colonizar al prójimo. A este respecto, recordemos que Víctor Hugo, Lamartine y muchos escritores de la época habían producido unos escritos esenciales, panfletos y libros en honor del colonialismo. Algunos autores han dejado para la posteridad algunos escritos glorificando los incendios, es decir los ataques de pueblos donde para aniquilar la resistencia de los campesinos se quemaban los pueblos hasta la asfixia de la población bajo el efecto del fumo provocado por dichos incendios.

             La resistencia del pueblo a la colonización ha estado a la medida de la violencia de esta última. La Historia de dicho periodo está jalonada de revueltas y de actos de resistencia, y citaré la resistencia del Emir Abdelkader de 1830 a 1847, la revuelta de El Mokrani en 1871, la llevada a cabo por el Cheikh Bouamama y la de Salah Bey en Constantina. Por todas partes los pueblos y ciudades fueron sometidos a una verdadera empresa de destrucción, seguida de la expropiación de las tierras a los campesinos y asignación de estas a los colonos. Hacia finales del siglo 19, Argelia estaba completamente sometida al colonizador francés. El Emir Abdelkader y miles de sus fieles tuvieron que exiliarse en Siria, donde sus descendientes constituyen hoy una parte de la población de Damas. Los adeptos de Cheikh El Mokrani fueron deportados a Nueva Caledonia donde tienen también hoy una gran descendencia.

 

            El siglo XX dió también lugar a una sucesión de revueltas mayores y todas reprimidas con sangre que culminó con el desencadenamiento de la Revolución en Noviembre de 1954 la cual, tras siete años de guerra muy mortífera, permitió al pueblo argelino de liberarse.

 

            Es un país exsangüe y completamente desestructurado que accedió el 5 de julio de 1962 à la Independencia, un país arruinado con un millón de mártires, varios millones de huérfanos, un tejido social traumatizado por el tormento de la guerra, una economía agonizante, unas estructuras agrícolas e industriales destruidas en su mayoría y un sistema escolar y educativo al estado embrionario con un 80% de la población analfabeta.

 

            Es por tanto un país que hay que construir sobre las ruinas del sistema colonial: Esta es la herencia de la colonización. Para la joven República Argelina que nacía, dirigida por el antiguo Presidente Ahmed Ben Bella, fallecido hace algunos días, el 17 de abril pasado, los retos eran enormes y múltiples ya que el país tenia que reconstruirse enteramente y en todos los ámbitos. Había que poner fin a las secuelas de una guerra devastadora, satisfacer las necesidades esenciales de una población pobre a la que le faltaba de todo, poner en marcha las estructuras del Estado, reactivar la actividad económica y comercial del país, en una palabra, devolver la vida a la nación argelina independiente.

 

            El próximo 5 de julio, la República Argelina moderna cumplirá 50 años de existencia. Mas allá de las celebraciones previstas para esta fecha, será sobre todo un gran momento, una parada de reflexión sobre la experiencia adquirida y las realizaciones cumplidas durante los cincuenta años de independencia del país, incluso si en la vida de las naciones este periodo es sin duda demasiado corto para realizar una evaluación seria y objetiva. No hay que olvidar que tenemos aquí la ocasión de volver a hablar de las fechas destacables de 1962 a 2012 y de poner algunos puntos referencia sobre Argelia y su proyecto social y político.

 

            Este balance me parece tanto mas importante cuanto el Mundo Árabe vive hoy al ritmo de lo que comúnmente se ha llamado la Primavera árabe, es decir este movimiento sin precedentes de vuelcos políticos y de cambios profundos que afectan al conjunto del Mundo Árabe y que va sin duda a configurar a término un nuevo mapa geográfico en el Mundo Árabe y más allá en las relaciones internacionales.

 

            En este contexto, me parece interesante abordar primeramente el tema de la evolución de Argelia en el marco global de la primavera árabe:

 

Argelia y la “primavera árabe”

 

Desde hace un año el mundo árabe es de actualidad tras el estallido de una ola de profundos trastornos políticos y estratégicos que empiezan à conformar poco a poco el mapa geopolítico de la región. Llevadas por reivindicaciones pidiendo más dignidad y mayor libertad, expresadas por demandas sociales y económicas, las revueltas populares se han producido en un gran número de países árabes, arrastrando con ellas unos regímenes políticos y dando paso a unas fases de transición política capaz de asumir la aspiración global de libertad y de dignidad.

 

En un primer momento, la comunidad internacional ha dado la impresión de estar sorprendida y que estos acontecimientos la cogieron desprevenida. Los países occidentales han reaccionado de forma muy dispersa, cada uno ha tratado de preservar sus intereses estratégicos más directos en la región. No obstante, la mayoría ha tenido que coger el tren en marcha y resignarse a acompañar este movimiento de trastornos que, debemos señalar también, es un fenómeno fundamentalmente de inspiración interna y procedente de la voluntad de los propios pueblos árabes y de nadie más.

 

Desde el punto de vista del análisis global de los hechos, la mayoría de los estudios y opiniones que se han producido en caliente destacan el carácter espontáneo de estas revueltas, descritas como absolutamente imprevistas y que se salen de los esquemas de análisis y tablas de lectura clásicas. Es como si se viera al Mundo Árabe como un área geopolítica condenada desde hace tiempo a no cambiar y a no evolucionar en una especie de “invernadero” geopolítico que encerraba los pueblos árabes en un largo sueño político y social.

 

Sin embargo, unos indicios serios demostraban a principios de este tercer milenio que el mundo árabe había registrado mutaciones políticas y sociales que desencadenarían ineludiblemente en un proceso de reformas. La ecuación era sencilla: O el proceso de reformas tenían que iniciarle los propios regimenes o les estaría impuesto por la dinámica de desarrollo económico y social propio de cada país.

 

¿Como  podría ser de otra manera en un mundo globalizado unido por los intercambios económicos y comerciales pero también y sobre todo por los valores de dignidad, de libertad y de participación en la vida pública y en el proceso de cobertura de uno mismo?

 

Desde este punto de vista, los analistas serios observan que la primavera árabe llega históricamente en la prolongación de otras primaveras que ha  afectado al mundo  desde hace una treintena de años, empezando por el remate de la democracia en Europa (España, Portugal, Grecia), el movimiento de democratización en América Latina, después en el Este de Asia, y finalmente el movimiento de emancipación política en los antiguos países comunistas de Europa.

 

Estos mismos analistas sacan la conclusión de que la primavera árabe es un movimiento estructural que va a cambiar radicalmente el mundo árabe para inscribirlo en el siglo XXI.

 

Por mi parte, adhiero plenamente a esta visión y considero que efectivamente nos encontramos frente a un movimiento de cambio que va a afectar de manera duradera a la esfera árabe y no sólo tendrá un impacto directo sobre las relaciones del mundo árabe con su entorno exterior, sino que tendrá también consecuencias sobre el conjunto del sistema internacional.

 

Por el hecho de ser endógeno y llevado por reivindicaciones internas, este movimiento de cambio debe poder desarrollarse a través de la dinámica propia de cada país y fuera de las intervenciones e interferencias extranjeras. Para ello, la comunidad internacional está solicitada para acompañar este movimiento pero no para emprender su control, para apoyar la expresión de la voluntad de cambio de los pueblos concernidos, pero sin sustituirse a ellos y en cualquier caso en el respeto de la soberanía de los pueblos y de sus opciones soberanas.

 

Tras haber procedido a recodar la primavera árabe, ahora quisiera abordar la relación entre la situación en Argelia y las revueltas que están en curso en el mundo árabe.

 

En primer lugar, Argelia no es insensible a lo que está sucediendo en su entorno regional inmediato y está sufriendo, al menos parcialmente, las consecuencias políticas y estratégicas, simplemente porque sus vecinos están afectados por este viento de cambios. Sin embargo, no ha sido afectada de manera violenta por esta ola pese a las previsiones de algunos teóricos que hacían valer la teoría llamada de dominó según la cual todas las regiones árabes deberían caer bajo el golpe de las revoluciones populares.

 

En realidad, hay que saber que cada Estado árabe tiene sus particularidades y especificidades, sus zonas de vulnerabilidad y sus aspectos de solidez. Resulta que en le caso de Argelia los puntos fuertes del país pueden resumirse así:

 

-          Argelia ha sido uno de los primeros países árabes a realizar en octubre de 1988 su mutación de un sistema de partido único a un sistema pluralista y abierto sobre la oposición.

 

-          Por supuesto, esta apertura democrática es todavía perfectible, y la larga década de terrorismo y de violencia terrorista lo ha demostrado ampliamente. Aunque su proceso de democratización ha sido relativamente lento, no obstante el país dispone de instituciones representativas, con un Presidente, un Parlamento y unas instituciones elegidas con regularidad, una oposición parlamentaria, una sociedad civil desarrollada, una libertad política y una libertad de prensa reconocida.

 

-          Desde hace unos diez años, el país está gobernado por una coalición de tres grandes formaciones políticas que incluye a nacionalistas, centristas e islamistas moderados. Lo que quiere decir, pues, que para Argelia los islamistas moderados ya participan en el poder desde hace una década 

 

-          En el plano de la intermediación social, es decir el lazo por el que están recogidas y transmitidas al poder las reivindicaciones políticas y sociales de la población, existe una serie de enlaces u órganos de mediación social que permiten que dichas reivindicaciones lleguen  parcial o totalmente a un resultado.

 

-          En el plano del reparto de la renta nacional y de la riqueza del país, Argelia figura entre los países que dedican el mayor esfuerzo a las transferencias sociales, sea en materia de vivienda, de educación, de sanidad o de protección de las categorías de personas más vulnerables. A título de ilustración, entre 2005 y 2010, el país ha lanzado y realizado un programa de un millón de viviendas sociales, y el plan nacional de desarrollo prevé la construcción de dos millones de viviendas entre 2010 y 2014. Estas viviendas sociales naturalmente están financiadas en su totalidad con los presupuestos sociales del Gobierno.

 

Todas las razones que acabo de detallar me parecen constituir tantas garantías y factores que fundamentan la estabilidad política que conoce Argelia. A ello hay que añadir el hecho de que el país está pasando por un proceso de reformas globales desde hace más de veinte años, un proceso prudente pero que está llamado a dar progresivamente sus frutos a través de las reformas políticas y económicas sobre las que hablaré más detalladamente en la segunda parte de mi ponencia.

 

Tratándose de mi país, y para ser claro, he tratado de mostrar los motivos para los cuales éste dispone de bazas que le permiten atravesar sin grandes daños la fase actual de la primavera árabe. Naturalmente, Argelia tiene ante sí importantes desafíos que tiene que aceptar, pero para ello tiene grandes recursos políticos, humanos y materiales susceptibles de ayudarla a ir hacia delante en su proceso de reformas y de democratización.                

 

Argelia y las reformas globales

 

Las reformas políticas iniciadas en 1988 al día siguiente de los disturbios que afectaron al país, han abierto la vía al pluripartidismo y a la democracia. Los acontecimientos que siguieron en 1992 con la irrupción de la violencia terrorista precipitaron al país en una fase de desestabilización que ha durado hasta 1999.

 

Desde su elección en Abril de 1999, el Presidente Abdelaziz Bouteflika se asignó como principal tarea la estabilización del país, la reactivación de sus instituciones políticas y el arranque de la economía nacional sobre bases de crecimiento duradero.

 

La primera de estas tareas esenciales fue de poner fin a la violencia terrorista, realizar la concordia nacional y alcanzar una verdadera reconciliación nacional entre todos los argelinos. Esta tarea de reconciliación nacional finalizó con la adopción en 2005, por referéndum popular, de la Carta sobre reconciliación nacional. Un vez devuelta la paz civil, el Estado se dedicó al fortalecimiento de las instituciones públicas, dando un mayor sitio a las formaciones políticas y a la sociedad civil, favoreciendo a todos los niveles la aparición de nuevas elites políticas, particularmente de entre los jóvenes que constituyen el 70% de la población.

 

Desde ese punto de vista, un esfuerzo particular se ha realizado a favor de la democratización del paisaje político y de las instituciones del Estado. El concepto de sociedad civil ha sido así mismo favorecido por la adopción de varias leyes para que el movimiento asociativo se erija como un potente instrumento de participación del ciudadano en la gestión de los asuntos del país.

 

El estatus de la mujer ha sido profundamente remodelado y mejorado con la adopción en 2001 de un nuevo estatuto de la mujer árabe que otorga a ésta unos derechos nuevos y substancialmente importantes.

 

En el plano económico y social se han realizado importantes avances de los cuales citaré los más importantes:

 

-          El Gobierno argelino ha pagado, en dos años, es decir entre 2004 y 2005 por anticipado la totalidad de su deuda externa acumulado por el país desde hace 30 años. Ha devuelto así cerca de 32.000 millones de dólares, liberando así la nación de una pesada hipoteca.

 

-          En 2005 el Gobierno lanzó un amplio programa de infraestructuras dotado de un presupuesto  de 50.000 millones de dólares para reactivar la economía.

 

-          En 2010 renovó un programa de desarrollo pero dotándole esta vez de un presupuesto de 286.000 millones de dólares.

 

Estos dos programas de desarrollo dan una idea de la importancia de estos esfuerzos realizados por el Estado argelino en materia económica y social.

 

      Paralelamente a las reformas económicas y sociales, las reformas políticas han seguido y siguen experimentado grandes avances. Es sí como durante el año 2011 y tras un ciclo de consultas políticas con los partidos políticos y las personalidades nacionales el Presidente de la República ha propuesto al Parlamento argelino la adopción de nuevas leyes orgánicas en los siguientes sectores:

 

-          una nueva ley sobre los partidos políticos

-          una nueva ley sobre la información y los medios de comunicación.

-          una nueva ley sobre la participación de la mujer en las instituciones electas del país (Parlamento y otras diversas instituciones). Esta ley prevé una participación mínima de 30% de las mujeres en todas las instituciones electas de la República.

-          La ley sobre el desarrollo de las asociaciones y del movimiento asociativo.

 

Estas leyes que han sido votadas antes de finales del año 2011 acaban de ser promulgadas y ya son efectivas. Este nuevo dispositivo estará completado por la revisión de la Constitución argelina en el transcurso del segundo semestre de 2012, a fin de adoptar la ley fundamental argelina al nuevo contexto de profundización de la democracia en Argelia. Esta revisión constitucional será puesta en práctica por el próximo Parlamento argelino, ya que las elecciones legislativas tendrán lugar el 10 de mayo de 2012. A este efecto, cabe señalar que el Gobierno argelino ya ha contactado con las instituciones internacionales como Naciones Unidas, la Liga Árabe y la Unión Europea para que envíen equipos de observadores para cubrir estas elecciones que se desarrollarán con total transparencia. Además de los observadores, la ley prevé, en concepto de garantías de serenidad Del escrutinio, que las elecciones estén supervisadas por los jueces, además del control propio y directo de los partidos políticos en liza.

 

En total son más de 500 observadores internacionales de los cuales una centena son de la Unión Europea y de ONG prestigiosas como el Nacional Democratic Institut (NDI) que tendrán que controlar el buen desarrollo de estas elecciones.

 

Cualesquiera que sea el resultado de este escrutinio está claro que la agenda política en Argelia estará muy completa para el segundo semestre del año 2012 ya que vamos a tener un nuevo Parlamento, un nuevo Gobierno pero también una nueva Constitución que será discutida y propuesta por la próxima Asamblea Nacional.

 

La Argelia de hoy y sus ambiciones de futuro:

 

En un plano general, Argelia debe celebrar el 5 de julio de 2012 el 50 aniversario de su independencia. En este contexto, esta fecha aniversario será celebrada por el pueblo argelino bajo el signo de la madurez pero también bajo el signo de las realizaciones políticas cumplidas en la vía de la instauración de un Estado de derecho, democrático y transparente capaz de responder a las expectativas legítimas de su pueblo.

 

Naturalmente todo proceso democrático es perfectible y queda mucho por hacer por Argelia en todos los ámbitos. Porque la democracia es un ejercicio de mucha envergadura que supone, además del enraizamiento de la cultura democrática, el desarrollo de un algunas palancas indispensables par el mantenimiento y la profundización de la democracia, como la creación de clases medias estructuradas y bien establecidas, la repartición más justa de la riqueza nacional, la profundización de la justicia social, es decir tantos elementos que cimientan con el tiempo la unidad nacional y el sentimiento de pertenencia común.

 

En este contexto, los retos nuevos de Argelia residen en su capacidad para realizar saltos cualitativos necesarios para alcanzar, durante la próxima generación, el nivel de los “países emergentes” en el doble sentido del arraigamiento de la práctica democrática en su casa y la apertura económica sobre el mundo exterior.

 

Situada geográficamente en una posición estratégica en el Mediterráneo, entre Europa, África y el Mundo Árabe, Argelia está llamada a tomar un estatus importante en esta parte del mundo, no sólo por sus riquezas naturales, si no por su riqueza humana y de su formidable potencial.

 

En esta perspectiva, la proximidad de los países de la Unión Europea es una baza para el desarrollo de Argelia y mi país, que tiene ya desde hace un decenio un acuerdo de asociación con la Unión Europea, tiene una estrategia de desarrollo a todos los niveles de sus relaciones bilaterales y multilaterales con Europa, pero también con el mundo exterior, basada en el fortalecimiento de los lazos de amistad y de cooperación así como sobre una visión positiva destinada a permitir a mi país desempeñar un papel que debe ser el suyo en su región y aportar una contribución a la paz, la cooperación y el progreso en el mundo.

 

Naturalmente, la relación con Francia es de una importancia de primer orden teniendo en cuenta el peso de la historia común y de lo que está en juego actualmente y en el futuro. He hablado de la carga de la historia, porque es pesada y el pasado entre los dos pueblos debe ser asumido plenamente por los pueblos y las élites de ambos países para cerrar algún día positivamente esta página y que se vuelva un factor ya no de crispación si no de fortalecimiento y profundización de las relaciones y los lazos multiformes entre dos países vecinos y amigos. España, que en estos últimos años, ha tenido que hacer un ejercicio de memoria dolorosa pero necesaria, rehabilitando particularmente la memoria y el pasado, nos brinda un ejemplo positivo y estoy convencido que este es el sentido de la historia.

 

Como me dirijo aquí a un auditorio de españoles, permítanme  decirles aquí algunas notas sobre las relaciones argelino-españolas. En general estas relaciones son buenas, densas y sólidas y los dos países desean fomentarlas aun más en el sentido de la instauración de un verdadero partenariado estratégico, incluyendo además de una diálogo político y una concertación de alto nivel, una cooperación global que se extienda a las relaciones económicas y comerciales, y mas allá, a las relaciones culturales.

 

Entre Argelia y España existe un marco institucional de dialogo y de cooperación bastante elaborado, ya que nuestros dos países están unidos por un Tratado de Amistad, de Buena Vecindad y de Cooperación firmado en octubre de 2002 en Madrid, y en virtud del cual los dos países celebran anualmente una cumbre. A esto hay que añadir numerosos acuerdos marco particularmente un acuerdo de cooperación en materia de defensa, un acuerdo de protección de las inversiones recíprocas, un acuerdo de no doble imposición, así como varios instrumentos sectoriales de cooperación.

 

La cooperación económica y comercial es bastante buena y la media de los intercambios comerciales durante los últimos años han alcanzado alrededor de 5.000 millones de euros. Muchas empresas españoles se instalan progresivamente en Argelia y a modo de ejemplo España ha sido el primer inversor extranjero en Argelia para el año 2011.

 

Respecto a las relaciones culturales, experimentan una cierta progresión ya que la lengua española toma cada día una mayor relevancia en el sistema educativo argelino. A este respecto, quiero señalar que tres universidades argelinas: Orán, Mostaganem y Tlemcen, han desarrollado unos estudios de enseñanza de la lengua española (hasta nivel de Licenciatura) que suscitan un enorme interés entre los estudiantes argelinos. Estoy convencido que los años venideros estas universidades constituirán unos valiosos instrumentos para ampliar las bases de la cooperación cultural entre nuestros dos países.

Muchas gracias por su amable atención.

 

Madrid, 25 de abril de 2012

Conferencia del Señor Embajador de Argelia, D. Mohammed Haneche, sobre “los cambios socio-políticos del Norte África y Oriente Medio” a invitación de la Universidad Alfonso X El Sabio

 

Señoras y Señores:

 

Ante todo quiero expresar mi sincero agradecimiento a la Universidad Alfonso X El Sabio y a la Sra. Randa Sayegh por la ocasión que me brindan esta tarde de poder realizar una presentación sobre los países árabes en esta tribuna.

Quiero también agradecerles a todos su presencia entre nosotros y el interés que tienen por el Mundo Árabe y en particular por Argelia.

En mi intervención, deseo destacar tres ejes esenciales, que son:

 

1.        La evolución de Argelia en el contexto de lo que se ha llamado “primavera árabe”.

 

2.        los esfuerzos de Argelia por llevar a cabo reformas políticas y económicas desde hace más de diez años;

 

3.        Algunos elementos de conclusión y de proyección sobre la primavera árabe y sus implicaciones  en las relaciones del Mundo Árabe con el exterior.

 

1.      Argelia y la “primavera árabe”

 

Desde hace un año el mundo árabe es de actualidad tras el estallido de una ola de profundos trastornos políticos y estratégicos que empiezan à conformar poco a poco el mapa geopolítico de la región. Llevadas por reivindicaciones pidiendo más dignidad y mayor libertad, expresadas por demandas sociales y económicas, las revueltas populares se han producido en un gran número de países árabes, arrastrando con ellas unos regímenes políticos y dando paso a unas fases de transición política capaz de asumir la aspiración global de libertad y de dignidad.

 

En un primer momento, la comunidad internacional ha dado la impresión de estar sorprendida y que estos acontecimientos la cogieron desprevenida. Los países occidentales han reaccionado de forma muy dispersa, cada uno ha tratado de preservar sus intereses estratégicos más directos en la región. No obstante, la mayoría ha tenido que coger el tren en marcha y resignarse a acompañar este movimiento de trastornos que, debemos señalar también, es un fenómeno fundamentalmente de inspiración interna y procedente de la voluntad de los propios pueblos árabes y de nadie más.

 

Desde el punto de vista del análisis global de los hechos, la mayoría de los estudios y opiniones que se han producido en caliente destacan el carácter espontáneo de estas revueltas, descritas como absolutamente imprevistas y que se salen de los esquemas de análisis y tablas de lectura clásicas. Es como si se viera al Mundo Árabe como un área geopolítica condenada desde hace tiempo a no cambiar y a no evolucionar en una especie de “invernadero” geopolítico que encerraba los pueblos árabes en un largo sueño político y social.

 

Sin embargo, unos indicios serios demostraban a principios de este tercer milenio que el mundo árabe había registrado mutaciones políticas y sociales que desencadenarían ineludiblemente en un proceso de reformas. La ecuación era sencilla: O el proceso de reformas tenían que iniciarle los propios regimenes o les estaría impuesto por la dinámica de desarrollo económico y social propio de cada país. En este marco quisiera recordar aquí el excelente informe redactado en 2003 por un grupo de expertos árabes por cuenta de Naciones Unidas  y titulado: “Informe sobre la gobernanza en el mundo árabe”. Este informe de Naciones Unidas planteaba en sustancia la idea de que el mundo árabe, precisamente por acumular unos retrasos inmensos en materia de gobernanza global, y por el hecho de sufrir desigualdades sociales, debía emprender rápidamente una serie de reformas estructurales políticas y económicas bajo pena de dirigirse hacia tensiones políticas y de seguridad extremas. Este informe no sólo era premonitorio, era preciso y abordaba vencimientos a corto plazo. De hecho el famoso discurso pronunciado por el Presidente Obama en El Cairo estaba inspirado de los elementos pertinentes de ese informe. La llamada solemne a la reforma lanzada por el Presidente Obama es al respecto reveladora de que ya en el 2008 la evolución de la situación en el mundo árabe había alcanzado un punto de no retorno hacia el cambio. A partir de ahí ya no se cuestionaba la pertinencia de los cambios si no sobre la forma que debían tomar.

 

Si insisto particularmente sobre este aspecto de previsibilidad, es porque en primer lugar el cambio y las reformas se habían vuelto, desde el principio de este siglo e incluso antes, en una gran mayoría de países árabes y musulmanes, una exigencia fundamental. De hecho la literatura política en el mundo árabe rebosa de obras de calidad y de contribuciones académicas sobre el imperativo del cambio o como propulsar el mundo árabe en el tercer milenio, el de la globalización de los intercambios y de las ideas.

¿Como  podría ser de otra manera en un mundo globalizado unido por los intercambios económicos y comerciales pero también y sobre todo por los valores de dignidad, de libertad y de participación en la vida pública y en el proceso de cobertura de uno mismo?

 Desde este punto de vista, los analistas serios observan que la primavera árabe llega históricamente en la prolongación de otras primaveras que ha  afectado al mundo  desde hace una treintena de años, empezando por el remate de la democracia en Europa (España, Portugal, Grecia), el movimiento de democratización en América Latina, después en el Este de Asia, y finalmente el movimiento de emancipación política en los antiguos países comunistas de Europa.

 Estos mismos analistas sacan la conclusión de que la primavera árabe es un movimiento estructural que va a cambiar radicalmente el mundo árabe para inscribirlo en el siglo XXI.

Por mi parte, adhiero plenamente a esta visión y considero que efectivamente nos encontramos frente a un movimiento de cambio que va a afectar de manera duradera a la esfera árabe y no sólo tendrá un impacto directo sobre las relaciones del mundo árabe con su entorno exterior, sino que tendrá también consecuencias sobre el conjunto del sistema internacional.

 

Por el hecho de ser endógeno y llevado por reivindicaciones internas, este movimiento de cambio debe poder desarrollarse a través de la dinámica propia de cada país y fuera de las intervenciones e interferencias extranjeras. Para ello, la comunidad internacional está solicitada para acompañar este movimiento pero no para emprender su control, para apoyar la expresión de la voluntad de cambio de los pueblos concernidos, pero sin sustituirse a ellos y en cualquier caso en el respeto de la soberanía de los pueblos y de sus opciones soberanas.

 

Tras haber procedido a recodar la primavera árabe, ahora quisiera abordar la relación entre la situación en Argelia y las revueltas que están en curso en el mundo árabe.

 

En primer lugar, Argelia no es insensible a lo que está sucediendo en su entorno regional inmediato y está sufriendo, al menos parcialmente, las consecuencias políticas y estratégicas, simplemente porque sus vecinos están afectados por este viento de cambios. Sin embargo, no ha sido afectada de manera violenta por esta ola pese a las previsiones de algunos teóricos que hacían valer la teoría llamada de dominó según la cual todas las regiones árabes deberían caer bajo el golpe de las revoluciones populares.

 

En realidad, hay que saber que cada Estado árabe tiene sus particularidades y especificidades, sus zonas de vulnerabilidad y sus aspectos de solidez. Resulta que en le caso de Argelia los puntos fuertes del país pueden resumirse así:

 

-          Argelia ha sido uno de los primeros países árabes a realizar en octubre de 1988 su mutación de un sistema de partido único a un sistema pluralista y abierto sobre la oposición.

 

-          Por supuesto, esta apertura democrática es todavía perfectible, y la larga década de terrorismo y de violencia terrorista lo ha demostrado ampliamente. Aunque su proceso de democratización ha sido relativamente lento, no obstante el país dispone de instituciones representativas, con un Presidente, un Parlamento y unas instituciones elegidas con regularidad, una oposición parlamentaria, una sociedad civil desarrollada, una libertad política y una libertad de prensa reconocida.

 

-          Desde hace unos diez años, el país está gobernado por una coalición de tres grandes formaciones políticas que incluye a nacionalistas, centristas e islamistas moderados. Lo que quiere decir, pues, que para Argelia los islamistas moderados ya participan en el poder desde hace una década 

 

-          En el plano de la intermediación social, es decir el lazo por el que están recogidas y transmitidas al poder las reivindicaciones políticas y sociales de la población, existe una serie de enlaces u órganos de mediación social que permiten que dichas reivindicaciones lleguen  parcial o totalmente a un resultado.

 

-          En el plano del reparto de la renta nacional y de la riqueza del país, Argelia figura entre los países que dedican el mayor esfuerzo a las transferencias sociales, sea en materia de vivienda, de educación, de sanidad o de protección de las categorías de personas más vulnerables. A título de ilustración, entre 2005 y 2010, el país ha lanzado y realizado un programa de un millón de viviendas sociales, y el plan nacional de desarrollo prevé la construcción de dos millones de viviendas entre 2010 y 2014. Estas viviendas sociales naturalmente están financiadas en su totalidad con los presupuestos sociales del Gobierno.

 

Todas las razones que acabo de detallar me parecen constituir tantas garantías y factores que fundamentan la estabilidad política que conoce Argelia. A ello hay que añadir el hecho de que el país está pasando por un proceso de reformas globales desde hace más de veinte años, un proceso prudente pero que está llamado a dar progresivamente sus frutos a través de las reformas políticas y económicas sobre las que hablaré más detalladamente en la segunda parte de mi ponencia.

 

Para resumir un poco mi visión sobre la primavera árabe y sus futuros desarrollos, quisiera exponer las siguientes constataciones:

 

-          La primavera árabe ya es un fenómeno político duradero y estructural en el mundo árabe, y con el tiempo va a estructurar la geopolítica árabe.

 

-          Las reformas ya son una realidad que se impondrá en toda la región árabe.

 

-          No habrá alternativa a la reforma. Los regímenes que no tomen la iniciativa de reformarse corren el riesgo de que sus pueblos les condenen a desaparecer.

 

-          Tratándose de mi país, y para ser claro, he tratado de mostrar los motivos para los cuales éste dispone de bazas que le permiten atravesar sin grandes daños la fase actual de la primavera árabe. Naturalmente, Argelia tiene ante sí importantes desafíos que tiene que aceptar, pero para ello tiene grandes recursos políticos, humanos y materiales susceptibles de ayudarla a ir hacia delante en su proceso de reformas y de democratización.                

 

2.      Argelia y las reformas globales

 

Las reformas políticas iniciadas en 1988 al día siguiente de los disturbios que afectaron al país, han abierto la vía al pluripartidismo y a la democracia. Los acontecimientos que siguieron en 1992 con la irrupción de la violencia terrorista precipitaron al país en una fase de desestabilización que ha durado hasta 1999.

 

Desde su elección en Abril de 1999, el Presidente Abdelaziz Bouteflika se asignó como principal tarea la estabilización del país, la reactivación de sus instituciones políticas y el arranque de la economía nacional sobre bases de crecimiento duradero.

 

La primera de estas tareas esenciales fue de poner fin a la violencia terrorista, realizar la concordia nacional y alcanzar una verdadera reconciliación nacional entre todos los argelinos. Esta tarea de reconciliación nacional finalizó con la adopción en 2005, por referéndum popular, de la Carta sobre reconciliación nacional. La paz civil había vuelto, el Estado se dedicó al fortalecimiento de las instituciones públicas, dando un mayor sitio a las formaciones políticas y a la sociedad civil, favoreciendo a todos los niveles la aparición de nuevas elites políticas, particularmente de entre los jóvenes que constituyen el 70% de la población.

 

Desde ese punto de vista, un esfuerzo particular se ha realizado a favor de la democratización del paisaje político y de las instituciones del Estado. El concepto de sociedad civil ha sido así mismo favorecido por la adopción de varias leyes para que el movimiento asociativo se erija como un potente instrumento de participación del ciudadano en la gestión de los asuntos del país.

 

El estatus de la mujer ha sido profundamente remodelado y mejorado con la adopción en 2001 de un nuevo estatuto de la mujer árabe que otorga a ésta unos derechos nuevos y substancialmente importantes.

 

En el plano económico y social se han realizado importantes avances de los cuales citaré los más importantes:

 

-          El Gobierno argelino ha pagado, en dos años, es decir entre 2004 y 2005 por anticipado la totalidad de su deuda externa acumulado por el país desde hace 30 años. Ha devuelto así cerca de 32.000 millones de dólares, liberando así la nación de una pesada hipoteca.

 

-          En 2005 el Gobierno lanzó un amplio programa de infraestructuras dotado de un presupuesto  de 50.000 millones de dólares para reactivar la economía.

 

-          En 2010 renovó un programa de desarrollo pero dotándole esta vez de un presupuesto de 286.000 millones de dólares.

 

Estos dos programas de desarrollo dan una idea de la importancia de estos esfuerzos realizados por el Estado argelino en materia económica y social.

 

      Paralelamente a las reformas económicas y sociales, las reformas políticas han seguido y siguen experimentado grandes avances. Es sí como durante el año 2011 y tras un ciclo de consultas políticas con los partidos políticos y las personalidades nacionales el Presidente de la República ha propuesto al Parlamento argelino la adopción de nuevas leyes orgánicas en los siguientes sectores:

 

-          una nueva ley sobre los partidos políticos

-          una nueva ley sobre la información y los medios de comunicación.

-          una nueva ley sobre la participación de la mujer en las instituciones electas del país (Parlamento y otras diversas instituciones). Esta ley prevé una participación mínima de 30% de las mujeres en todas las instituciones electas de la República.

-          La ley sobre el desarrollo de las asociaciones y del movimiento asociativo.

 

Estas leyes que han sido votadas antes de finales del año 2011 acaban de ser promulgadas y ya son efectivas. Este nuevo dispositivo estará completado por la revisión de la Constitución argelina en el transcurso del segundo semestre de 2012, a fin de adoptar la ley fundamental argelina al nuevo contexto de profundización de la democracia en Argelia. Esta revisión constitucional será puesta en práctica por le próximo Parlamento argelino, ya que las elecciones legislativas tendrán lugar en el mes de mayo próximo. A este efecto, cabe señalar que el Gobierno argelino ya ha contactado con las instituciones internacionales como Naciones Unidas, la Liga Árabe y la Unión Europea para que envíen equipos de observadores para cubrir estas elecciones que se desarrollarán con total transparencia. Además de los observadores, la ley prevé, en concepto de garantías de serenidad Del escrutinio, que las elecciones estén supervisadas por los jueces, además del control propio y directo de los partidos políticos en liza.

En un plano general, Argelia celebrará el próximo 5 de Julio de 2012 el cincuenta aniversario de su Independencia. En este contexto, esta fecha aniversario será celebrada por el pueblo argelino bajo el signo de la madurez tras 50 años de independencia pero también bajo el signo de las realizaciones políticas llevadas a cabo en la vía de la instauración de un Estado de derecho, democrático y transparente y capaz de hacer frente a las expectativas legítimas de su pueblo.

Abordo ahora la tercera parte de mi presentación en la que quisiera hacer una proyección sobre el Mundo Árabe en las relaciones internacionales durante los próximos años.

 

En primer lugar, deseo subrayar que el concepto de primavera o cambio se ha vuelto una exigencia permanente en la conciencia colectiva de los pueblos árabes. En adelante, nada volverá a ser como antes, y la marcha inexorable de la humanidad hacia el progreso afectará igualmente al Mundo Árabe, con sus implicaciones positivas en términos de democracia, de libertad y de búsqueda de la dignidad. Por consiguiente, el Mundo Árabe va a seguir experimentado un ciclo de cambios, algunas veces pacíficos, otros violentos, pero de cualquier modo el ciclo de cambios está bien empezado.

 

En segundo lugar, los valores de los que es portador la primavera árabe son en definitiva los del mundo de hoy los que atañen el derecho a la libertad, a la dignidad, a la democracia y en suma al derecho de los pueblos a determinar ellos mismos su propio futuro.

Esta reivindicación llevada por millones de manifestantes en Túnez, El Cairo, Trípoli y en otros países, viene a desmentir formalmente las tesis de aquellos que nos decían que el Mundo Árabe no está aun maduro para la democracia y la libertad. Recuerdo en este contexto que durante decenios muchos especialistas de Europa y de Estados Unidos sostenían con grandes argumentos que la democratización del Mundo Árabe parecía prematura y que toda apertura daría paso a una marejada islamista.

 

Obviamente, la primavera árabe ha demostrado que esas tesis confusas no tenían fundamento científico.

 

En tercer lugar, la primavera árabe ha roto un muro de incomprensión y de indiferencia entre el Mundo Árabe y el mundo exterior. De aquí en adelante ese abismo se superará rápidamente, a medida que el Mundo Árabe entre en la normalidad democrática y constituirá cada vez más, un socio comparable a cualquier otro en el concierto de naciones.

 

En cuarto lugar, y respecto a las relaciones internacionales, no cabe duda que la primavera árabe va a facilitar progresivamente un nuevo tipo de relaciones entre los países árabes y el mundo exterior, principalmente con Occidente. La razón de esta evolución ineludible me parece sencilla: A partir de ahora los países occidentales tendrán que tratar con Estados más democráticos donde la opinión pública tendrá algo que decir y donde las decisiones comprometerán el futuro de toda la nación.

 

Como consecuencia de la primavera árabe veo desde ahora una redefinición de las relaciones internacionales que implicarán a los países árabes, particularmente en los siguientes ámbitos:

 

1.              El Proceso de paz en Oriente Próximo: En este contexto habrá una mayor implicación de la opinión pública árabe y del ciudadano árabe como actor de la vida política de su país.

 

2.              En los foros de cooperación como la UpM o la OSCE es igualmente previsible que, bajo la presión de las opiniones públicas, los Estados árabes vayan a reivindicar un lugar más destacado para hacer de estos ámbitos unos marcos de cooperación eficaces.

 

3.              En la Liga Árabe. Esta institución, que ha sido considerada desde hace tiempo como una concha vacía ha desempeñado un papel novedoso y destacado en el desarrollo de la primavera árabe. Por tanto, habrá que esperarse a que la Liga Árabe se vuelva una institución más comprometida y de primer plano en la solución de los problemas árabes, pero también y sobre todo, un instrumento de integración política y económica de los Estados árabes y de afirmación del Mundo Árabe en el seno de la comunidad internacional.

 

Vitoria-Gasteiz, 16 de abril de 2012

Jornada de Información sobre las Oportunidades de negocios y de inversión en Argelia en la Cámara de Comercio de Álava

 

Señoras y Señores:

 

            Ante todo quiero agradecerles su presencia en esta jornada de información y su interés por el desarrollo de las relaciones de negocios con el mercado argelino.

 

            Quiero agradecer también al Presidente y a todos los responsables de la Cámara de Comercio de Álava por los esfuerzos realizados en la organización de este encuentro que abrirá, espero, la vía a un contacto permanente y fructífero entre la Embajada de Argelia y esta Cámara con el fin de explorar las posibilidades de fortalecer los lazos de cooperación entre los empresarios vascos y argelinos.

 

            En efecto, estoy hoy aquí en Álava con este mismo objetivo para presentarles las oportunidades de negocios y de inversiones que les ofrece la economía de mi país en los diferentes sectores de la actividad económica y para compartir con Ustedes sobre el potencial y las perspectivas de cooperación y de partenariado con los empresarios argelinos, particularmente en previsión de la misión comercial que la Cámara de Comercio tiene intención de organizar

 en Argel durante el próximo mes de Junio.

 

            En esta breve presentación les hablaré de la dinámica actual que experimenta la economía argelina, la evolución de las relaciones de cooperación económica y de negocios entre Argelia y España durante los últimos años y los principales sectores económicos que pueden interesar a sus empresas en el marco de sus planes y estrategia para entablar relaciones de negocios con el mercado de mi país.

 

            Como saben, Argelia experimenta desde hace unos diez años una dinámica de mutación y de crecimiento económico sostenido. Esto es el resultado de dos factores principales:

 

-          el primero consiste en las reformas políticas, jurídicas, fiscales y estructurales emprendidas en el país desde finales de los años 1980, las cuales han dado lugar, entre otras, a la liberalización de la economía argelina, la mejora continua del clima de los negocios y la apertura del mercado argelino hacia un entorno regional e internacional en una perspectiva de integración en la economía mundial.

 

-          El segundo factor es el de los importantes esfuerzos de desarrollo económico y social realizados por los poderes públicos en Argelia. Estos esfuerzos se han concretado a través de varios planes de inversión pública, el último con un presupuesto de 286.000 millones de dólares, destinado a la realización de grandes obras de infraestructuras económicas y sociales durante el quinquenio 2010-2014. Ustedes conocen seguramente la envergadura de este último programa pero hemos incluido en la documentación que vamos a facilitarles, una síntesis de los principales ejes y cifras del plan.

 

            De forma que es así como durante el último decenio, mi país ha registrado unos resultados económicos importantes que le sitúan entre les economías emergentes más atractivas del Continente africano y de la región mediterránea. Estos resultados económicos se vertebran principalmente en los puntos siguientes:

 

-          un crecimiento sostenido del PIB (5% de media),

-          una consolidación de los equilibrios financieros y la constitución de importantes reservas de cambio, estimadas hoy en día en más de 180.000 millones de dólares,

-          el control de la inflación y la baja de la tasa de desempleo,

-          la mejora significativa del índice de desarrollo humano como consecuencia directa de la mejora de las condiciones generales de vida en el país,

-          el desarrollo de las infraestructuras económicas de base y la reactivación de las actividades en los diferentes sectores.

 

            Estos puntos que acabo de evocar han hecho que Argelia sea un destino atractivo para las empresas e inversores extranjeros que buscan desarrollar sus actividades y su presencia en el exterior. El caso de las empresas españolas, en este marco, es revelador. En efecto, a lo largo de estos últimos años, los operadores económicos españoles cuya presencia en Argelia se limitaba hasta entonces al sector de la energía, han ido desarrollando una presencia cada vez más significativa y en diversos sectores. Estas relaciones de negocios han progresado paralelamente al desarrollo de los intercambios comerciales entre Argelia y España, pero sobre todo gracias a las relaciones de vecindad y la promoción de una cooperación institucional reforzada entre nuestros dos países.

 

            Esta cooperación se ha traducido particularmente por la instauración de un marco jurídico bilateral que pretende fomentar las relaciones económicas bilaterales. Los dos países han firmado varios acuerdos e instrumentos jurídicos necesarios al desarrollo de los intercambios y de las relaciones de partenariado como son el convenio de no doble imposición, los acuerdos en materia de transportes, un convenio de protección recíproca de las inversiones, un convenio de colaboración judicial en materia comercial y civil, etc..

 

            A estos marcos bilaterales conviene añadir también lo dispuesto en el Acuerdo de Asociación con la Unión Europea que entró en vigor en 2005 y que ofrece un marco preferencial para la promoción de los intercambios comerciales en la perspectiva de la creación de una zona euro mediterránea de libre intercambio.

 

            El resultado de la puesta en práctica de todos estos instrumentos de cooperación es claramente relevante en el nivel actual de los intercambios comerciales y de las relaciones de negocio entre nuestros dos países. Durante los cuatro últimos años, España ha ocupado el cuarto puesto en la lista de los proveedores de Argelia y el tercero en la de sus clientes. Durante el mismo periodo, la presencia de las empresas españolas en el mercado argelino se ha reforzado considerablemente y cada año varias decenas de empresas de ese país ganan importantes contratos para la realización de grandes proyectos en Argelia. Las interconexiones del transporte aéreo y marítimo se han multiplicado para acompañar estos desarrollos y puedo afirmar que solamente observando los pasajeros de un vuelo entre Madrid y Argel o entre Barcelona y Argel se puede claramente percibir la importancia de la evolución en las relaciones de negocios entre nuestros dos países en estos últimos años.

 

            Estos elementos que acabo de apuntar reflejan claramente el carácter estratégico de las relaciones económicas que existen entre Argelia y España y auguran al mismo tiempo unas buenas perspectivas para su desarrollo y su promoción en adecuación con el potencial de cooperación, de negocios y de inversiones. Dicho potencial sigue aun poco explotado y les corresponde a ustedes junto con los empresarios argelinos sacar provecho de él para que las oportunidades de negocios que les ofrece el mercado argelino se convierta en la palanca de un mayor desarrollo de los flujos comerciales y los lazos de cooperación entre los dos países.

 

            Respecto a estas oportunidades de negocios y de inversión, cabe recordar que la fase actual de transformación profunda y de crecimiento sostenido que experimenta la economía argelina genera una dinámica que ofrece un importante potencial de negocios para las empresas extranjeras. Más allá de las posibilidades comerciales que representan para los proveedores extranjeros la importante demanda del mercado interior y de sus necesidades en bienes y servicios, existe una gama diversa de otros tipos de oportunidades de negocios que sus empresas pueden aprovechar en Argelia. Se trata principalmente de:

 

-          la participación en la realización de proyectos de infraestructuras financiada por las inversiones públicas,

-          y el potencial de inversión privada directa en las actividades de producción de bienes y servicios en el país.

             En concepto del primer punto, quiero recordar que la Ley de los mercados públicos en Argelia está abierta a la participación de las sociedades de derecho extranjero a las licitaciones internacionales procedentes de organismos públicos argelinos para contratos de realización de obras, de prestaciones de servicios o de adquisición de materiales o equipos. Este mismo marco jurídico concebido de acuerdo con los estándares internacionales de competencia y de transparencia presenta todas las garantías necesarias para la participación de operadores extranjeros pero favorece enormemente las formas de partenariado entre las empresas extranjeras y nacionales en el marco de la realización de contratos públicos.

            Los anuncios de licitaciones procedentes de organismos públicos con miras a la realización de los proyectos arriba mencionados son ampliamente difundidos en los diferentes soportes como el Boletín oficial de los Mercados Públicos (BOMOP) que les ofrece la posibilidad de estar informados constantemente de estos anuncios realizando una suscripción anual de esta publicación. Pueden consultar las modalidades de esta suscripción en la documentación que les será entregada.

            Quiero recodar también que los contratos públicos conciernen a todos los sectores económicos por que tratan del desarrollo integrado de las infraestructuras de base y de las estructuras sociales del país. No obstante, y considerando el perfil económico de las empresas de su región, me permito afirmar que los empresarios vascos podrán fácilmente acceder al mercado argelino no sólo en los sectores tradicionales como la energía, la construcción o las infraestructuras, sino también, y especialmente, en los sectores de alto valor añadido en la economía de mi país.

 

            Me refiero con ello a los sectores de la industria en todas sus ramas (mecánica, química, agro-alimenticia, farmacéutica…), de las energías renovables y de las TIC.

             En lo que se refiere al sector industrial, quisiera recordar que la industria en Argelia siempre ha constituido un desafío en el marco de nuestra política económica, y tienen ustedes, aquí en el País Vasco, una industria y un modelo de desarrollo industrial que nos interesa, particularmente en la óptica de lanzamiento de proyectos industriales en partenariado con operadores argelinos públicos y privados.

             La nueva estrategia industrial adoptada por el Gobierno de mi país se basa en la perspectiva de promover unas ramas que presentan un alto potencial de desarrollo y que son portadoras en el mercado internacional. La elección de dichas ramas se efectúa sobre la base de un nuevo despliegue sectorial de la industria de acuerdo con los objetivos de valorización de los recursos naturales, de densificación del tejido industrial y de promoción de nuevas industrias en el país.

            En este marco, los campos que han sido identificados conciernen principalmente: la petroquímica, las fibras sintéticas, los fertilizantes, la siderurgia y la metalurgia, los materiales de construcción, las industrias electrónicas y eléctricas, las industrias farmacéuticas, las industrias agro-alimenticias y las industrias de bienes de equipamiento. En este mismo marco, se dará una atención especial a la promoción de las industrias que son o bien inexistentes (las nuevas industrias) o bien por las cuales Argelia conoce cierto retraso regional, tales como las industrias relacionadas con las TIC y el sector del automóvil.

             Los planes de acción para la instauración de dicha política industrial ofrecerán sin duda unas oportunidades que la industria vasca podrá aprovechar ya que conciernen aspectos relacionados con la puesta a nivel técnica y la modernización de las empresas industriales públicas y privadas, la innovación, la formación de recursos humanos y la promoción de las inversiones extranjeras directas. Dichas acciones generarán ciertamente importantes necesidades en ingeniería, tecnología y equipamientos, productos éstos que sus empresas podrán aportar, especialmente en el marco de proyectos de partenariado y de joint-venture con socios locales.

             Quisiera subrayar aquí el punto referente a la formación y la innovación como unos triunfos que las empresas vascas pueden utilizar como argumentos mayores para penetrar el mercado argelino y reforzar sus posiciones en el mismo. Aprovecho asimismo esta ocasión para sugerir a la Cámara de Comercio de Álava que inicie unos contactos con organizaciones patronales argelinas del sector para que exploren conjuntamente las posibilidades de partenariado existentes en este campo. Para ello, hemos pensado precisamente en el Club de Empresarios e Industriales Argelinos que agrupa un número importante de PyMES industriales privadas y que podrá ser un buen interlocutor y socio de las asociaciones profesionales vascas con la intención de promover iniciativas de negocios y partenariado.

 

            En lo que al ámbito de las energías renovables se refiere, como bien lo saben, Argelia, que es un país productor de hidrocarburos, dispone de un potencial enorme en la materia, sobre todo en el sector de la energía solar. Estas fuentes de energía constituirán de hecho un elemento clave de nuestra política energética a medio y largo plazo.

            El Gobierno argelino adoptó el año pasado un ambicioso plan para desarrollar este sector y darle una prioridad en el marco de las políticas públicas de desarrollo. Hemos incluido también en la documentación que ponemos a su disposición un documento detallado sobre el programa cuyo objetivo es instalar una potencia de origen renovable de cerca de 22.000 Mega Vatios entre el año 2011 y 2030 de los cuales 12.000 Mega Vatios serán destinados para cubrir la demanda nacional en electricidad y 10.000 Mega Vatios a la exportación con miras a desarrollar un mercado regional e interconexiones eléctricas con los países vecinos.

 

            Este sector está abierto a la participación de las empresas extranjeras, y teniendo en cuenta el saber hacer español en este sector, creo que se les ofrece un importante potencial que explorar en el marco de la ejecución de dicho programa.

            En efecto, durante el mes de junio del año pasado Argelia inauguró la primera central eléctrica híbrida (ciclo combinado y termosolar) que ha sido construida por un consorcio encabezado por ABENGOA.

            En una primera fase, queremos desarrollar el dominio de la tecnología y la industria relacionadas con las energías renovables para lanzar unas sesenta centrales solares fotovoltaicas y termosolares, eolíticas e híbridas.

 

Señoras y Señores:

 Vivimos hoy en un mundo en el que la globalización de los intercambios comerciales y la interdependencia económica entre los distintos países ya es una realidad ineluctable. Esta nueva configuración económica planetaria, a pesar de no dejar de multiplicar los riesgos y los envites de competitividad para las economías y las empresas, ofrece sin embargo importantes posibilidades y oportunidades de negocios dentro de los mercados exteriores y la supervivencia de la empresa moderna permanece condicionada por su capacidad de aprovechar dichas oportunidades.   Esta exigencia ha sido claramente confirmada por la difícil coyuntura actual por la que pasa la economía mundial a causa de la crisis financiera global que ha puesto en evidencia la necesidad de una proyección internacional para las empresas que desean asegurarse un sitio en un mercado globalizado.

            Es en esta óptica donde la consolidación de las relaciones de negocios entre Argelia y España podrá ofrecernos enormes posibilidades que servirán a reforzar la competitividad de nuestras empresas, especialmente mediante la creación de sinergias para sacar provecho de las oportunidades de negocios e inversión en Argelia.

            El contexto económico actual no deja margen de elección sobre la necesidad de desarrollar un partenariado estratégico que nos asegure un nivel de competitividad y de crecimiento creador de riquezas y de empleo.

            En este marco, les reitero mi disponibilidad y la de las autoridades argelinas para promover las relaciones de negocios con España y particularmente con las regiones como la suya que ofrecen un importante potencial de partenariado en los ámbitos de interés particular de las economías de nuestros dos países.

 

            Muchas gracias por su atención.

 

Madrid, 23 de marzo de 2012

Intervención del Señor Embajador de Argelia, en la Asociación de ex parlamentarios y ex senadores españoles

Señor Secretario General y Querido Amigo

Señoras y Señores:

 

Es un placer muy particular para mí y un honor de contestar aquí con mi presencia a su amable invitación y deseo en primer lugar darles las gracias y decirles que esta invitación me va derecho al corazón.

Estoy doblemente feliz de poder hablar ante parlamentarios ya que hoy en día la función parlamentaria se conjuga y se complementa positivamente con la función diplomática y que los parlamentarios se han convertido, de alguna forma, en unos diplomáticos eficaces, sobrepasando algunas veces a los propios diplomáticos por su talento.

 

Desde este punto de vista la diplomacia parlamentaria es hoy en día una realidad en la medida en que aporta un complemento necesario a la diplomacia clásica, la puesta en práctica por los gobiernos y los aparatos diplomáticos.

 

Señoras y Señores:

 

El país que tengo el honor de representar y España mantienen relaciones tradicionales de amistad, de cooperación y de buena vecindad. Nos unen en efecto unas relaciones de vecindad inmediata, unas relaciones orientadas hacia un futuro de progreso compartido, pero también unas relaciones que extraen su fuente de una historia común que hemos compartido durante siglos. Este patrimonio histórico común nos sirve de referencia pero también como elemento de orientación para construir unas relaciones cada vez más estrechas, basadas en unos valores comunes y una ambición de edificar unos puentes y unos ejes de cooperación y de aproximación entre nuestros dos países y nuestros dos pueblos.

 

Si tuviera que remontarme al principio de los años 2000, diría que las relaciones entre Argelia y España han experimentado desde 1999 unos progresos substanciales y relevantes en el plano de la reactivación del diálogo político y del marco institucional de nuestras relaciones de cooperación económica y comercial.

 

En este contexto, la visita de Estado que realizó a España el Presidente Abdelaziz Bouteflika del 9 al 12 de octubre de 2002 ha sido un elemento clave por que ha dado lugar a la firma del Tratado de Amistad, de Buena Vecindad y de Cooperación, el cual puede considerarse como el acta fundacional de las nuevas relaciones entre Argelia y España. A este Tratado le han seguido otros convenios-marco como son :

 

-          un convenio de cooperación en materia de Defensa.

-          el convenio de promoción recíproca de las inversiones entre los dos países.

-          el convenio sobre la no-doble imposición de las empresas.

-          el convenio sobre la circulación de las personas.

 

            Otras decenas de protocolos y acuerdos de cooperación han sido firmados durante el decenio 2000-2010 al efecto de ampliar la cooperación en todos los ámbitos y en particular, en los siguientes sectores:

 

-          las relaciones financieras

-          el sector de la cooperación industrial

-          la cooperación en materia de seguridad global (lucha contre el terrorismo transnacional y su prevención).

 

            El Tratado de Amistad y de Cooperación prevé, afortunamente, la institución de una concertación política regular a todos los niveles entre ambos países y concretamente, la instauración de la RAN, esto es, la Cumbre bilateral. En este contexto y a modo de ilustración del acercamiento político que han experimentado los dos países, me gustaría subrayar que durante estos últimos años Argelia y España han intercambiado numerosas visitas de alto nivel de las que citaré las siguientes:

 

-          una visita de Su Majestad la Reina en Argelia en el 2004.

-          una visita de Estado de tres días de Sus Majestades los Reyes en Argelia en el 2007.

-          la celebración de cuatro Cumbres alternativamente en Madrid y en Argel, la próxima debiendo producirse en el 2º semestre del año 2012.

-          frecuentes visitas de los Ministros de Asuntos Exteriores de ambos países (cerca de una decena durante los últimos años).

-          visitas de Ministros técnicos y de delegaciones de expertos de alto nivel.

 

            Este breve recordatorio nos da una estimación de la densidad de las relaciones entre los dos países.

 

            Con respecto a las relaciones económicas y comerciales quisiera en este marco recordar brevemente los progresos que han registrado durante el último decenio para poder hacer una proyección sobre el futuro de estas relaciones y las perspectivas de su desarrollo.

 

Más allá del hecho que nuestros dos países están unidos por una colaboración económica estratégica en materia energética, una colaboración que acaba de consolidarse con una realización emblemática que es el Medgaz, segundo gasoducto que une directamente España con Argelia y que entró en funcionamiento en abril de 2011, las autoridades de ambos países aspiran actualmente a aumentar su cooperación económica a todos los sectores explotando el potencial existente en otros sectores a parte del energético.

 

La puesta en práctica de los instrumentos jurídicos de cooperación entre ambos países, la neta mejoría del clima de los negocios en Argelia, la dinámica del crecimiento económico en nuestros dos países, la entrada en vigor del acuerdo de asociación con la Unión Europea firmado en España en 2002, así como el crecimiento del interés de los hombres de negocios españoles por el mercado argelino y la inclusión de este mercado en la liste de destinos atractivos y prioritarios en el marco de los programas de internacionalización de las empresas, son factores que han permitido, durante estos últimos años, una importante progresión de los intercambios comerciales entre nuestros dos países y han marcado, como lo demuestran las estadísticas, una tendencia general al alza hasta 2008, año que terminó con 12.000 millones de dólares de volumen global de intercambios. La bajada de la curva que se observó tras este pico se explica por circunstancias excepcionales debidas en parte al efecto de la crisis financiera mundial y a la caída de los precios de los hidrocarburos.

 

No obstante, las perspectivas de evolución de los flujos comerciales entre nuestros dos países son prometedoras. En 2011, España se situó en tercera posición en el ranking de los clientes de Argelia, detrás de los Estados Unidos de América y de Italia, y su cuarto proveedor después de Francia, China e Italia. Esto significa que Argelia y España son dos socios comerciales importantes en la región mediterránea.

 

La presencia de la empresa española en el mercado argelino ha evolucionado favorablemente en estos últimos años. Esta presencia es cada vez más importante ya que cada año nuevas empresas españolas consiguen contratos de realización de obras o de prestación de servicios en Argelia, asociándose, en la mayoría de los casos, a empresas locales y estableciéndose de manera permanente en el país.

 

La presencia en Argelia de grandes grupos de empresas españoles que trabajan en diversos sectores ha tenido un verdadero atractivo para otro un gran número de Pequeñas y Medianas Empresas españolas en el marco de la subcontratación.

 

Y ahora, si me lo permiten, deseo aportar mi personal estimación de las relaciones de conjunto entre Argelia y España y la visión que, desde Argel, tenemos de nuestras relaciones con el socio español:

 

Naturalmente consideramos que tenemos relaciones de Estado a Estado con España, unas relaciones perennes con intereses permanentes, sobre los cuales los cambios coyunturales tanto aquí como allí, sólo pueden tener una influencia limitada. La vecindad crea en efecto unas relaciones particulares entre los Estados que favorecen no sólo la convergencia común si no también unas iniciativas para cooperar y garantizar mejor la vecindad. Desde este punto de vista, Argelia siempre ha considerado a España como un socio prioritario tanto en materia de diálogo político como de cooperación económica. Este fuerte partenariado encuentra una prolongación natural en el marco de la cooperación de los 5+5 o de forma más amplia, en el proceso de cooperación euro mediterránea o incluso en otros foros de cooperación (OSCE, Diálogo de cooperación de la OTAN, etc..). Argelia considera que España puede y debe desempeñar un papel en la estabilidad y la cooperación en la región occidental del Mediterráneo, pero también en Oriente Medio, dado que a España le unen unos lazos estrechos con el Mundo Árabe. Respecto a la región del Magreb, Argelia siempre ha considerado que el papel de España debe ser positivo, un papel de equilibrio entre los países de la región para favorecer una solución al conflicto del Sahara Occidental, conforme a la legalidad internacional.

 

Consideramos que esta actitud de equilibrio y de apego a la legalidad internacional puede no sólo alentar a una solución definitiva a este problema colonial si no también permitir el nuevo lanzamiento de la Unión del Magreb Árabe y de la integración del Magreb.

 

En el plano económico y comercial, nuestra propia visión va más allá del desarrollo de simples relaciones comerciales y mercantiles entre los dos países. Evidentemente, las relaciones comerciales son ya importantes, y me alegro. Un gran número de empresas españolas trabajan en Argelia, y personalmente visito cada dos meses alguna región española para reunirme con las Cámaras de Comercio al efecto de animar a las empresas españolas a que aprovechen las oportunidades del mercado argelino y se orienten hacia Argelia.

 

En un plano general, tenemos relaciones densas y privilegiadas en materia de energía. Desde el arreglo definitivo del contencioso entre Sonatrach y Gas Natural, la presencia de las empresas españolas en el sector energético argelino se consolida y Sonatrach ha invertido incluso en España.

 

No obstante nuestra ambición es de crear, paralelamente al sector de la energía, que es un pilar fundamental, otros pilares de cooperación en el sector de las infraestructuras de base, del turismo, de los servicios, de la vivienda, por citar sólo los sectores con más futuro. Desde ese punto de vista, Argelia ha lanzado un plan de desarrollo de las inversiones públicas para el periodo 2010-2014 de una partida presupuestaria de 286.000 millones de dólares. Nuestro deseo es que las empresas españolas, por otra parte conocidas por su savoir faire, puedan instalarse de forma sistemática en el mercado argelino donde encontrarán todas las facilidades para garantizar su crecimiento y compartir con nosotros su savoir faire.

 

Me gustaría subrayar al respecto que el Ministro García Margallo y el Ministro Soria han visitado recientemente Argelia y que en esa ocasión las dos partes han identificado unos ejes y unos objetivos ambiciosos de cooperación. Juntos deberemos hacer que estas oportunidades fructifiquen y se concreticen.

 

Quisiera ahora compartir con Ustedes algunas reflexiones sobre los acontecimientos que sacuden al Mundo Árabe y aludir a lo que se ha llamado la “primavera árabe”.

 Desde hace un año el mundo árabe está de actualidad tras el estallido de una ola de profundos trastornos políticos y estratégicos que empiezan à conformar poco a poco el mapa geopolítico de la región. Llevadas por reivindicaciones pidiendo más dignidad y mayor libertad, expresadas por demandas sociales y económicas, las revueltas populares se han producido en un gran número de países árabes, arrastrando con ellas unos regímenes políticos y dando paso a unas fases de transición política capaz de asumir la aspiración global de libertad y de dignidad.

 

En un primer momento, la comunidad internacional ha dado la impresión de estar sorprendida y que estos acontecimientos la cogieron desprevenida. Los países occidentales han reaccionado de forma muy dispersa, cada uno ha tratado de preservar sus intereses estratégicos más directos en la región. No obstante, la mayoría ha tenido que coger el tren en marcha y resignarse a acompañar este movimiento de trastornos que, debemos señalar también, es un fenómeno fundamentalmente de inspiración interna y procedente de la voluntad de los propios pueblos árabes y de nadie más.

 

Desde el punto de vista del análisis global de los hechos, la mayoría de los estudios y opiniones que se han producido en caliente destacan el carácter espontáneo de estas revueltas, descritas como absolutamente imprevistas y que se salen de los esquemas de análisis y tablas de lectura clásicas. Es como si se viera al Mundo Árabe como un área geopolítica condenada desde hace tiempo a no cambiar y a no evolucionar en una especie de “invernadero” geopolítico que encerraba los pueblos árabes en un largo sueño político y social.

 

Sin embargo, unos indicios serios demostraban a principios de este tercer milenio que el mundo árabe había registrado mutaciones políticas y sociales que desencadenarían ineludiblemente en un proceso de reformas. La ecuación era sencilla: O el proceso de reformas tenían que iniciarle los propios regimenes o les estaría impuesto por la dinámica de desarrollo económico y social propio de cada país. En este marco quisiera recordar aquí el excelente informe redactado en 2003 por un grupo de expertos árabes por cuenta de Naciones Unidas  y titulado: “Informe sobre la gobernanza en el mundo árabe”. Este informe de Naciones Unidas planteaba en sustancia la idea de que el mundo árabe, precisamente por acumular unos retrasos inmensos en materia de gobernanza global, y por el hecho de sufrir desigualdades sociales, debía emprender rápidamente una serie de reformas estructurales políticas y económicas bajo pena de dirigirse hacia tensiones políticas y de seguridad extremas. Este informe no sólo era premonitorio, era preciso y abordaba vencimientos a corto plazo. De hecho el famoso discurso pronunciado por el Presidente Obama en El Cairo estaba inspirado de los elementos pertinentes de ese informe. La llamada solemne a la reforma lanzada por el Presidente Obama es al respecto reveladora de que ya en el 2008 la evolución de la situación en el mundo árabe había alcanzado un punto de no retorno hacia el cambio. A partir de ahí ya no se cuestionaba la pertinencia de los cambios si no sobre la forma que debían tomar.

 

Si insisto particularmente sobre este aspecto de previsibilidad, es porque en primer lugar el cambio y las reformas se habían vuelto, desde el principio de este siglo e incluso antes, en una gran mayoría de países árabes y musulmanes, una exigencia fundamental. De hecho la literatura política en el mundo árabe rebosa de obras de calidad y de contribuciones académicas sobre el imperativo del cambio o como propulsar el mundo árabe en el tercer milenio, el de la globalización de los intercambios y de las ideas.

 

¿Como  podría ser de otra manera en un mundo globalizado unido por los intercambios económicos y comerciales pero también y sobre todo por los valores de dignidad, de libertad y de participación en la vida pública y en el proceso de cobertura de uno mismo?

 

Desde este punto de vista, los analistas serios observan que la primavera árabe llega históricamente en la prolongación de otras primaveras que ha  afectado al mundo  desde hace una treintena de años, empezando por el remate de la democracia en Europa (España, Portugal, Grecia), el movimiento de democratización en América Latina, después en el Este de Asia, y finalmente el movimiento de emancipación política en los antiguos países comunistas de Europa.

 

Estos mismos analistas sacan la conclusión de que la primavera árabe es un movimiento estructural que va a cambiar radicalmente el mundo árabe para inscribirlo en el siglo XXI.

 

Por mi parte, adhiero plenamente a esta visión y considero que efectivamente nos encontramos frente a un movimiento de cambio que va a afectar de manera duradera a la esfera árabe y no sólo tendrá un impacto directo sobre las relaciones del mundo árabe con su entorno exterior, sino que tendrá también consecuencias sobre el conjunto del sistema internacional.

 

Por el hecho de ser endógeno y llevado por reivindicaciones internas, este movimiento de cambio debe poder desarrollarse a través de la dinámica propia de cada país y fuera de las intervenciones e interferencias extranjeras. Para ello, la comunidad internacional está solicitada para acompañar este movimiento pero no para emprender su control, para apoyar la expresión de la voluntad de cambio de los pueblos concernidos, pero sin sustituirse a ellos y en cualquier caso en el respeto de la soberanía de los pueblos y de sus opciones soberanas.

 

Tras haber procedido a recodar la primavera árabe, ahora quisiera abordar la relación entre la situación en Argelia y las revueltas que están en curso en el mundo árabe.

 

En primer lugar, Argelia no es insensible a lo que está sucediendo en su entorno regional inmediato y está sufriendo, al menos parcialmente, las consecuencias políticas y estratégicas, simplemente porque sus vecinos están afectados por este viento de cambios. Sin embargo, no ha sido afectada de manera violenta por esta ola pese a las previsiones de algunos teóricos que hacían valer la teoría llamada de dominó según la cual todas las regiones árabes deberían caer bajo el golpe de las revoluciones populares.

 

En realidad, hay que saber que cada Estado árabe tiene sus particularidades y especificidades, sus zonas de vulnerabilidad y sus aspectos de solidez. Resulta que en le caso de Argelia los puntos fuertes del país pueden resumirse así:

 

-          Argelia ha sido uno de los primeros países árabes a realizar en octubre de 1988 su mutación de un sistema de partido único a un sistema pluralista y abierto sobre la oposición.

 

-          Por supuesto, esta apertura democrática es todavía perfectible, y la larga década de terrorismo y de violencia terrorista lo ha demostrado ampliamente. Aunque su proceso de democratización ha sido relativamente lento, no obstante el país dispone de instituciones representativas, con un Presidente, un Parlamento y unas instituciones elegidas con regularidad, una oposición parlamentaria, una sociedad civil desarrollada, una libertad política y una libertad de prensa reconocida.

 

-          Desde hace unos diez años, el país está gobernado por una coalición de tres grandes formaciones políticas que incluye a nacionalistas, centristas e islamistas moderados. Lo que quiere decir, pues, que para Argelia los islamistas moderados ya participan en el poder desde hace una década 

 

-          En el plano de la intermediación social, es decir el lazo por el que están recogidas y transmitidas al poder las reivindicaciones políticas y sociales de la población, existe una serie de enlaces u órganos de mediación social que permiten que dichas reivindicaciones lleguen  parcial o totalmente a un resultado.

 

-          En el plano del reparto de la renta nacional y de la riqueza del país, Argelia figura entre los países que dedican el mayor esfuerzo a las transferencias sociales, sea en materia de vivienda, de educación, de sanidad o de protección de las categorías de personas más vulnerables. A título de ilustración, entre 2005 y 2010, el país ha lanzado y realizado un programa de un millón de viviendas sociales, y el plan nacional de desarrollo prevé la construcción de dos millones de viviendas entre 2010 y 2014. Estas viviendas sociales naturalmente están financiadas en su totalidad con los presupuestos sociales del Gobierno.

 Todas las razones que acabo de detallar me parecen constituir las garantías y factores que fundamentan la estabilidad política que conoce Argelia. A ello hay que añadir el hecho de que el país está pasando por un proceso de reformas globales desde hace más de veinte años, un proceso prudente pero que está llamado a dar progresivamente sus frutos a través de las reformas políticas y económicas.

 

Muchas gracias por su atención.

 

 

 

 

 

 

Conferencia del Sr. D. Mohammed Haneche, Embajador de Argelia :

“Argelia, pasado y presente”

 Madrid ,17 de enero de 2012

 

El Sr. D. Mohammed Haneche, Embajador de Argelia en España ha pronunciado, el martes 17 de enero de 2012, en el hotel Miguel Angel de Madrid, una conferencia titulada “Argelia, pasado y presente”, que a continuación se adjunta.

Esa conferencia ha sido organizada por la Asociación de Hombres de Negocios “Executif Forum” a través de un desayuno informativo en el que han participado cerca de 200 personas, esencialmente empresarios españoles presentes o interesados en el mercado argelino, así como periodistas especializados del sector.

El debate que siguió la presentación del Embajador Haneche ha girado alrededor de unas preguntas relacionadas con las perspectivas de cooperación argelino-española, sobre todo en el ámbito de los intercambios de visitas de Alto Nivel y de la consolidación de las relaciones económicas en los sectores fuera de hidrocarburos como el turismo, las energías renovables y la pequeña y mediana empresa.

 

Señoras y Señores:

 Ante todo quiero expresarle mi sincero agradecimiento a Executive Forum España y a su Director, D. Cesar Chiva, por la ocasión que me brinda esta mañana de poder realizar una presentación de mi país en esta tribuna.

Quiero también agradecerles a todos su presencia entre nosotros y el interés que tienen por Argelia.

En mi intervención, deseo destacar tres ejes esenciales, que son:

-                             La evolución de Argelia en el contexto de lo que se ha llamado “primavera árabe”.

-                             Los esfuerzos de Argelia por llevar a cabo reformas políticas y económicas desde hace más de diez años;

-                             La promoción de la colaboración económica entre Argelia y España en la óptica del desarrollo de las relaciones entre Argelia y la Unión Europea.

1.      Argelia y la “primavera árabe”:

 Desde hace un año el mundo árabe es de actualidad tras el estallido de una ola de profundos trastornos políticos y estratégicos que empiezan à conformar poco a poco el mapa geopolítico de la región. Llevadas por reivindicaciones pidiendo más dignidad y mayor libertad, expresadas por demandas sociales y económicas, las revueltas populares se han producido en un gran número de países árabes, arrastrando con ellas unos regímenes políticos y dando paso a unas fases de transición política capaz de asumir la aspiración global de libertad y de dignidad.

En un primer momento, la comunidad internacional ha dado la impresión de estar sorprendida y que estos acontecimientos la cogieron desprevenida. Los países occidentales han reaccionado de forma muy dispersa, cada uno ha tratado de preservar sus intereses estratégicos más directos en la región. No obstante, la mayoría ha tenido que coger el tren en marcha y resignarse a acompañar este movimiento de trastornos que, debemos señalar también, es un fenómeno fundamentalmente de inspiración interna y procedente de la voluntad de los propios pueblos árabes y de nadie más.

Desde el punto de vista del análisis global de los hechos, la mayoría de los estudios y opiniones que se han producido en caliente destaca el carácter espontáneo de estas revueltas, descritas como absolutamente imprevistas y que se salen de los esquemas de análisis y tablas de lectura clásicas. Es como si se viera al Mundo Árabe como un área geopolítica condenada desde hace tiempo a no cambiar y a no evolucionar en una especie de “invernadero” geopolítico que encerraba los pueblos árabes en un largo sueño político y social.

Sin embargo, unos indicios serios demostraban a principios de este tercer milenio que el mundo árabe había registrado mutaciones políticas y sociales que desencadenarían ineludiblemente en un proceso de reformas. La ecuación era sencilla: O el proceso de reformas tenían que iniciarle los propios regimenes o les estaría impuesto por la dinámica de desarrollo económico y social propio de cada país. En este marco quisiera recordar aquí el excelente informe redactado en 2003 por un grupo de expertos árabes por cuenta de Naciones Unidas y titulado: “Informe sobre la gobernanza en el mundo árabe”. Este informe de Naciones Unidas planteaba en sustancia la idea de que el mundo árabe, precisamente por acumular unos retrasos inmensos en materia de gobernanza global, y por el hecho de sufrir desigualdades sociales, debía emprender rápidamente una serie de reformas estructurales políticas y económicas bajo pena de dirigirse hacia tensiones políticas y de seguridad extremas. Este informe no sólo era premonitorio, era preciso y abordaba vencimientos a corto plazo. De hecho el famoso discurso pronunciado por el Presidente Obama en El Cairo estaba inspirado de los elementos pertinentes de ese informe. La llamada solemne a la reforma lanzada por el Presidente Obama es al respecto reveladora de que ya en el 2008 la evolución de la situación en el mundo árabe había alcanzado un punto de no retorno hacia el cambio. A partir de ahí ya no se cuestionaba la pertinencia de los cambios si no sobre la forma que debían tomar.

Si insisto particularmente sobre este aspecto de previsibilidad, es porque en primer lugar el cambio y las reformas se habían vuelto, desde el principio de este siglo e incluso antes, en una gran mayoría de países árabes y musulmanes, una exigencia fundamental. De hecho la literatura política en el mundo árabe rebosa de obras de calidad y de contribuciones académicas sobre el imperativo del cambio o como propulsar el mundo árabe en el tercer milenio, el de la globalización de los intercambios y de las ideas.

¿Como  podría ser de otra manera en un mundo globalizado unido por los intercambios económicos y comerciales pero también y sobre todo por los valores de dignidad, de libertad y de participación en la vida pública y en el proceso político interno?

Desde este punto de vista, los analistas serios observan que la primavera árabe llega históricamente en la prolongación de otras primaveras que ha  afectado al mundo  desde hace una treintena de años, empezando por el remate de la democracia en Europa (España, Portugal, Grecia), el movimiento de democratización en América Latina, después en el Este de Asia, y finalmente el movimiento de emancipación política en los antiguos países comunistas de Europa.

Estos mismos analistas sacan la conclusión de que la primavera árabe es un movimiento estructural que va a cambiar radicalmente el mundo árabe para inscribirlo en el siglo XXI.

Por mi parte, adhiero plenamente a esta visión y considero que efectivamente nos encontramos frente a un movimiento de cambio que va a afectar de manera duradera a la esfera árabe que tendrá no sólo un impacto directo sobre las relaciones del mundo árabe con su entorno exterior, sino que tendrá también consecuencias sobre el conjunto del sistema internacional.

Por el hecho de ser endógeno y llevado por reivindicaciones internas, este movimiento de cambio debe poder desarrollarse a través de la dinámica propia de cada país y fuera de las intervenciones e interferencias extranjeras. Para ello, la comunidad internacional está solicitada para acompañar este movimiento pero no para emprender su control, para apoyar la expresión de la voluntad de cambio de los pueblos concernidos, pero sin sustituirse a ellos y en cualquier caso en el respeto de la soberanía de los pueblos y de sus opciones soberanas.

Tras haber procedido a recodar la primavera árabe, ahora quisiera abordar la relación entre la situación en Argelia y las revueltas que están en curso en el mundo árabe.

En primer lugar, Argelia no es insensible a lo que está sucediendo en su entorno regional inmediato y está sufriendo, al menos parcialmente, las consecuencias políticas y estratégicas, simplemente porque sus vecinos están afectados por este viento de cambios. Sin embargo, no ha sido afectada de manera violenta por esta ola pese a las previsiones de algunos teóricos que hacían valer la teoría llamada de domino según la cual todas las regiones árabes deberían caer bajo el golpe de las revoluciones populares.

En realidad, hay que saber que cada Estado árabe tiene sus particularidades y especificidades, sus zonas de vulnerabilidad y sus aspectos de solidez. Resulta que en el caso de Argelia los puntos fuertes del país pueden resumirse así:

-          Argelia ha sido uno de los primeros países árabes a realizar en octubre de 1988 su mutación de un sistema de partido único a un sistema pluralista y abierto sobre la oposición.

-          Por supuesto, esta apertura democrática es todavía perfectible, y la larga década de terrorismo y de violencia terrorista lo ha demostrado ampliamente. Aunque su proceso de democratización ha sido relativamente lento, no obstante el país dispone de instituciones representativas, con un Presidente, un Parlamento y unas instituciones elegidas con regularidad, una oposición parlamentaria, una sociedad civil desarrollada, una libertad política y una reconocida libertad de prensa.

-          Desde hace unos diez años, el país está gobernado por una coalición de tres grandes formaciones políticas que incluye a nacionalistas, centristas e islamistas moderados. Lo que quiere decir, pues, que para Argelia los islamistas moderados ya participan en el poder desde hace una década. 

      -          En el plano de la intermediación social, es decir el lazo por el que están recogidas y transmitidas al poder las reivindicaciones políticas y sociales de la población, existe una serie de enlaces u órganos de mediación social que permiten que dichas reivindicaciones lleguen parcial o totalmente a un resultado.

-          En el plano del reparto de la renta nacional y de la riqueza del país, Argelia figura entre los países que dedican el mayor esfuerzo a las transferencias sociales, sea en materia de vivienda, de educación, de sanidad o de protección de las categorías de personas más vulnerables. A título de ilustración, entre 2005 y 2010, el país ha lanzado y realizado un programa de un millón de viviendas sociales, y el plan nacional de desarrollo prevé la construcción de dos millones de viviendas entre 2010 y 2014. Estas viviendas sociales naturalmente están financiadas en su totalidad con los presupuestos sociales del Gobierno.

Todas las razones que acabo de detallar me parecen constituir tantas garantías y factores que fundamentan la estabilidad política que conoce Argelia. A ello hay que añadir el hecho de que el país está pasando por un proceso de reformas globales desde hace más de veinte años, un proceso prudente pero que está llamado a dar progresivamente sus frutos a través de las reformas políticas y económicas sobre las que hablaré más detalladamente en la segunda parte de mi ponencia.

Para resumir un poco mi visión sobre la primavera árabe y sus futuros desarrollos, quisiera exponer las siguientes constataciones:

       -          La primavera árabe ya es un fenómeno político duradero y estructural en el mundo árabe, y con el tiempo va a estructurar la geopolítica árabe.

-          Las reformas ya son una realidad que se impondrá en toda la región árabe.

       -          No habrá alternativa a la reforma. Los regímenes que no tomen la iniciativa de reformarse corren el riesgo de que sus pueblos les condenen a desaparecer.

-          Tratándose de mi país, y para ser claro, he tratado de mostrar los motivos para los cuales éste dispone de bazas que le permiten atravesar sin grandes daños la fase actual de la primavera árabe. Naturalmente, Argelia tiene ante sí importantes desafíos que tiene que aceptar, pero para ello tiene grandes recursos políticos, humanos y materiales susceptibles de ayudarla a ir hacia delante en su proceso de reformas y de democratización.                

2.      Argelia y las reformas globales:

Las reformas políticas acometidas en 1988 al día siguiente de los disturbios que afectaron al país, han abierto la vía al pluripartidismo y a la democracia. Los acontecimientos que siguieron en 1992 con la irrupción de la violencia terrorista precipitaron al país en una fase de desestabilización que ha durado hasta 1999.

Desde su elección en Abril de 1999, el Presidente Abdelaziz Bouteflika se asignó como principal tarea la estabilización del país, la reactivación de sus instituciones políticas y el arranque de la economía nacional sobre bases de crecimiento duradero.

 La primera de estas tareas esenciales fue de poner fin a la violencia terrorista, realizar la concordia nacional y alcanzar una verdadera reconciliación nacional entre todos los argelinos. Esta tarea de reconciliación nacional finalizó con la adopción en 2005, por referéndum popular, de la Carta sobre reconciliación nacional. La paz civil había vuelto, el Estado se dedicó al fortalecimiento de las instituciones públicas, dando un mayor sitio a las formaciones políticas y a la sociedad civil, favoreciendo a todos los niveles la aparición de nuevas elites políticas, particularmente entre los jóvenes que constituyen el 70% de la población.

 Desde ese punto de vista, un esfuerzo particular se ha realizado a favor de la democratización del paisaje político y de las instituciones del Estado. El concepto de sociedad civil ha sido así mismo favorecido por la adopción de varias leyes para que el movimiento asociativo se erija como un potente instrumento de participación del ciudadano en la gestión de los asuntos del país.

 El estatus de la mujer ha sido profundamente remodelado y mejorado con la adopción en 2004 de un nuevo estatuto de la mujer, un estatuto de los más avanzados del mundo árabe, que otorga a ésta unos derechos nuevos y substancialmente importantes.

En el plano económico y social se han realizado importantes avances de los cuales citaré los más importantes:

-          El Gobierno argelino ha pagado, en dos años, es decir entre 2004 y 2005 por anticipado la totalidad de su deuda externa acumulada por el país desde hace 30 años. Ha devuelto así cerca de 32.000 millones de dólares, liberando así la nación de una pesada hipoteca.

-          En 2005 el Gobierno lanzó un amplio programa de infraestructuras dotado de un presupuesto  de 50.000 millones de dólares para reactivar la economía.

-          En 2010 renovó un programa de desarrollo pero dotándole esta vez de un presupuesto de 286.000 millones de dólares.

    Estos dos programas de desarrollo dan una idea de la importancia de estos esfuerzos realizados por el Estado argelino en materia económica y social.

      Paralelamente a las reformas económicas y sociales, las reformas políticas han seguido y siguen experimentando grandes avances. Es así como durante el año 2011 y tras un ciclo de consultas políticas con los partidos políticos y las personalidades nacionales el Presidente de la República ha propuesto al Parlamento argelino la adopción de nuevas leyes orgánicas en los siguientes sectores:

-          Una nueva ley sobre los partidos políticos

-          Una nueva ley sobre la información y los medios de comunicación.

-          Una nueva ley sobre la participación de la mujer en las instituciones electas del país (Parlamento y otras diversas instituciones). Esta ley prevé una participación mínima de 30% de las mujeres en todas las instituciones electas de la República.

-          La ley sobre el desarrollo de las asociaciones y del movimiento asociativo.

Estas leyes que han sido votadas antes de finales del año 2011 acaban de ser promulgadas y ya son efectivas. Este nuevo dispositivo estará completado por la revisión de la Constitución argelina en el transcurso del segundo semestre de 2012, a fin de adoptar la ley fundamental argelina al nuevo contexto de profundización de la democracia en Argelia. Esta revisión constitucional será puesta en práctica por el próximo Parlamento argelino, ya que las elecciones legislativas tendrán lugar en el mes de mayo próximo. A tal efecto, cabe señalar que el Gobierno argelino ya ha contactado con las instituciones internacionales como Naciones Unidas, la Liga Árabe y la Unión Europea para que envíen equipos de observadores para cubrir estas elecciones que se desarrollarán con total transparencia. Además de los observadores, la ley prevé, en concepto de garantías de serenidad del escrutinio, que las elecciones estén supervisadas por los jueces, además del control propio y directo de los partidos políticos en liza.

En un plano general, Argelia debe celebrar el 5 de Julio de 2012 el Cincuenta Aniversario de su Independencia. En este contexto, esta fecha aniversario será celebrada por el pueblo argelino bajo el signo de la madurez tras 50 años de independencia pero también bajo el signo de las realizaciones políticas realizadas en la vía de la instauración de un Estado de derecho, democrático y transparente y capaz de hacer frente a las expectativas legítimas de su pueblo.

 Permítanme tras exponer las principales reformas políticas comprometidas en Argelia que les haga un breve repaso de la dinámica de mutación y de crecimiento que experimenta la economía argelina y presentarles, después, el potencial y las perspectivas reales del desarrollo de las relaciones económicas y comerciales entre Argelia y España.

Tras el largo proceso de reformas normativas y estructurales que ya he tratado, la economía argelina ha podido iniciar un ciclo de crecimiento sostenido desde principios de los años 2000 y que se ha extendido a lo largo de los últimos doce años. La tasa media de crecimiento del PIB fuera de los hidrocarburos es del orden de 5,2 durante el periodo 2011-2010.

 A lo largo de este mismo periodo, los indicadores macro-económicos y financieros han progresado notablemente. Esto se ha traducido por una mejora significativa del empleo, de la tasa de inflación, del equilibrio presupuestario y de la balanza de pago. Argelia es en la actualidad uno de los pocos países en vía de desarrollo que ha podido saldar la totalidad de su deuda externa gracias, sobre todo, a una política económica basada en la racionalización de la utilización de los ingresos de la exportación de los hidrocarburos.

En este marco, el Gobierno argelino se ha comprometido desde el año 2000 en un ambicioso proceso de desarrollo económico y social a través de grandes planes de reactivación y de apoyo al crecimiento económico. Estos planes se basan en proyectos de infraestructuras económicas y sociales cuyo presupuesto total sitúa a Argelia en el primer puesto de los países de la región mediterránea en términos de inversión pública.

Tras dos planes de reactivación y de apoyo al crecimiento económico para el periodo 2001-2009, Argelia se ha comprometido, como ya he mencionado, en un tercer programa quinquenal de inversión pública para el periodo 2010-2014, dotado de un presupuesto de 286.000 millones de dólares.

Este plan, que muchos empresarios aquí presentes conocen ya, se estructura en seis ejes fundamentales que son:

 -          El desarrollo humano y la mejora de las condiciones de vida de las infraestructuras sociales;

-          El desarrollo de las infraestructuras de base;

-          La mejora del servicio público;

-          El desarrollo de las capacidades económicas productivas del país;

-          La promoción del empleo;

-          El desarrollo de la investigación científica y del uso de las nuevas tecnologías de la comunicación.

Para facilitarles unas cifras que ilustren la dimensión a la vez social y económica de este plan de desarrollo, permítanme recordarles aquí algunos datos estadísticos sobre la distribución de los créditos concedidos a este mismo plan:

La partida relativa al desarrollo humano se lleva más del 40% del presupuesto global de este plan, es decir 114.000 millones de dólares repartidos entre varios sectores sociales como son:

-          La vivienda : Se prevé la construcción de 2 millones de viviendas;

-          La educación nacional y la formación profesional se benefician de un importante presupuesto financiero destinado a la realización de más de 3.000 escuelas primarias, más de 1.850 institutos y más de 250 centros de formación profesional así como 2000 internados;

-          La Enseñanza Superior para la realización de 600.000 plazas pedagógicas y 400.000 plazas de alojamiento;

-          En el sector de la Sanidad, un importante presupuesto ha sido destinado para la realización de 172 hospitales, 45 complejos especializados de salud, 377 policlínicas, 1000 salas de curas y 17 escuelas de formación en este campo.

-          El sector de la Juventud y Deportes se beneficiará de varios proyectos: 80 estadios de fútbol, 750 complejos de proximidad, 160 salas polideportivas, más de 400 piscinas, más de 3500 áreas de juegos, más de 230 albergues y residencias para jóvenes, y más de 150 centros de ocio científico para jóvenes;

 Respecto al desarrollo de las infraestructuras de base, se destinará también el 40% de los recursos financieros de este plan para la realización de un gran número de proyectos de obras públicas. Se trata principalmente de desarrollar las redes de carreteras y autopistas, las infraestructuras ferroviarias, los puertos y aeropuertos. Como ejemplo, les diré que está previsto en el marco de este plan la construcción de 830 kilómetros de autopista y más de 2500 kilómetros de nuevas carreteras nacionales, la realización de 6000 kilómetros de líneas ferroviarias.

A pesar de un contexto mundial desfavorable, la ejecución de las obras de este plan contribuirá sin duda a reforzar la dinámica de crecimiento de la economía argelina y ofrecerá múltiples oportunidades a las empresas extranjeras que desean explorar el potencial económico de nuestro país.

En este mismo marco, creo que la empresa española podrá sacar provecho de este contexto debido, no sólo a su reconocida experiencia en varios sectores, pero también de las ventajas comparativas que le ofrece el mercado argelino, particularmente en término de proximidad geográfica y de las excelentes relaciones de cooperación económica y comercial entre Argelia y España, y a nivel regional, de los importantes lazos de colaboración económica estratégica que mi país ha desarrollado con la Unión Europea.

Quisiera en este marco recordar brevemente los progresos que las relaciones económicas argelino-españolas han registrado durante la última década para poder hacer después una proyección sobre el futuro de estas relaciones y sus perspectivas de desarrollo.

 Más allá del hecho que nuestros dos países estén unidos por una colaboración económica estratégica en materia energética, una colaboración que acaba de consolidarse con una realización emblemática que es el Medgaz, segundo gasoducto que une directamente España con Argelia y que entró en funcionamiento en abril de 2011, las autoridades de ambos países aspiran actualmente a aumentar su cooperación económica a todos los sectores explotando el potencial existente en muchos otros sectores.

A este efecto, los Gobiernos de los dos países han favorecido los instrumentos jurídicos bilaterales necesarios para llevar a cabo el fomento y la diversificación de sus relaciones económicas. Desde la firma, en 2002, del Tratado de Amistad, de Buena Vecindad y de Cooperación entre los dos países, se han firmado varios acuerdos y convenios bilaterales en el ámbito de la cooperación económica.

En la actualidad, disponemos de un abanico de textos vigentes: Un convenio de no doble imposición fiscal; un acuerdo sobre la promoción de la protección recíproca de las inversiones; unos acuerdos en materia de transporte así como otros muchos memorandos de entendimiento en diversos sectores.

La puesta en práctica de estos instrumentos jurídicos de cooperación, la notable mejoría del clima de los negocios en Argelia, la dinámica del crecimiento económico en nuestros dos países, la entrada en vigor del acuerdo de asociación con la Unión Europea firmado en España en 2002, así como el crecimiento del interés de los empresarios españoles por el mercado argelino son factores que han permitido, durante estos últimos años, un importante crecimiento de los intercambios comerciales entre nuestros dos países y han marcado, como lo demuestran las estadísticas, una tendencia general al alza hasta 2008, año que terminó con 12.000 millones de dólares de volumen global de flujos comerciales. La bajada de la curva que se observó tras este pico se explica por la circunstancia internacional excepcional debida en parte al efecto de la crisis financiera mundial y a la caída de los precios de los hidrocarburos.

No obstante, las perspectivas de evolución de los flujos comerciales entre nuestros dos países son prometedoras. En 2011, España se situó en tercera posición en el ranking de los clientes de Argelia, detrás de los Estados Unidos de América y de Italia, y su cuarto proveedor después de Francia, China e Italia. Esto significa que Argelia y España son y seguirán siendo dos socios comerciales importantes en la región mediterránea.

También la presencia de la empresa española en el mercado argelino ha evolucionado favorablemente en estos últimos años. Esta presencia es cada vez más importante ya que cada año nuevas empresas españolas consiguen contratos de realización de obras o de prestación de servicios en Argelia, asociándose, en la mayoría de los casos, a empresas locales y estableciéndose de manera permanente en el país.

La presencia en Argelia de grandes grupos de empresas españoles que trabajan en diversos sectores ha tenido un verdadero atractivo para otro un gran número de Pequeñas y Medianas Empresas españolas en el marco de la subcontratación.

Finalmente, aprovecho esta ocasión para animar a los empresarios españoles a explorar las oportunidades de negocios y de inversión que les ofrece la economía de mi país en todos los ámbitos. Se trata de oportunidades concretas sobre todo en los sectores de la construcción, la industria, las energías renovables, el agua y el medio ambiente, la agricultura y el turismo.

En sus planes de expansión, los empresarios españoles pueden contar con el apoyo de las autoridades argelinas y de un marco jurídico que ofrece muchas ventajas fiscales para aquellos inversores extranjeros que deseen desarrollar verdaderos proyectos en Argelia en asociación con empresas locales y desde una perspectiva de largo plazo que pueda garantizarnos la transferencia efectiva de la tecnología, de la  formación y del saber hacer.

Muchas gracias por su atención.

 

Madrid, Palacio de Viana, 15 de diciembre de 2011

Palabras del Sr. Embajador de Argelia, D. Mohammed Haneche,en la 4ª reunión del Consejo Diplomático de Casa África

Señora Ministra de Asuntos Exteriores

Señor Vicepresidente del Consejo

             Ante todo quisiera expresar en nombre de los Embajadores africanos acreditados en Madrid mis más encarecidos agradecimientos a la Señora Ministra por su presencia aquí entre nosotros para presidir la cuarta reunión del Consejo diplomático de Casa África.

             Aprecio particularmente la delicada atención y benevolencia con la que siempre ha tratado las cuestiones africanas.

             La reunión de hoy interviene en un contexto particular. Se trata en primer lugar de hacer el balance anual de Casa África. Pero antes, permítanme decir algunas palabras a la Señora Trinidad Jiménez que dentro de pocos días nos va a dejar a nuestra suerte. Hemos apreciado enormemente su colaboración con el conjunto de nuestros países a lo largo de todo este período durante el cual ha encabezado la diplomacia  española.

             Ha sido un honor y un placer para nosotros cooperar con usted y con el Ministerio de Asuntos Exteriores para la promoción de las relaciones de amistad y de cooperación entre España y los países africanos, y guardaremos esta colaboración no sólo como un logro importante, sino también y sobre todo como el recuerdo de una responsable política totalmente atenta a la causa del diálogo y de la cooperación internacional, particularmente con África. Hemos notado que pese a una agenda particularmente aplastante, usted ha encontrado el tiempo y la energía para confirmar su interés y su apego a África, un continente que conoce tan bien.

             Acepte, pues, Señora Ministra, en nombre de todos los Embajadores africanos el homenaje que le rendimos y al cual adjunto personalmente mi afecto y mi cariño.

            Estoy convencido que podremos continuar esta relación de amistad al servicio de la cooperación entre España y nuestros distintos países.

             Señora Ministra, todos hemos sido testigos activos durante el año pasado de las actividades de Casa África. A pesar de la crisis y de las consecuencias que ha inducido en materia de reducción de los presupuestos, Casa África ha podido desde mi punto de vista seguir desarrollando con la misma eficacia sus actividades para permitir un mejor conocimiento de África en España pero también para tener mayor visibilidad en África misma y con los africanos.

             Ciertamente, Casa África no tiene la suerte de estar albergada en Madrid, pero mirando bien las cosas, creo que el hecho de estar en las Islas Canarias es bueno ya que está enfrente de África y en un  lugar donde puede brillar con mucha eficacia.

            Concretamente, el Director General de Casa África nos hará un informe exhaustivo sobre sus actividades.

            Puedo decir por mi parte que nuestro juicio como africanos sobre las actividades de Casa África es globalmente positivo, aunque evidentemente toda cosa es perfectible.

             En mi juicio no sólo me sitúo desde el punto de vista del observador que está en Madrid y que considera las actividades de Casa África desde un punto de vista español. Quisiera ir más allá y llamar la atención sobre el hecho de que en África Casa África ha logrado dar una visión nueva y positiva de España a los ojos de la opinión pública africana y de la sociedad civil en general. Creo que este mensaje debe quedar claro. En otros términos, la sociedad civil africana considera a Casa África  como un vector importante y un eje esencial a través del cual África mira a España.

             En ello, Casa África completa admirablemente la diplomacia española en África en sus prolongaciones hacia la sociedad civil.

             Reitero, pues, mi ánimo y  mis felicitaciones a Casa África por su excelente trabajo.

            Aprovecho la oportunidad para felicitar asimismo al Gobierno español, al Gobierno de las Islas Canarias y a todos los patrocinadores por su apoyo a Casa África y por su compromiso por la promoción de las relaciones con África.

            Por último, deseo que esta apertura de España hacia África a través de Casa África continúe y sea profunda en el futuro.

 

Casa Árabe, 14 de diciembre de 2011

Palabras de bienvenida del Excmo.Sr. Mohammed Haneche, Embajador de Argelia en España, con ocasión de la celebración del Día del Inmigrante Árabe, organizado por Casa Árabe y la Liga Árabe

 

Señora Directora General, Doña Gema Martín Muñoz,

            Señoras y Señores,

 

            Es para mi un enorme placer y una estupenda ocasión de dirigirme a Ustedes en esta tarde en que celebramos el Día del Inmigrante Árabe y de poder compartir con todos Ustedes algunas reflexiones y comentarios sobre la inmigración procedente del Mundo Árabe y mas allá, sobre el tema de la migración en las relaciones entre el Mundo Árabe y el exterior.

             Hace algunos años, la Liga de los Estados Árabes decidió anotar en su calendario de fechas conmemorativas el Día del Inmigrante Árabe para subrayar de forma oficial y solemne la importancia cardinal que ha tomado durante estos últimos decenios la inmigración árabe en el extranjero y sobre todo en Occidente.

             He aquí, me parece, un justo reconocimiento de un fenómeno político y social importante que crea una relación muy particular entre los países de origen y los de adopción. El fenómeno de la migración siempre ha existido en la historia de la humanidad y ha constituido casi siempre un auténtico motor de la historia como así lo atestigua la región mediterránea, verdadera encrucijada de civilizaciones y de intercambios entre los pueblos del Norte y los del Sur.

             Es por tanto legítimo que la Liga de los Estados Árabes y nuestros respectivos países hayan querido marcar, mediante el acto que nos reúne esta tarde,  este acontecimiento que es ante todo un momento de reflexión común para conocer mejor la emigración árabe en el extranjero, su relación con la madre patria y su país de adopción, sus inquietudes y sus aspiraciones, pero también para considerar concretamente todo lo que se puede hacer para ayudar a esta comunidad a integrarse mejor y para garantizar su plenitud en los países donde ha decidido instalarse.

            En este contexto, permítanme expresarles a todos: autoridades españolas, Embajadores árabes aquí presentes y Jefes de misiones diplomáticas, representantes de la comunidad árabe residente en España, mi más sincero agradecimiento por su presencia entre nosotros esta tarde para celebrar este evento.

             También quiero aprovechar esta ocasión para rendir un homenaje a toda la comunidad árabe que tiene fijada su residencia en España, mandarle un fraternal saludo y manifestarle nuestra consideración y nuestra estima por la contribución que siempre ha aportado a la prosperidad y al progreso de la sociedad española, tanto en tiempo de bonanza como en tiempo de crisis, siempre fiel a su vocación de puente humano y de lazo dinámico y esperanzador entre los países árabes y España.

             En este día aniversario, y más allá del mensaje positivo y de esperanza que lanzamos a todos nuestros compatriotas árabes instalados en España, quiero también manifestarles que pueden contar con la atención y el respaldo de los Países Árabes y concretamente de los Estados de los que son originarios. En este marco, hay que saber que los Estados Árabes concernidos están unidos a España por numerosos acuerdos bilaterales y multilaterales en materia de circulación de las personas, de regulación de la migración, y que se esfuerzan en el ámbito de esta relación a la promoción de los derechos y de los intereses morales y materiales de la comunidad árabe residente en España.

            Respecto a este tema quiero reafirmar que la mejoría del estatus de la comunidad árabe fijada en España y en Europa, de sus derechos y de su situación social, constituye una prioridad esencial para los países árabes, y en la actualidad, sin duda más que en el pasado, esta comunidad sigue siendo el corazón y el centro de las preocupaciones de sus países de origen.

             Dicho esto, cabe señalar que durante estos últimos años la situación de la emigración árabe en España ha mejorado considerablemente y se han alcanzado importantes logros en término de protección de esta comunidad, de promoción y de respeto de sus derechos, en término de integración y de manera más general en término de mejora de su situación social y económica.

             Naturalmente, la situación dista mucho de ser ideal y se requieren esfuerzos continuos en la vía del afianzamiento de un mejor estatus social y económico para la comunidad árabe, pero debemos convenir que en materia de integración de las comunidades extranjeras el camino es largo, difícil y que necesita el esfuerzo de todos.

             Quisiera a este respecto expresar nuestra satisfacción por la gestión abierta y positiva adoptada por los poderes públicos españoles con relación a la promoción de las comunidades extranjeras fijadas en España. Esta buena disposición se ha expresado sobre todo a través de las diferentes operaciones de regularización de los inmigrantes “indocumentados” entre los años 2004 y 2006, la enmienda de la ley española que ha permitido el voto de los extranjeros en las elecciones locales, y de forma más general, el enfoque político constructivo del Gobierno español sobre todo lo relacionado con el tema de la migración.

             Me alegro particularmente que España haya podido desarrollar un modelo coherente y positivo que establece la necesaria distinción entre inmigración ilegal, una práctica que debe ser combatida con los medios de la cooperación internacional, y la migración regular y ordenada que permanece como un medio esencial de intercambio y de cooperación entre los pueblos.

            Señoras y Señores:

             España vive una situación de crisis económica sin precedentes en su historia contemporánea, una crisis económica que tiene consecuencias dramáticas sobre el crecimiento y el empleo y esta situación ha afectado fuertemente a los inmigrantes afincados en este país, que son las primeras víctimas de la crisis.

             Más allá de los cambios políticos ocurridos en España, estoy convencido que España seguirá concediendo un atención constante a la promoción y a la mejora de la situación de las comunidades extranjeras afincadas en su territorio, de acuerdo con su vocación de hospitalidad y de apertura hacia el mundo.

 

            Muchas gracias.

 

Madrid, 21-24 Noviembre de 2011

Palabras del Excmo.Sr.D.Mohammed Haneche, Embajador de Argelia en España, en la apertura del Primer Simposio Hispano-Argelino

Señor Presidente del Foro, D. Antonio Marquina,

Señor Director General para el Mediterráneo y Oriente Medio, D. Juan González Barba,

Señoras y Señores,

             

            Quiero en primer lugar agradecerle su amable invitación a este Foro del que no sólo quiero acoger favorablemente su creación si no también el primer acto al que tomamos parte esta tarde.

            El gran mérito de este Foro se lo debemos incontestablemente al Profesor Marquina y a un grupo de amigos que le han acompañado en las diversas fases de formalización de este marco de reflexión sobre la promoción del diálogo y del la cooperación entre España y Argelia.

            Permítanme también manifestarles mi aprecio y mi consideración por la manera en la que han concebido este Foro. Se trata de un espacio de diálogo y de reflexión sobre las vías y medios de promover el entendimiento, la cooperación y la interdependencia entre las sociedades civiles en Argelia y en España.

             Este tipo de Foro es útil y necesario por diversas razones y viene oportunamente a abrir nuevas vías y perspectivas de trabajo y de cooperación entre Argelia y España.

            Es oportuno porque va dirigido a las sociedades civiles de los dos países y porque brindara la oportunidad a esta últimas de participar en el desarrollo y la promoción de las relaciones entre Argelia y España, completando así de manera eficiente la acción de los dos Gobiernos en todo lo acometido en términos de colaboración global entre los dos países durante estos últimos años.

            Naturalmente, las relaciones de Estado a Estado entre Argelia y España son tradicionalmente buenas y han dado lugar desde hace unos diez años, a la instauración de un verdadero partenariado político y económico bilateral, que deseamos promover y afinar anclándolo a todos los niveles de la relación bilateral, ya sea a nivel político, económico, de cooperación científica o cultural.

            Debido a la proximidad geográfica, de nuestra pertenencia común a la misma área geográfica euro mediterránea, pero también debido al interés común que tenemos por la región mediterránea, Argelia y España están comprometidas desde hace una década en un proceso de restauración y de promoción de sus relaciones y de su partenariado.

             Nuestras relaciones comerciales son densas y se han desarrollado de manera sustancial durante estos últimos años, paralelamente a la institucionalización del dialogo político de alto nivel a través de las Reuniones Anuales y la firma del Tratado de Amistad y de Buena Vecindad y de varios convenios para canalizar la cooperación.

             En el terreno económico, los hidrocarburos constituyen un pilar esencial en nuestras relaciones porque se trata de un sector donde ambos países han desarrollado una colaboración interesante, pero está claro que si el sector energético es un pilar esencial, nuestra ambición para el futuro es hacer que otros sectores de cooperación puedan también situarse como pilares de la cooperación, el objetivo final siendo el poder tener varios pilares o plataformas de cooperación.

             En esta perspectiva estoy convencido que el diálogo entre las sociedades civiles debe constituir él sólo un nuevo pilar de la cooperación bilateral. Tiene los medios y el potencial si consideramos que en ambos países tenemos unas sociedades civiles dinámicas y abiertas, dispuestas a aportar su contribución en cuanto se les solicite y que sus iniciativas sean canalizadas.

             En este contexto, la vocación de nuestro Foro es doble. Se trata en primer lugar de  trabajar de manera continua a un mejor conocimiento común y al acercamiento entre las sociedades civiles en España y en Argelia, particularmente a través de encuentros, simposios, seminarios y reuniones de todo tipo. Se trata después de actuar como instrumento de impulsión y orientación en las relaciones de conjunto entre ambos países, partiendo de la idea que las sociedades civiles tienen el derecho, pero también el deber, de interferir en el proceso político de desarrollo de las relaciones entre los dos países.

             Es sin duda a este nivel que reside el reto más importante y con mayor futuro, y estoy seguro que este Foro sabrá, en colaboración con su equivalente argelino, en fase de constitución en Argel, evolucionar para ser progresivamente un órgano para impulsar las relaciones argelino-españolas, trabajando en estrecha colaboración con la Reunión Anual de Alto Nivel.

             Puedo asegurarle en esta vía que tendrán el apoyo y respaldo de la Embajada de Argelia y de las autoridades argelinas y que por mi parte, no escatimaré ningún esfuerzo para que nuestro Foro pueda convertirse rápidamente en el espacio de reflexión y de encuentro compartido que todos deseamos establecer. Quiero subrayar aquí mi satisfacción por el compromiso del Gobierno español en apoyar este Foro y la presencia hoy entre nosotros del Embajador, D. Juan González Barba es en ella misma significativa.

             Señor Presidente,

            Queridos amigos,

             Este primer Simposio del Foro Hispano-Argelino propone, a través de una variedad de temas de interés para los dos países, una reflexión de conjunto destinada a abrir el gran debate sobre las relaciones entre España y Argelia, y me alegro sinceramente. Estoy convencido que este Foro cogerá rápidamente su velocidad de crucero y que pronto podremos habar del Foro como un instrumento novedoso y eficaz en la promoción de la amistad y de la cooperación entre los dos países amigos.

 

            Muchas gracias.

 

Madrid, 18 de Octubre del 2011

Programas de Infraestructuras  en Argelia: Oportunidades de negocios y de Inversión para la empresa española

En primer lugar, quisiera dirigir mi sincero agradecimiento al Señor Javier Sáenz Cosculluela, Presidente de la Asociación Nacional de Empresas de la Construcción por invitarme a participar en esta mesa redonda.

 

Mis agradecimientos van dirigidos también a todos los empresarios y representantes de empresas presentes en este encuentro que ofrece sin lugar a dudas una buena oportunidad para informar a las empresas españolas del sector de la construcción, sobre todo a las PYMES,  de los importantes planes de desarrollo de infraestructuras en mi país y de las oportunidades que se ofrecen a sus empresas en este sector.

 He aceptado con placer la invitación del Presidente de la asociación AERCO, consciente de que la construcción y las infraestructuras en Argelia pueden convertirse en uno de los sectores clave de la cooperación empresarial entre mi país y España dada la importancia de las oportunidades de negocios y de inversión que ofrece el mercado argelino a la empresa española del sector que tiene un know how reconocido y busca hoy en día a internacionalizar su actividad y salir al exterior.

  

Antes de entrar en el tema de esta ponencia, permítanme, Señoras y Señores, que recuerde brevemente la evolución de las relaciones económicas y comerciales entre Argelia y España durante los últimos años y la dinámica de crecimiento y de desarrollo económico que marca la actualidad de la economía de mi país. De hecho, es necesario empezar por estos dos puntos con el fin de destacar el contexto favorable e idóneo para fomentar los lazos de negocios entre los empresarios de los dos países.

 Durante la última década, las relaciones de cooperación económica y comercial argelino-española han registrado enormes progresos. Más allá del hecho de que nuestros dos países están ligados por un partenariado estratégico en materia de energía, ambos aspiran actualmente a extender su cooperación económica a todos los sectores explotando el potencial existente en otros ámbitos fuera del campo energético.

 A tal efecto, los Gobiernos de los dos países han promovido los instrumentos jurídicos bilaterales necesarios para llevar a cabo el desarrollo de sus relaciones económicas. Desde la firma, en el año 2002, del Tratado de Amistad, de Buena Vecindad y de Cooperación entre nuestros dos países, varios acuerdos y convenios bilaterales han sido firmados para permitir el desarrollo de la cooperación económica y las relaciones de negocios.

 Hoy en día, disponemos de un abanico de textos vigentes: un convenio de no doble imposición fiscal; un acuerdo sobre la promoción de la protección recíproca de las inversiones; acuerdos en materia de transportes, de pequeña y mediana empresa y de agricultura.

 La puesta en marcha de estos instrumentos jurídicos de cooperación, la neta mejoría del clima de los negocios, la dinámica de crecimiento económico en Argelia, la entrada en vigor del acuerdo de asociación con la Unión Europea, así como el crecimiento del interés de los empresarios españoles por el mercado argelino y la inclusión de este mercado en el listado de las destinaciones atractivas y prioritarias en el marco de los programas de internacionalización de las empresas españolas, son factores que han permitido, durante todos estos años, una importante progresión de los intercambios comerciales entre nuestros dos países y han marcado, como lo demuestran las estadísticas, una tendencia general al alza.

 En el año 2010, y durante los primeros meses de 2011, España se posiciona como tercer cliente de Argelia detrás de los Estados Unidos de América e Italia, y su cuarto proveedor después de Francia, China e Italia.

 Por otra parte, la presencia de la empresa española en el mercado argelino ha evolucionado de manera muy significativa estos últimos años. Esta presencia es cada vez más importante y cada año hay nuevas empresas españolas que obtienen grandes contratos de realización de obras o de prestación de servicios en Argelia en diversos sectores aprovechando un contexto económico favorable en el país, un contexto marcado sobre todo por el importante crecimiento de la economía, la mejora de los indicadores de desarrollo y las ventajas comparativas que ofrece el mercado argelino.

 

En este sentido, la Producción Interior Bruta de Argelia ha registrado una tasa de crecimiento de las más elevadas en África del norte y en la región mediterránea, con una media de 5% desde el año 2002, aunque a lo largo de los últimos dos años este ritmo de crecimiento se ha moderado por los efectos de la crisis internacional para situarse alrededor del 4% en 2010.

 

Los indicadores macro-económicos y sociales han mejorado bastante a lo largo de la última década. La mejora sensible del nivel de vida de los ciudadanos argelinos se traduce en la importante evolución del Índice de Desarrollo Humano, el incremento de la renta per cápita y la considerable mejora del empleo.

 

Argelia ha pagado casi la totalidad de su deuda externa y goza hoy en día de una posición financiera fuerte acumulando una importante reserva de cambio estimada en más de 160 mil millones de dólares que puede garantizarle cuatro años de importaciones e inversiones extranjeras. Por esta razón, y a pesar de los efectos graves de la crisis financiera global que ha golpeado todas las economías del mundo, la economía argelina, aunque afectada, sigue manteniendo un nivel relativamente positivo de dinámica de crecimiento gracias a las políticas públicas de desarrollo que están concentrando todas las energías y los esfuerzos para modernizar y diversificar la economía a través de planes ambiciosos de inversión en infraestructuras sociales y económicas.

En este marco, y después de dos grandes planes de desarrollo y de apoyo al crecimiento económico, por un importe total de más de 150 mil millones de dólares respectivamente, y cuya realización se ha extendido desde 2001 hasta 2009, el Gobierno argelino lanzó a principio del año pasado un nuevo plan de inversión pública para el período 2010-2014, de un importe total de 286 mil millones de dólares. Se trata de la inversión pública más importante que se haya lanzado en el continente africano y en la cuenca mediterránea para los próximos cinco años.

Este nuevo plan prevé un gran impulso a las perspectivas de crecimiento económico y al desarrollo social y humano en Argelia dada la envergadura de los proyectos que serán realizados.

El plan de inversión pública 2010-2014 prevé la realización de grandes proyectos de infraestructuras económicas y sociales con presupuestos multimillonarios. Se trata de autovías y carreteras, de líneas ferroviarias, de planes de modernización de aeropuertos y puertos y de importantes infraestructuras sociales tales como la vivienda, los centros hospitalarios, centros de educación e instalaciones deportivas y de juventud.

El presupuesto de este plan será distribuido entre los principales ejes y objetivos de desarrollo que se detallan a continuación:

-          La mejora del desarrollo humano, para el cual se destinará un presupuesto de 114 mil  millones de Dólares, lo que representa el 40% del presupuesto total de dicho Plan;

-          El desarrollo de las infraestructuras de base y mejora del servicio público, por un importe de 115 mil millones de Dólares;

-          El apoyo al desarrollo de la economía nacional, por un importe total de 20 mil millones de Dólares, dedicado a la promoción y al fomento de las Pymes locales del país;

-          El desarrollo industrial, para el cual se gastarán más de 26,9 mil millones de Dólares;

-          La promoción de la creación de empleo, por un importe total de 4,71 mil millones de Dólares;

-          El desarrollo de la economía del conocimiento, para el cual se destinarán unos 2 mil millones de Dólares.

En la rama de las infraestructuras y la construcción, el Plan de desarrollo y de inversión pública para el período 2010-2014 en Argelia, destina casi el 80% de su presupuesto a proyectos de mejora del desarrollo humano y de las infraestructuras de base en Argelia.

 

En materia de Obras públicas y Transportes, más de 79 mil millones de Dólares serán destinados a:

-          La extensión y la modernización de la red de carreteras. En este marco y después de realizar el gran proyecto de autovía Este-Oeste de 1200 kilómetros que unen las fronteras este del país a sus fronteras oeste, el plan de desarrollo de carreteras en Argelia planea la realización de una amplia red de autovías y carreteras para conectar las grandes ciudades del país.

Dentro de estos proyectos, se destaca principalmente:

o         La realización del segundo eje de una  autovía de más mil kilómetros que pasa por las principales provincias de la zona interior del país;

o         La finalización del desdoblamiento de vías en cerca de 700 Km de carreteras nacionales y la realización de 2.500 Km de nuevas carreteras;

o         La modernización y la rehabilitación de 8.000 Km. de carretera.  

-          En este mismo marco, los programas de desarrollo proyectan el fomento de las capacidades portuarias a través de las obras de extensión y de dragado y de la mejora de sistemas de gestión de los grandes puertos del país así como la construcción y la modernización de 20 puertos pesqueros;

-          La inversión en materia de infraestructuras ferroviarias gozará de un importante presupuesto para el desarrollo y la modernización de la red ferroviaria argelina a través de un plan que incluye principalmente:

o         La realización de más de 6000 kilómetros de líneas nuevas;

o         La modernización de 800 kilómetros ya existentes;

-          En materia de transportes, el plan de infraestructuras tendrá también como prioridad:

o         La mejora del transporte urbano (tranvía en 14 ciudades);

o         El fomento de los sistemas de transporte multimodal;  y

o         La modernización de las infraestructuras aeroportuarias.

-          En el campo de los recursos hídricos, se está llevando a cabo la construcción de 35 embalses, 25 transferencias hídricas, 34 unidades de depuración y más de 3000 operaciones de alimentación en agua potable, de saneamiento y protección de las ciudades contra las inundaciones. Hay que añadir a este programa la instalación de 8 nuevas estaciones de desalación del agua del mar.

En materia de edificación y de construcción, 114 mil millones de Dólares se gastarán en la construcción de importantes infraestructuras sociales.

-          Solo en el sector de la vivienda, el Gobierno argelino está dedicando una gran inversión a la rehabilitación del tejido urbano y está realizando la construcción de dos millones de viviendas sociales de las cuales 300.000 son para resorber la vivienda precaria y 700.000, son viviendas rurales y el resto será destinado a responder a la demanda de las clases sociales que no pueden tener acceso a la compra de la vivienda libre.

Un millón doscientas mil viviendas se entregarán a sus destinatarios durante el presente quinquenio, mientras que el resto será finalizado entre los años 2015 y 2017.

-          El sector de la Educación nacional tiene previsto realizar más de 5000 centros de los cuales: 3000 escuelas primarias, más de 1000 colegios y 850 institutos así como 2000 internados escolares públicos y la realización de 600.000 plazas universitarias.

En cuanto al sector de la formación profesional, está programada la realización de 220 institutos, 82 centros de formación y 58 internados para alumnos.

 

-          En el campo de la Sanidad, el programa de inversiones públicas incluye la construcción de más de 1.500 infraestructuras sanitarias públicas que comprenden: 172 hospitales, 45 complejos especializados, 377 policlínicas, 1000 salas de curas y 17 escuelas de formación.

Éstos son principalmente los grandes ejes del plan de inversión pública en Argelia para los próximos años que van a generar muchas oportunidades de negocios para sus empresas. Y antes de contestar a la pregunta de saber Cómo las medianas empresas españolas del sector de la construcción pueden establecerse en Argelia y explorar estas oportunidades, quisiera recordar que hoy en día, el mayor número de empresas españolas presentes en Argelia está ejecutando contratos de obras o de ingeniería en el marco de la realización de proyectos de infraestructuras económicas y sociales dentro de los planes de desarrollo y de inversión pública que ha puesto en marcha el Gobierno de mi país.

El régimen jurídico que regula las actividades comerciales en Argelia, ofrece todas las opciones posibles de establecimiento y prevé todas las formas de sociedades comerciales contempladas por las legislaciones  modernas.

De esta manera, las empresas españolas pueden optar por participar como empresas extranjeras en las licitaciones internacionales lanzadas en Argelia, montar joint-ventures o bien establecerse en Argelia en partenariado con socios locales mediante la creación de empresas de derecho argelino.

En el primer caso, el tratamiento fiscal que se les atribuye no difiere mucho de lo que se reserva a las empresas locales. Naturalmente la empresa extrajera, igual que la de derecho argelino, tendrá que respetar la legislación en vigor en materia comercial, laboral y sobre todo los reglamentos que regulan el control de cambio y la transferencia de fondos.

En este mismo marco, quiero recordarles que la ley argelina sobre los contratos públicos es un texto que consagra perfectamente los principios de transparencia y de competencia en todas las fases de otorgamiento de contratos, desde el anuncio de la licitación hasta la atribución definitiva del proyecto.

Esta transparencia se conjuga asimismo con un método moderno de evaluación de las ofertas basado en la separación de la oferta técnica y la oferta financiera y en un sistema objetivo de notación, y es precisamente esta transparencia la que constituye para sus empresas la mejor garantía que debe incitarles a ser más agresivas ante las licitaciones internacionales que se lanzan regularmente en Argelia.

En el caso de las empresas que quieren establecerse en Argelia en partenariado mediante la creación de empresas de derecho argelino o montar joints-ventures y uniones temporales de empresas locales, esta opción resulta ser la más recomendable. Aquí, quiero subrayar que las experiencias que hemos tenido en Argelia han demostrado que ésta es la mejor opción porque se inscribe en una visión a largo plazo y permite que las empresas extranjeras saquen el máximo provecho de las oportunidades de negocios que se les ofrecen en Argelia y al mismo tiempo da la oportunidad a las empresas argelinas para que se beneficien del saber hacer y de la tecnología que puede aportar el socio español. 

 Señoras y señores:

La inversión pública, siendo durante los últimos años el motor de la expansión económica, los planes de su desarrollo, puestos en marcha por el gobierno de mi país, han logrado crear un clima muy atractivo de inversiones y un potencial lleno de oportunidades de negocios para sus empresas en todos los sectores de actividad económica.

Además, el sector privado de las pequeñas y medianas empresas en Argelia está en busca de una asociación con empresarios extranjeros que puedan aportarles tecnología e innovación contra oportunidades de negocios con muy buenas perspectivas y con la posibilidad de una  financiación local.

La experiencia de la empresa española es muy amplia en distintos sectores relacionados con la construcción y la obra pública y esto le dará una ventaja para aprovechar estas oportunidades. El perfil del tejido empresarial de su país corresponde a lo que necesita una economía emergente como la de mi país que posee la financiación y busca el “Know how” y la transferencia de tecnología.

Aprovecho esta ocasión para reiterarles mi disposición personal y la de todos los servicios de nuestra embajada en Madrid para ayudarles y acompañarles en todo lo que necesiten para fomentar su presencia empresarial en Argelia.

Muchas gracias.

 Madrid, 25 de mayo de 2011

 

Palabras del Excmo.Sr.D. Mohammed Haneche, Embajador de Argelia en España, con motivo de la inauguración del Día de África

 

Señor Secretario de Estado de Asuntos Exteriores, D. Juan Antonio Yañez-Barnuevo,

Excelencias,

Señoras y Señores,

  

En primer lugar quiero expresar mi más sincero agradecimiento al Secretario de Estado, D. Juan Antonio Yañez-Barnuevo por su presencia entre nosotros en esta jornada emblemática del 25 de mayo para celebrar juntos el Día de África.

También quiero dar las gracias a todos los que han contribuido a la organización de este evento, particularmente a Casa África de la que debo destacar el trabajo incansable y su devoción ejemplar para dar a conocer el continente africano en todas sus dimensiones: política, cultural y de civilización al público español.

El Director General, D. Ricardo Martínez, el Secretario General, D. Luis Padilla y todo el personal de Casa África se merecen nuestra consideración y felicitaciones y quiero reconocer aquí su profesionalismo, su eficacia y su humildad.

 Señoras y Señores,

 La Organización para la Unidad Africana, que desde hace algunos años es la Unión Africana, nació el 25 de mayo de 1963 en Addis Abeba al término de una serie de reuniones de los padres fundadores, esto es, el Grupo de Jefes de Estado y de Gobierno de la época que acordaron poner en marcha ese día la primera agrupación política del África independiente.

En sus orígenes, la Organización Africana se fijó dos objetivos fundamentales:

·           En primer lugar, se trataba de rematar la descolonización del continente africano y de acompañar eficazmente el movimiento de descolonización en el mundo, ya que varios países africanos estaban aún bajo dominación colonial.

 

·             En segundo lugar se trataba de reforzar la independencia aún incipiente de la mayoría de los países del continente y de encaminar a los pueblos africanos en la vía del establecimiento de las estructuras del Estado. Se trataba en suma, a través de la construcción del Estado moderno y de la edificación de sus bases, de reconstruirlo todo. Es decir la importancia de este reto para un continente recién llegado a la vida internacional.

Evidentemente, la etapa de edificación de los Estados africanos nuevos, asentados sobre estructuras políticas y económicas modernas entre 1963 y los años 1990 no ha sido fácil. Ha estado sembrada de trampas y de obstáculos, ya que durante ese periodo África fue el continente que sumó más conflictos regionales, la mayor tasa de analfabetismo y de enfermedades endémicas, etc.

Más allá de este panorama sombrío, hay que apuntar también que los esfuerzos colosales realizados en todos los sectores han culminado en importantes éxitos en beneficio de las poblaciones, tanto respecto a la escolarización, al empleo como a  los servicios básicos.

             A partir de los años 2000 y de la aceleración del movimiento de la mundialización, él mismo resultante del proceso de globalización de los intercambios, el continente africano experimentó un nuevo impulso en materia de progresos político y económico.

            África se dotó en el 2000 de las instituciones de la Unión Africana, es decir una organización que sienta las bases de una integración política y económica progresiva entre las grandes regiones del continente africano.

 El NEPAD o Nuevo Partenariado para el Desarrollo de África fue creado en 2001 como plan integrado de rehabilitación política y económica del continente  y pronto recibió el apoyo del G8, de Naciones Unidas y de las instituciones financieras y económicas internacionales.

             Los esfuerzos realizados por los países africanos tanto en el marco del NEPAD como a nivel nacional de cada Estado para iniciar las reformas económicas estructurales necesarias han dado excelentes resultados. De este modo, desde 2005 la tasa de crecimiento medio de las economías africanas es de alrededor de 5%, cuando por otro lado la tasa de integración de África a la economía mundial ha alcanzado unas proporciones interesantes.

             Naturalmente, estos resultados por positivos que sean, no pueden ocultar todo el camino que le queda por recorrer a África en el ámbito del desarrollo económico y social. Tampoco esconden los esfuerzos que se deben de realizar para garantizar la paz, la estabilidad, la democracia, la transparencia democrática y el buen gobierno.

             Estos son los objetivos esenciales a los que los países del continente se están aplicando a pesar de las dificultades de la vida internacional como la crisis económica mundial así como el fenómeno de repliegue del multilateralismo que afecta al mundo.

            En esta empresa, de mucha envergadura, de reconstrucción y de rehabilitación política y económica del continente, los africanos cuentan ante todo con sus propias capacidades para realizar los cambios y las evoluciones deseadas. Apuestan también por la contribución de la comunidad internacional y la de los grandes socios tradicionales de África, la Unión Europea, los Estados Unidos, los países asiáticos así como los países emergentes.

            En esta red de cooperación y de solidaridad internacional entre África y el Mundo, España desempeña un papel cada día más importante como socio activo del continente africano, y de manera notable desde el 2006, año del lanzamiento del Primer Plan África.

            Todos habrán notado que desde el lanzamiento del Primer Plan África, seguido del segundo en 2009, España se ha implicado generosamente en una doble acción: política y económica hacia África, destinada primero a aumentar la presencia española en el continente con la apertura de una decena de nuevas representaciones diplomáticas en África subsahariana, después llevando su ayuda económica y financiera bilateral y multilateral a África a unos niveles considerables.

            Este compromiso político y económico es el resultado de un enfoque político coherente y renovado que consiste en superar los viejos esquemas reductores y estereotipos que asocian África con la inmigración ilegal y  a proyectar las relaciones con el continente en el marco de una cooperación paritaria y mutuamente beneficiosa.

            Creo poder decir desde este punto de vista que las relaciones entre África y España han experimentado durante estos últimos años unos importantes avances de los que debemos alegrarnos y  por los que debemos felicitar al Gobierno español por su apertura y su posición extremadamente positivas. Es la oportunidad también para mí, en nombre de los Embajadores africanos acreditados en Madrid, de rendir un homenaje a la sociedad española en su conjunto, al movimiento asociativo español y a los partidos políticos de este país por su interés y solidaridad con el continente africano.

             En este momento en el que un viento de revueltas y protestas sopla en un gran número de países, africanos y árabes, un viento de revuelta que parece haber llegado hasta Europa, quiero decir algunas palabras sobre este fenómeno, porque afecta a países importantes del Norte de África y no se excluye que pueda extenderse al África subsahariana y más allá.

             Es importante subrayar a este respecto que la aspiración al cambio y a  la mejora del marco político, económico e institucional en África y en el mundo árabe es una aspiración natural, normal y que conviene que sea llevada a cabo de forma organizada por las propias poblaciones afectadas en un marco pacífico y democrático y sin interferencias o intervención extranjera.

             Es importante en este marco que la comunidad internacional acompañe este movimiento de manera positiva y en el respeto del derecho internacional y de la legalidad internacional y sobre todo en el respeto de la elección libre y soberana de los pueblos.

 

Madrid 16 de febrero

 

discurso del Excmo.Sr.D. Mohammed Haneche, Embajador de Argelia en España  con motivo de la Jornada hispano argelina sobre Comercio e Inversiones.

 

Señor Ministro Bedjaoui,

Ilustrísimo Señor Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid,

Queridos amigos,

Señoras y Señores,

 

            Es para mí un honor y un placer particular decir algunas palabras con motivo de la Jornada hispano argelina sobre Comercio e Inversiones.

             Quiero en este marco, y en primer lugar, m’acquiter del grato deber de agradecer muy especialmente a la Universidad Complutense y muy especialmente al Ilustrísimo Señor Decano D. Raúl Canosa Usera y sus colaboradores por haber tomado esta feliz iniciativa de convocar esta jornada sobre Comercio e Inversiones entre Argelia y España.

             Argelia y España son dos países amigos y vecinos de siempre, unidos por los lazos de la Historia y de la vecindad. Son así mismo socios comerciales que se esfuerzan, desde hace una docena de años, en construir unas relaciones fecundas de cooperación económica y comercial. Esta empresa, por ambiciosa y noble que sea, no es menos difícil y ello por numerosas razones objetivas que tienen que ver con la diferencia del nivel de desarrollo entre un país desarrollado y un país en vía de desarrollo; la diferencia de las marcos jurídicos que rigen el comercio y la inversión en cada uno de los países, pero también a las obligaciones respectivas que prevalecen en ambos países.

            Estas son las dificultades objetivas pero también tienen el mérito de poner de manifiesto los esfuerzos realizados por una parte y otra en la promoción de una relación renovada y fecunda entre las economías de los dos países, quedando entendido que Argelia y España pueden y deben, como vecinos, asentar las bases de una relación de cooperación privilegiada.

             Del estado actual de estas relaciones se desprende que son buenas y se desarrollan de manera positiva.

             El objetivo de esta Jornada sobre Comercio e Inversiones es precisamente mostrar, a través de las ponencias y comunicaciones que escucharemos a continuación que si estas relaciones son satisfactorias, disponen todavía de un potencial substancialmente importante de progresión y de desarrollo al que a los empresarios de ambos países corresponde hacer fructificar con el apoyo y el respaldo de los dos Gobiernos.

             En este contexto, quiero agradecer sinceramente a todos los participantes en esta Jornada y particularmente a nuestros amigos españoles y argelinos que han aceptado la invitación para presentar sus comunicaciones. Mi especial agradecimiento al Ministro Bedjaoui, al que se conoce por sus múltiples y prestigiosos cargos gubernamentales e internacionales, pero también por ser Doctor Honoris Causa por la Universidad Complutense de Madrid.

             Agradezco también al Señor Abdelkarim Mansouri, Director General de la Agencia Nacional de Desarrollo de las Inversiones que ha viajado desde Argel especialmente para este encuentro, y a la Señora Carla Cohí Anchía, Subdirectora General adjunta de Política Comercial con Países Mediterráneos, África y Oriente Medio del Ministerio español de Industria.

            Mis agradecimientos así mismo al Profesor José Carlos Fernández Rozas, Director del Departamento de Derecho Internacional en la Universidad Complutense de Madrid, al Señor Javier Saénz  Cosculluela, Presidente de la Asociación Nacional de Empresas Constructoras de Obra Pública y al Señor José Félix González Noriega por los esfuerzos realizados en la organización de esta Jornada.

 

Madrid 03 noviembre 2010

 

Palabras del Embajador Mohammed Haneche en la entrega del Master de Oro por el Forum de Alta Dirección.

 

Estimado Don Carlos Escudero de Burón,

Señores Miembros de la Junta Directiva,

Honorables invitados,

Señoras y Señores,

 

Me siento muy honrado de que su prestigiosa institución haya tomado el acuerdo de conceder al Embajador de Argelia en Madrid el Master de Oro.

En esta ocasión quiero expresarles mi profunda gratitud y mi sincero agradecimiento por esta muestra de amistad y de consideración que me va derecho al corazón.

Más allá de mi modesta persona, esta distinción representa por si sola un reconocimiento de la importancia que la relación global entre Argelia y España ha tomado en estos últimos diez años.

 Impulsadas por Su Majestad el Rey Don Juan Carlos y Su Excelencia el Presidente Abdelaziz Bouteflika, estas relaciones experimentan en efecto un auge importante y un incremento notable en el transcurso de estos últimos años.

 Las relaciones económicas y comerciales entre ambos países son desde ese punto de vista substanciosas pero creo deber destacar el diálogo político de calidad que existe entre los dos países a todos los niveles y que constituye una garantía importante de la consolidación de estas relaciones hacia la materialización de un verdadero partenariado estratégico.

Este es el testimonio que modestamente puedo aportar a estas relaciones tras una estancia de casi cinco años en España.

 Señoras y Señores,

 El Master de Oro es una valiosa distinción dedicada a la promoción del diálogo, de la interculturalidad, de la paz y del acercamiento entre los pueblos.

 Este galardón consta de deberes cardinales pero también de obligaciones esenciales que su beneficiario debe cumplir. Puedo asegurarle por mi parte que seguiré, más que antes, con mi compromiso en firme por el acercamiento entre nuestros dos países sobre la base de los principios que son los del Forum de Alta Dirección.

 

Permítanme una vez más reiterarles la expresión de mi gratitud por esta distinción y decirles lo honrado que tanto yo como mi país nos sentimos esta tarde.

 

Muchas gracias.

 

Murcia, 15 de septiembre de 2010

Discurso del Señor Embajador de Argelia ante los empresarios de la Región de Murcia

 

Señoras y señores:

Estimados empresarios y representantes del sector económico murciano:

 

Quisiera agradecer en primer lugar a las autoridades locales de la región de Murcia por la hospitalidad con la cual nos han recibido y agradezco en particular a los responsables del Instituto de Fomento y a todas aquellas personas que han participado en la organización de este encuentro.

 

Es un verdadero placer para mí estar hoy con ustedes para presentarles las perspectivas y oportunidades de cooperación económica, de inversión y de negocios que les ofrece mi país.

 

Estas perspectivas y oportunidades se presentan hoy en día como una base sólida que nos permite iniciar un prometedor proceso de cooperación económica y comercial entre mi país y su región con la ambición de promover un verdadero partenariado entre los empresarios de ambas partes.

 

Personalmente, vengo a Murcia convencido de que es una región que dispone de un importante potencial de cooperación con Argelia, y de que los empresarios murcianos que han podido levantar durante las dos últimas décadas el reto del desarrollo y del crecimiento económico, pueden ser hoy el principal actor para el fomento de los flujos comerciales y de inversión con mi país a través de la exploración de todas las posibilidades que les permiten promover su presencia en el mercado argelino, un mercado de los más atractivos del continente africano y que suscita hoy en día  el interés de las empresas españolas que aun no se atreven a explorarlo.

 

En el mes de abril pasado, se organizo a través del Instituto de Fomento de esta región una misión comercial a Argel encabezada por el Consejero de Universidades, Empresa y Investigación de la región de Murcia y en la que participaron los representantes de organismos económicos y empresarios murcianos que mostraron un gran interés por desarrollar las relaciones de negocios con Argelia en algunos sectores como la construcción. 

 

Durante su estancia en Argel, la delegación murciana fue recibida por las autoridades argelinas en muestra de compromiso y voluntad de explorar las vías de promoción de la cooperación económica entre ambas partes, y pienso que nuestro encuentro de hoy, aquí en Murcia, se enmarca plenamente en esta dirección.

 

Nuestro objetivo es justamente incrementar el interés que ustedes pueden tener por el mercado argelino e identificar los sectores que pueden ser la base del lanzamiento de una cooperación mutuamente beneficiosa, es decir una cooperación que pueda ofrecer a mi país la transferencia del saber hacer y de la tecnología y que les garantice al mismo tiempo unos negocios rentables aprovechando el gran potencial de nuestro mercado.

 

 

Señoras y Señores:

 

Este potencial económico de un mercado con oportunidades, recursos y ventajas comparativas, y de un país emergente que ha reanudado desde hace más de una década con la dinámica del desarrollo económico y social, es mi argumento más fuerte para animarles a mirar hacia Argelia, sobre todo en estos tiempos de crisis económica que exigen a las empresas españolas, más que nunca, fomentar sus negocios en el exterior.

En este contexto, y antes de presentarle las principales ramas de negocios que pueden ser de interés para ustedes, permítanme que haga un breve recordatorio sobre lo que es la economía argelina hoy y sobre las múltiples oportunidades de inversión y de negocios que ofrece.

Argelia se ha lanzado desde hace más de 20 años en una vía ambiciosa de reformas políticas y económicas que han permitido, a lo largo de las dos últimas décadas, la creación de un clima muy favorable al desarrollo y a la instauración de una economía de mercado basada en unas normas y unos estándares jurídicos modernos.

Tras la recuperación de su estabilidad y su seguridad a principios de la década pasada, el país vive hoy al ritmo de los grandes esfuerzos para alcanzar ambiciosos objetivos de crecimiento económico y de desarrollo social.

A nivel económico, estos esfuerzos se han traducido por la puesta en marcha de profundas reformas económicas e institucionales, reformas motivadas por una clara voluntad de modernizar los distintos instrumentos de gestión, regulación y promoción de la economía y su integración progresiva en la economía mundial.

Dichas reformas han permitido el restablecimiento de los equilibrios macroeconómicos, el saneamiento y la liberalización de la economía nacional, la estabilización de las tasas de inflación en una media del 3%, la reducción de la tasa de paro de 29% en 1999 a menos de 12% estos últimos años, la realización de una tasa de crecimiento media que aproxima el 5% para los últimos ocho años.

En el ámbito financiero, además del pago por reembolso anticipado de la casi totalidad de la deuda externa del país, que era de 33 mil millones de dólares en 1999, las reservas de cambio han alcanzado más de 150 mil millones de dólares a finales de 2009 y los importantes recursos financieros procedentes de las exportaciones de hidrocarburos permitieron lanzar, desde el año 2000, importantes planes de inversión pública y la realización de ambiciosos proyectos de desarrollo en todos los sectores que convirtieron el país en la principal obra de la cuenca mediterránea.

Estos proyectos están llevados a cabo mediante distintos programas de reactivación y apoyo al crecimiento. En ellos se da la prioridad al desarrollo de las infraestructuras, a la mejora de las condiciones de vida de la población, al desarrollo de la agricultura y del mundo rural, a la reactivación de la industria y del turismo así como a la generalización de las tecnologías de la información y de la comunicación y a la modernización de la administración pública. 

En este contexto muy favorable se ha creado un clima atractivo para los capitales y las empresas extranjeras que buscan mercados exteriores. Y este es el caso de la empresas españolas que estaban casi ausentes del mercado argelino a principios de los años noventa y que están muy presentes ahora en el país en muchos sectores como las infraestructuras, la construcción, la energía, el agua y el medio ambiente, el ferrocarril y otros campos. Por eso, pienso que es el mejor momento para las empresas de Murcia para desarrollar sus planes de negocios en Argelia y aprovechar una panoplia de oportunidades y posibilidades de inversión.

Tratándose de estas oportunidades, ellas se dividen principalmente en dos categorías:

-          Las oportunidades derivadas de la puesta en marcha de los grandes planes públicos de desarrollo;

-          Las oportunidades de inversión privada directa en muchos sectores económicos productivos.

Como lo he mencionado antes, los planes de inversión pública que las autoridades de mi país han puesto en marcha constituyen hoy en día una herramienta importante para impulsar la dinámica de crecimiento y de expansión en Argelia a través de la realización de grandes infraestructuras económicas y sociales.

En este marco, muchas licitaciones públicas son abiertas a la participación de empresas extranjeras y sus empresas pueden presentarse a estos concursos regidos por una ley transparente y que garantiza la libre competencia.

Para que ustedes tengan una idea sobre las oportunidades que se pueden ofrecer en este marco, les voy a presentar brevemente los grandes ejes del nuevo plan de desarrollo aprobado el pasado mes de mayo por el Gobierno de mi país para el periodo 2010- 2014:

Dotado con un presupuesto de 286 mil millones de dólares (232 mil millones de euros), este programa que aspira a mejorar las infraestructuras sociales y económicas del país y la modernización de la economía nacional a través del apoyo al aparato productivo, prevé principalmente:

§          En el marco del desarrollo social: la realización de 2 millones de viviendas sociales; 5.000 centros educativos; 600.000 plazas pedagógicas universitarias; 300 centros de Formación Profesional; 5.000 infraestructuras para la juventud y los deportes (a saber 80 estadios, 160 salas polideportivas, 400 piscinas…).

§          En las Infraestructuras económicas: la modernización de la red de carreteras y de las infraestructuras portuarias y aeroportuarias (42 mil millones de dólares), la realización de 35 pantanos, la modernización del transporte ferroviario y urbano (37,8 mil millones de dólares).

§          6,7 mil millones de dólares se destinarán al ordenamiento territorial y al medio ambiente.

§          24,3 mil millones de dólares se destinarán a la modernización de las administraciones locales y del sector de la Justicia y de las administraciones de regulación fiscal, municipales y del trabajo.

§          20 mil millones de dólares al apoyo al desarrollo de los sectores productivos de la economía nacional (agricultura, industria, Pymes)

La realización de estos grandes proyectos beneficiaría sin lugar a dudas a empresas españolas, y particularmente murcianas, que invito una vez más a explorar todas estas posibilidades en una perspectiva que preferimos que sea de inversión y de partenariado basada en una visión a largo plazo.

En mi juicio, la mejor manera para participar en estos proyectos es la asociación en Jointe-ventures con empresas argelinas teniendo en cuenta la aportación que puede ofrecer el socio local en materia de adaptación al entorno económico y jurídico, y en muchos casos incluso en materia de financiación y de capacidades de realización. Esta forma para entrar en el mercado argelino responde a la necesidad de asociar el saber hacer de  sus empresas a la adaptación y las capacidades del socio local.

Por lo que de inversión directa se trata, quiero subrayar aquí la importancia de la demanda interna en servicios, equipamientos industriales, productos alimenticios, productos acabados, fármacos y todo tipo de productos industriales. Basta recordar en este contexto que importamos más de 40 mil millones de dólares anualmente, y España es nuestro sexto proveedor. Así que cualquier creación de actividades de producción de bienes y de servicios en Argelia se presenta como una inversión de rentabilidad alta y asegurada por dos razones:

-    Los costes muy bajos de los factores de producción y la perspectiva de un mercado  con demanda interna muy importante y con un alto ritmo de crecimiento;

-    La perspectiva de exportación en zonas de libre comercio con Europa, Oriente Medio y África.

Nuestra política de promoción de las inversiones extranjeras da muchas ventajas fiscales y facilitaciones administrativas, pero al mismo tiempo exige un verdadero compromiso del capital extranjero y fija las condiciones que garantizan la estabilidad de las iniciativas empresariales a través, en particular, de la necesidad de la contribución de socios locales para fomentar cualquier proyecto de inversión directa.

 

Según lo que he observado del perfil del tejido empresarial de Murcia, pienso que son muchos los sectores en los cuales ustedes pueden ser competitivos invirtiendo en Argelia. Pienso particularmente en el sector industrial y de la construcción, en la agricultura y en el sector agroalimentario.

 

Los avances en tecnologías e industrias de la construcción que ha tenido su región pueden ser una rama importante de inversión directa en Argelia teniendo en cuenta las enormes necesidades que tiene el país en materiales y maquinarias de construcción.

 

La agricultura, por su parte, constituye un sector vital para el país y daremos una prioridad a las inversiones en este sector. Las perspectivas en este ámbito auguran un futuro prometedor y el mercado agrícola argelino constituiría un gran mercado local y de proximidad de los mercados exteriores (mediterráneo y africano).

El sector se beneficia ahora de importantes reformas y subvenciones directas e indirectas del Gobierno y se necesitan grandes inversiones y verdaderas iniciativas empresariales que pueden cambiar el modelo actual sobre todo en los campos de producción de cereales, productos lácteos, carnes rojas y blancas, hortalizas y fruta.

Debido a las similitudes climáticas entre Murcia y un gran parte del norte de Argelia, pienso que existen muchas posibilidades de cooperación en el ámbito de la agricultura, sobre todo si tenemos en cuenta el nivel de los avances en tecnología agrícola y del saber hacer de sus empresas. En este contexto, les puedo confirmar que tenemos una importante demanda en materia de tecnologías aplicadas al sector, que va aumentando con la puesta en marcha de los próximos planes de promoción del mismo sector.

En este marco, hemos convenido con los responsables del Instituto de Fomento de Murcia organizar, antes de finales de este año, una misión sectorial a Argel con la participación de los empresarios murcianos del sector agrícola y de ganadería para examinar las vías de cooperación y de inversión que les ofrece el mercado argelino.

Señoras y señores:

Existen muchas posibilidades para fomentar los lazos comerciales entre Murcia y Argelia, pero hay más posibilidades de fomentar la presencia de la empresa murciana en mi país, y quisiera subrayar una vez más, al final de mi intervención, que en este marco, el Gobierno de argelino favorece y fomenta enormemente las inversiones productivas. Tenemos para ello una visión muy clara basada en el principio del beneficio mutuo.

 

En este sentido, valoramos la intervención de las inversiones y empresas basada en el principio del “Win-win” que asegura un partenariado equilibrado. Es decir que ofrecemos a los hombres de negocios e inversores extranjeros:

 

-          Primero, un mercado con un gran potencial económico, tanto en lo que se refiere a la demanda interna como a su potencial exportador que se debe a una situación geográfica estratégica favorable para explorar los mercados del Magreb, de África, y de Europa;

 

-          Segundo, unos recursos naturales y humanos a costes muy competitivos e importantes recursos de financiación local;

 

-          Tercero, un entorno económico favorable para los negocios;

 

-          Y cuarto, un dispositivo de incitación y acompañamiento con las ventajas fiscales y medidas incitativas muy interesantes.     

 

Y en contraparte, esperamos de los inversionistas extranjeros:

 

-          unos proyectos de inversión coherentes con nuestras necesidades y con las políticas y estrategias sectoriales o territoriales de desarrollo;

 

-          una transferencia real de la tecnología y del saber hacer en beneficio de las empresas locales a través de una asociación concreta con empresarios argelinos ;

 

-          un modelo de negocios que contribuye a la reducción de nuestras importaciones, a la integración de nuestra economía en su conjunto regional y al aumento de la competitividad de nuestras empresas.

 Por último, les reitero mi disposición personal y la de todos los servicios de la Embajada de Argelia en Madrid para ayudarles y acompañarles en todo lo que necesiten para fomentar su presencia empresarial en mi país.

 Muchas gracias por su atención.

Lunes, 26 de abril de 2010

 

Conferencia del Excmo.Sr. Mohammed Haneche, Embajador de Argelia en España en el Colegio Mayor Universitario de Miraflores de Zaragoza

 

Señor Presidente de la Junta de Gobierno,

Señoras y Señores,

 

            Quiero empezar diciéndoles que es para mi un enorme placer encontrarme hoy en esta simpática ciudad de Zaragoza y de poder gozar de su maravillosa hospitalidad. Por lo tanto, mi agradecimiento más caluroso va dirigido a los responsables del Colegio Mayor de Zaragoza, al Señor José Joaquín Sancho Dronda y a sus colaboradores.

 

            Deseo asimismo expresar mi gratitud al Excelentísimo Alcalde de Zaragoza, D. Juan Alberto Belloch, al que he tenido ocasión de conocer, así como a un gran número de sus colaboradores que me han manifestado todos su amistad y amabilidad.

 

            Como saben, el tema de mi conferencia se titula: “Argelia, su papel estratégico en el Norte de África”. De entrada, debo decirles que hemos elegido juntos un tema para hablar de mi país, dar a conocer este país vecino de España, bajo todos los aspectos: político, económico, cultural, en su relación con España y con Europa, y en una palabra, contemplar juntos Argelia como un país vecino y socio estratégico de España y de Europa, que se encuentra a menos de 300 kilómetros del territorio español.

 

            Es precisamente porque Argelia y España son dos países vecinos que sus relaciones se remontan muy atrás en la Historia. Contrariamente a una idea extendida, nuestros dos países están unidos por unos lazos históricos con todo lo que ello conlleva de acontecimientos y hechos, invasión, guerra, pero también paz y buena convivencia.

 

            Estamos unidos por la conquista de Andalucía, que partió del Magreb con las tribus beréberes islamizadas, por la Reconquista y la afluencia en el Magreb y en Argelia de los Moriscos, la ocupación española del Oeste de Argelia durante cerca de tres siglos, es decir tantos acontecimientos que aún en la actualidad son objeto de estudios históricos en las Universidades. Recuerdo, en este contexto, que asistí hace cerca de un año en la Universidad de Alcalá de Henares a un excelente Seminario sobre la conmemoración del 500 Aniversario de la invasión de Orán por los ejércitos españoles y confieso con toda modestia que aprendí mucho sobre esa época de nuestra historia común.

 

            Insisto en hacer estas observaciones introductivas para señalar que en realidad Argelia y España, que se han conocido y han tenido relaciones a lo largo de la historia, disponen de todo hoy para conocerse más, desarrollar la buena vecindad y aportar, en un mundo perturbado por las crisis políticas, económicos y de identidad, una justa contribución a la promoción de los ideales de paz, de estabilidad y de coexistencia entre los pueblos.

 

            En esta óptica, he vertebrado mi conferencia en dos aspectos:

 

-          En primer lugar, Argelia como un socio estratégico en el Norte de África.

-          En segundo lugar, un enfoque de las relaciones argelino-españolas, su presente y su futuro. Cómo Argelia y España desean fomentar esta relación y el contenido que quieren darle.

 

1.      Argelia: un socio estratégico en el Norte de África.

 

Desde su acceso a la Independencia en 1962 al término de una guerra de liberación devastadora que ha dejado secuelas muy grandes, las autoridades argelinas se han esforzado en reconstruir la sociedad argelina en su conjunto, en crear estructuras políticas, administrativas y económicas, a sentar las bases de un Estado argelino independiente, y en el ámbito internacional, a establecer relaciones con la comunidad internacional.

 

Se trataba de una obra gigantesca en la medida en que todo estaba por hacer y donde el Estado naciente debía poner en marcha unos programas de desarrollo y de adaptación del conjunto de la sociedad contando en primer lugar con sus propios medios y las capacidades intrínsecas de su pueblo.

 

La tarea era aún más ardua y complicada por que el mundo vivía el periodo de la guerra fría, una época siniestra de enfrentamiento político e ideológico entre el mundo liberal y el mundo comunista, lo que limitaba considerablemente el diálogo y la cooperación internacional.

 

Esto explica en gran parte porqué Argelia siempre ha llevado a cabo, desde su independencia, una política de no-alineamiento activo destinado a promover las preocupaciones y los intereses de países del Tercer Mundo, es decir en general los que, en los años 60, querían marcar su independencia respecto a las luchas entre el Este y el Oeste y que tenían otras preocupaciones, es decir, trabajar para el acceso a un mundo equitativo y de un orden internacional más democrático, permitiendo a los países más pequeños expresarse y crecer, lejos de las presiones aplastantes de las nuevas potencias mundiales (USA, URSS…).

 

Quisiera compartir aquí con Ustedes algunas consideraciones sobre el papel que Argelia ha desempeñado en los años 70 en materia de afirmación y de promoción de los intereses de los países del Tercer Mundo. Esto me parece fundamental para explicar y comprender el papel estratégico de mi país en su más inmediato entorno, pero también en el mundo.

 

En este marco, Argelia ha tenido que abogar, desde los primeros años de su independencia, por la consolidación del movimiento de los países non-alineados como medio eficaz para que los países del Tercer Mundo pudiesen ser escuchados en la escena internacional, participar en los procesos de toma de decisión en las relaciones internacionales y conseguir progresivamente que el Este y el Oeste se comprometieran en una actitud de diálogo y de paz dirigida a favorecer un mundo multipolar.

 

Esta acción estaba duplicada en el ámbito económico por un enfoque para salir progresivamente del marco obsoleto de las relaciones internacionales que prevalecían en esa época y que reducían los países del tercer mundo a unos simples proveedores de Occidente en materias primas y minerales sin posibilidad de acceder a la tecnología que es una de las claves del desarrollo económico y social.

 

Creo poder decir aquí que este papel de miembro influyente en los países del Tercer Mundo, Argelia lo ha desarrollado con muchos países en desarrollo, convencida que se trataba de una etapa necesaria para afirmar y culminar la independencia nacional conseguida en 1962.

 

De hecho, esta política de independencia y de non-alineamiento se encuentra claramente en todas las etapas del desarrollo de Argelia y se remonta incluso, por muchos aspectos, al periodo de antes de la guerra de independencia.

 

Hoy en día, y casi 50 años después de haber recobrado su independencia, es decir un periodo relativamente corto en la historia de los pueblos, Argelia se muestra como un socio esencial en el Mediterráneo, en África y en el Mundo Árabe, gracias a una situación geográfica particular entre África y Europa que le otorga tres vocaciones importantes:

 

-          Una vocación árabe, por que el país está situado en el corazón del Magreb y constituye por tanto una prolongación elemental del Machrek. Esto explica también que Argelia se sienta solidaria con las causas árabes, y en particular con la palestina y que desempeñe un papel fundamental en todo que se refiere al futuro solidario de la Nación Árabe.

 

-          Una vocación africana, desde el momento en que Argelia está ubicada en el Norte de África y como país de ese continente tiene intereses comunes con el resto de países africanos, en término de promoción de la estabilidad política, de la cooperación y de los valores compartidos con los pueblos africanos. Quiero matizar aquí que en el seno de la Unión Africana, cuya sede está en Addis Abeba, Argelia tiene un lugar y un papel relevante debido a su compromiso solidario con los pueblos africanos. Este compromiso solidario se traduce sobre el terreno por una ayuda y una asistencia económica tradicional que Argelia concede a los países subsaharianos para permitirles hacer frente a sus bienes económicos y sociales.

 

-          Una vocación mediterránea, que tiene su explicación en el hecho que Argelia es un país ribereño del Mediterráneo, unido por numerosos intercambios políticos, culturales y humanos con los países vecinos pero también por la voluntad de hacer del Mar Mediterráneo un área de acercamiento y de convergencia y un potente instrumento de cooperación entre los pueblos de la región. Como bien saben, el Mediterráneo ha sido siempre un encrucijada de intercambios entre los países de la región y es por tanto muy natural que hoy se trabaje para hacer de este espacio marítimo un lugar de encuentros entre los pueblos  y de desarrollo, sobre todo en esta época en que el ideal euro-mediterráneo empieza a materializarse con proyectos políticos, particularmente mediante la cooperación de los países del Diálogo 5+5 ó también el proceso de la Unión para el Mediterráneo.

 

Acabo de hablar de tres vocaciones esenciales de Argelia derivadas de su geografía, y quedaría incompleto si no añadiera la vocación internacional del país, es decir su orientación sistemática por la promoción de la paz, del diálogo y de la cooperación en el mundo, de acuerdo con los objetivos de la Carta de Naciones Unidas. He aquí un compromiso internacional que recoge la Constitución del Estado argelino y que constituye al mismo tiempo una preocupación esencial del Estado argelino.

 

Por otra parte, respecto a la edificación de la sociedad argelina en todos sus aspectos desde la independencia, se han hecho esfuerzos loables e importantes en la promoción y la emancipación del individuo, lo que ha dado lugar a un cambio radical de la vieja imagen de Argelia y le ha permitido entrar en la era de la modernidad y del desarrollo.

 

En este contexto, permítanme compartir con Ustedes algunas cifras y estadísticas:

 

-          En 50 años, se han construido más de 50 Universidades en Argelia, y el número de estudiantes asciende hoy a más de 1,2 millones (en 1962 no supera los 1000 estudiantes).

 

-          Desde hace 50 años, una tercera parte del presupuesto anual de Estado  va al sistema educativo y se calcula que el número de escolares roza los 9 millones, es decir cerca de la tercera parte de la población.

 

-          La promoción del empleo de la mujer recibe una atención particular a pesar de todas las cargas sociales. De media, el 50% de los empleos en el sistema educativo y médico están ocupados por mujeres. Incluso la Policía y el Ejército han abierto sus puertas a las mujeres, y por primera vez, en el 2009 una mujer ha sido ascendida a General.

 

-          El movimiento asociativo y la sociedad civil se desarrollan de forma importante. En la actualidad, Argelia cuenta con más de 60.000 ONGs que ejercen en todos los sectores de actividad incluso en materia de promoción y de defensa de los derechos humanos.

 

-          A nivel político, el país vive bajo un régimen de multipartidismo, con la celebración periódica de elecciones a todos los niveles (local, parlamentario y nacional con la elección presidencial). El poder lo ostenta una alianza presidencial formada por tres partidos políticos y abierta a un partido islamista. Deben saber que en el sistema político argelino ha habido una apertura a los partidos islamistas moderados y la única obligación que tienen estos últimos es no utilizar la religión con fines políticos, la religión estando considerada como un elemento común a todos los argelinos.

 

-          A nivel económico, Argelia experimenta desde el año 2002 una tasa de crecimiento que se sitúa entre 4 y 6% con una inflación moderada. Esta tasa de crecimiento sostenida se explica por la puesta en práctica de importantes programas de desarrollo económico y social totalmente financiados por el Estado.

 

Tendré ocasión, en la segunda parte de mi exposición, de elaborar aún más la estrategia económica del Estado argelino, pero debo matizar aquí que durante los tres últimos años, se ha realizado un esfuerzo sin precedentes para garantizar el desarrollo y la modernidad del país.

 

A pesar de todos estos progresos y esfuerzos, cabe señalar que queda mucho por hacer, que las cosas se pueden mejorar y que existen sectores que reclaman mayores esfuerzos y atención. A esta conclusión ha llegado, con lucidez, el Gobierno argelino y en primer lugar el Presidente de la República, por que los objetivos son importantes y los retos numerosos y complicados, que se han vuelto aún más difíciles con la crisis económica internacional y sus efectos directos e indirectos sobre la economía argelina.

 

Desde este punto de vista, podemos decir que el fenómeno de la globalización presente hoy y que se ha extendido desde el principio de este segundo milenio ha acentuado el movimiento de interdependencia entre los países de forma que Argelia, como los demás países africanos, ha sufrido los efectos de la crisis económica mundial. Es cierto que la amplitud de la crisis depende de una región del mundo a otra, de un país a otro, pero está claro que esta crisis requiere un tratamiento global y una solución concertada en la que deben participar todos los países del mundo. Esta es una condición esencial para una recuperación del crecimiento económico mundial y el fin del ciclo de depresión al que nos enfrentamos.

 

Quiero decir ahora unas palabras sobre las relaciones de Argelia con su entorno internacional. País árabe y magrebí, Argelia despliega tradicionalmente sus actividades y sus relaciones en el seno de lo que se llama el conjunto magrebí o Unión del Magreb Árabe para promocionar la integración política y económica de esta región del mundo. En este contexto, y tras la creación de la Unión del Magreb Árabe, se han realizado un gran número de proyectos, si bien siguen siendo insuficientes frente a la amplitud de retos que se plantean a la región.

 

Existen, como saben, retos políticos, problemas económicos y temas de seguridad importantes que se plantean a nuestra región. Si añadimos el tema del Sahara Occidental, que bien conocen nuestros amigos españoles, entenderemos que la situación no es verdaderamente fácil.

 

No obstante, y a pesar de todas las dificultades, Argelia se esfuerza en desempeñar un papel de estabilidad para favorecer unas condiciones propicias a una integración económica y política más impulsada de los países de la región magrebí. En este marco, y en lo relativo al tema del Sahara Occidental, Argelia hace todo lo que está en su mano, en la línea de los esfuerzos llevados a cabo por el Secretario General de Naciones Unidas sobre este dossier, para tratar de llevar o ayudar a los marroquíes y a los saharauis a encontrar juntos una solución duradera que garantice el respeto del derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui, partiendo de la idea que el derecho a la autodeterminación y a decidir de su futuro es sin duda el primero de los derechos del hombre.

 

En las relaciones entre el Magreb y Europa, Argelia tiene también un lugar especial en lo que se conoce como el marco de cooperación de los 5+5 que forman por un lado los cinco países magrebíes (Argelia, Marruecos, Mauritania, Túnez y Libia) y por el otro, los cinco vecinos del Norte de Europa (España, Portugal, Francia, Italia y Malta). Aunque informal, este foro de cooperación es un marco conceptual que viene a alimentar de ideas y de propuestas el otro foro, el de la Unión para el Mediterráneo.

 

En estos dos foros, Argelia aboga concretamente por el desarrollo de un partenariado rico y equilibrado, como acordado en los términos de la Declaración de Barcelona de 1995, es decir un partenariado euro mediterráneo destinado a crear, en el horizonte 2015-2017 una amplia zona de prosperidad compartida, asentada en unos valores comunes, esencialmente los valores de paz, de cooperación, de tolerancia, de buena convivencia, así como la creencia en un futuro común de progreso de los pueblos del Mediterráneo.

 

Conviene señalar aquí que Argelia realiza de media el 65% de sus intercambios económicos y comerciales exteriores con los países de la Unión Europea, y que se trata de un dato estructural que marca los intercambios comerciales de los países desde hace más de 30 años. En realidad, es una orientación estratégica tomada a principios de los años 70 por los poderes públicos argelinos que optaron por Europa en un momento en que la construcción europea estaba en sus inicios.

 

Esa implantación de Argelia en Europa se ha traducido en primer lugar en materia de energía y de gas, en particular por la construcción de gasoductos entre Argelia e Italia en 1982, y Argelia y España en 1995. Otro gasoducto, llamado MEDGAZ que unirá directamente el Oeste de Argelia con Almería será inaugurado oficialmente en Julio de 2010. Tendrá una capacidad de transporte de 8.000 millones de metros cúbicos lo que permitirá a Argelia exportar, el año próximo, más de 20.000 millones de metros cúbicos de gas cada año en el mercado español. Es bien sabido que Argelia es desde hace mucho tiempo el primer proveedor de gas natural a España, con una parte del mercado que se sitúa entre el 35 y el 45%.

 

Esta relación se desarrolla de forma positiva y hasta hoy Argelia siempre ha cumplido sus compromisos contractuales con España, lo que le hace ser un socio fiable y con credibilidad.

 

En un plano más extenso, Argelia se ha vuelto un socio importante en el mercado del gas europeo, ya sea en Italia, en Francia o en otros países consumidores de gas y esta relación con la Unión Europea a tomado hoy un carácter estratégico.

Más allá del sector de los hidrocarburos (petróleo y gas), Argelia se presenta como un mercado en plena expansión que ofrece numerosas oportunidades comerciales y de inversiones con un potencial comercial de 100.000 millones de dólares entre importaciones y exportaciones.

 En la segunda parte de mi exposición, que abordará las relaciones bilaterales entre Argelia y España y la manera en que se construye el partenariado entre los dos países desde estos últimos años, pondré el acento sobre la promoción de los intercambios económicos y comerciales como vector del desarrollo de las relaciones entre los dos países.

 El contexto actual de crisis económica de dimensión internacional afecta

gravemente la actividad de las empresas en todo el mundo y ha demostrado claramente, al menos en el conjunto español, que las empresas internacionalizadas que tienen actividad en el exterior han podido afrentar  mejor que las demás los retos de esta crisis.

Los empresarios españoles saben que una economía situada a la otra orilla del mediterráneo y muy cercana geográficamente de España les ofrece, hoy más que nunca, muy importantes oportunidades de inversión, de partenariado económico  y de negocios.

Pero antes de presentarles este potencial de inversión, permítanme recordarles brevemente la dinámica de expansión que conoce la economía argelina así como el contexto muy favorable que rodea las relaciones económicas entre nuestros dos países y los importantes avances realizados los últimos años en el marco de estas relaciones.

Como ustedes lo saben, el atractivo del mercado argelino, más allá de su potencial geográfico, natural y humano, reside en el boom económico que conoce desde hace casi diez años.

Esta expansión económica es el resultado de las profundas reformas emprendidas por las autoridades argelinas durante los años noventa que han permitido al país recobrar su estabilidad macroeconómica y sus equilibrios financieros internos y externos.

 

Estas reformas han sido apoyadas por los planes y programas ambiciosos puestos en marcha a principios de esta década para el desarrollo económico y social de Argelia como país que aspira con una firme voluntad política a fundar una economía moderna, competitiva e integrada en su conjunto regional y en la economía mundial y con máxima seguridad jurídica.

 

Con una tasa media de crecimiento del PIB de casi un 5% durante los últimos años, Argelia ha registrado la mejor tasa de crecimiento de la región de África del Norte para el período 2002-2008.

 

Los equilibrios financieros recobrados a finales de los años noventa han sido consolidados por una posición exterior muy favorable después del pago de casi la totalidad de la deuda exterior de Argelia y por  el ahorro de una importante reserva de cambio en devisas estimada hoy en día en más de 140.000 millones de dólares que nos pueden garantizar cuatro años de importaciones e inversiones extranjeras.

 

El PIB per cápita ha pasado de 2.631 dólares en el año 2004 a más de 4.000 dólares en el 2008 y la tasa de paro ha bajado considerablemente para situarse en niveles relativamente bajos los dos últimos años.

 

En el plano externo, la voluntad de integrar la economía argelina en su entorno regional y en la economía mundial se ha materializado por la firma en España, en abril de 2002, del Acuerdo de asociación con la Unión Europea que prevé la eliminación total de los derechos y tasas de aduanas, después de doce años a partir de su entrada en vigor. Este acuerdo ha entrado en vigor en septiembre de 2005, y ha permitido hasta este año 2009, una reducción importante en los aranceles aduaneros para los productos de origen europeo. Otro acuerdo acaba de entrar en vigor a nivel regional para la creación de una zona árabe de libre comercio y potenciar la capacidad de integración de nuestra economía en su entorno geográfico.

 

Por otra parte, y después de aplicar las reformas necesarias para armonizar sus normativas económicas, Argelia está en una fase final en el marco de su proceso de acceso a la Organización Mundial de Comercio lo que dará a la economía argelina la última garantía de su inserción en el sistema comercial multilateral.

 

A nivel bilateral con España, quería subrayar que tanto del lado argelino como del lado español, existen las mejores condiciones y la voluntad política de desarrollar un verdadero partenariado económico, diversificado que no se limita a un único sector. Las excelentes relaciones que han existido siempre entre los dos países se han visto impulsadas, a partir del año 2002, por la firma en Madrid, del Tratado de Amistad, de Cooperación y de Buena Vecindad. A este texto le siguió la firma de una serie de convenios que instauraron los instrumentos jurídicos básicos en materia de  cooperación económica así como acuerdos de cooperación en varios sectores económicos y que ofrecen  todas las garantías posibles a los empresarios de los dos países par desarrollar cualquier tipo de negocios.

 

De estos acuerdos que constituyen actualmente un marco jurídico propicio para la internacionalización de las empresas de los dos países, les puedo mencionar particularmente:

-    El acuerdo sobre la promoción y protección reciproca de inversiones;

-    El convenio para evitar la doble imposición en materia de impuestos sobre renta y sobre patrimonio;

-    El convenio relativo a la asistencia judicial en el ámbito civil y mercantil;

-    El Acuerdo de cooperación en materia de transporte aéreo;

-    El acuerdo sobre los transportes por carretera y transito de viajeros y mercancías;

-    Dos  acuerdos para la conversión de la deuda en inversiones;

 

A estos textos, hay que añadir una seria de acciones puestas en marcha por las autoridades de los dos países para diversificar los sectores de cooperación económica.

Gracias a este marco institucional, en unión con los esfuerzos desplegados por los dos gobiernos, se ha podido registrar durante los últimos años una notable progresión del volumen de los intercambios económicos entre los dos países así como una presencia, cada vez más importante, de la empresa española en el mercado argelino.

Por ejemplo, durante el ejercicio 2008, el volumen global de los intercambios comerciales entre nuestros dos países ha superado los 11.000 millones de dólares y España se ha situado en el tercer puesto de los principales clientes de Argelia y en el sexto en la lista de sus principales proveedores.

Este año, y según las estadísticas del primer semestre del 2009, España se ha situado en el cuarto puesto entre los principales proveedores del mercado argelino con un volumen de exportaciones de 1 600 millones de dólares lo que representa 8,19% de las importaciones de Argelia para el mismo periodo y con una tasa interanual de crecimiento de 27,81% en tiempo de crisis. Este ritmo de evolución marca con claridad la importancia del desarrollo de las relaciones económicas y comerciales entre nuestros dos países.

 

A nivel empresarial, sólo para los tres últimos años, la mayoría de los principales grupos y empresas españolas que intervienen en los diferentes sectores de la actividad económica han podido obtener importantes contratos para la realización de diversos proyectos de desarrollo y de infraestructuras en Argelia en el marco de amplios programas de inversiones públicas puestos en marcha por las autoridades de mi país.

 

Muchas son las empresas españolas que se han establecido en Argelia creando filiales o montando proyectos de partenariado con empresas argelinas en los diversos sectores económicos aprovechando sobre todo las oportunidades que les ofrece la dinámica de expansión que conoce nuestra economía.

 

Señoras y Señores:

 

Hablar del potencial económico de Argelia y de su mercado, requiere mucho más tiempo del que me corresponde aquí. Por eso quisiera destacar en esta ocasión los siguientes elementos de relevancia, teniendo en cuenta los sectores de interés para las empresas de esta región de España.

 

Después del Programa de apoyo a la reactivación económica, por un importe de 46.000 millones de dólares para el período 2001-2004, y que ha sido completado por un segundo programa dotado de un presupuesto de más de 55.000 millones de dólares para los años 2005-2009, el gobierno argelino acaba de elaborar un tercer plan de inversión pública de envergadura, dotado de 150 mil millones de dólares destinados a grandes proyectos en todos los sectores.

 

La ejecución de estos grandes planes dará un impulso mas al crecimiento económico del país y beneficiaria sin lugar a dudas a las empresas españolas que las invito una vez más, a explorar todas las posibilidades y oportunidades en una perspectiva que preferimos que sea de inversión basada sobre una visión económica a largo plazo.

 

Tratándose de los sectores que ofrecen más oportunidades, empezaré por el sector de la construcción y las obras públicas que es un campo que ofrece importantes potenciales de negocios e inversiones. En efecto, los programas de envergadura desarrollados por el Gobierno para mejorar las infraestructuras han sido muy benéficos para las empresas extranjeras, y especialmente para las españolas que han obtenido muchos contratos en este campo que seguirá siendo uno de los que generarán oportunidades prometedoras.

 

Este sector ha sido, durante muchos años, uno de los motores de crecimiento en Argelia y ha registrado una tasa de crecimiento sectorial anual del 11%.

 

Además de las infraestructuras, las oportunidades derivadas del  programa ambicioso de la construcción de viviendas son importantes. Este programe plantea la construcción de un millón de viviendas a lo largo de los próximos cinco años.

 

En este marco aprovecho esta ocasión para invitar a los empresarios de su región a participar, junto con empresas argelinas del sector, en las licitaciones internacionales de construcción que sacan los organismos públicos de mi país.

 

Trabajando juntas, las empresas de los dos países pueden, además de ser muy rentables, garantizarnos la modernización del sector que necesita de las nuevas tecnologías y tendencias de la construcción, sobre todo en términos de normas antisísmicas, de  eficiencia energética y aspectos urbanísticos modernos. Estos objetivos son la base de la política del sector en Argelia y las empresas españolas tienen una cierta ventaja comparativa en este contexto.

 

Otro sector que tiene futuro en Argelia es el sector industrial. El mercado argelino es gran demandante de productos manufacturados y bienes y equipamientos industriales y la industria argelina, en pleno desarrollo, necesita una importante transferencia de tecnología.

 

Esta es una de las ramas que el inversor extranjero puede explotar con muy elevados márgenes de rentabilidad debido esencialmente a los costes muy bajos de los factores de producción, a la importancia de la demanda nacional, a las facilidades otorgadas por el Estado argelino en este campo y sobre todo a la próxima entrada en vigor de la zona de libre comercio con Europa.

 

El Gobierno argelino ha iniciado una nueva estrategia para desarrollar este sector lo cual representa otras oportunidades y garantías para el porvenir de las inversiones nacionales y extranjeras que se van a realizar.

 

Por su parte, el sector de la agricultura ofrece, diversas oportunidades. El Programa Nacional de Desarrollo Agrícola llevado a cabo por el Gobierno argelino ha permitido la reactivación del mismo con la modernización de las estructuras productivas, lo que ha permitido a su vez un aumento sensible de la producción. No obstante, los productos alimenticios siguen siendo uno de los elementos principales de nuestras importaciones y la producción no está bien explotada por la carencia de instalaciones industriales agroalimentarias. Es la razón por la que esta rama representa un sector atractivo para los inversores extranjeros, no sólo por motivo de la demanda nacional que es importante, sino también por una perspectiva exportadora hacia los países de la región.

 

El sector de la pesca sigue siendo uno de los campos en que el inversor extranjero dispone de importantes riquezas pesqueras que están sin explotar. La cercanía del mercado europeo, gran consumidor de productos pesqueros, es un factor muy favorable para la inversión en este campo, que, además, ofrece importantes ventajas fiscales y arancelarias. Asimismo, el proceso de desarrollo de la flota de pesca en Argelia es una apertura más que puede aprovechar la industria española de construcción naval.

 

El sector del transporte que cuenta con un amplio programa de modernización también ofrece oportunidades, especialmente el transporte ferroviario para cuya modernización y desarrollo el Gobierno ha destinado un presupuesto de miles de millones de dólares, en el marco de los programas de desarrollo de infraestructuras ferroviarias. Las licitaciones lazadas por las autoridades en este sector abren camino a las empresas extranjeras en materia de realización de líneas ferroviarias, de ingeniería y realización de sistemas tecnológicos relacionados con el sector.

 

El sector de medio ambiente, y especialmente el del agua ocupan un campo que las empresas extranjeras pueden explotar. Argelia es un país semiárido que no tiene suficientes recursos hídricos, motivo por el cual está construyendo el mayor potencial de producción de agua mediante sistemas de desalación del agua del mar y tratamientos de aguas usadas. Esto representa grandes oportunidades para las empresas extranjeras que trabajan en los sectores industriales y de ingeniería afines.

Un nuevo programa de inversión pública en este sector, por un importe de más de 15 mil millones de euros, anunciado recientemente por las autoridades argelinas prevé la construcción de 19 embalses y gran número de desaladoras e instalaciones de tratamiento de agua.

 

Argelia dispone también de un potencial minero de suma importancia y de gran diversidad. La Agencia Nacional del Patrimonio Minero propone anualmente, por medio de licitaciones abiertas a la participación extranjera, una treintena de sitios mineros para la exploración y la explotación, bajo un marco jurídico que garantiza la transparencia de las concesiones y ofrece ventajas fiscales específicas para las inversiones en este sector.

 

Otros sectores como el de los servicios, de las telecomunicaciones y de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación, del sector financiero y el de las energías renovables abren asimismo grandes oportunidades para quienes deseen invertir en Argelia.

 La privatización de las empresas públicas  presenta a su vez grandes ventajas y es considerada como un capítulo prioritario de las reformas que podría realizarse de distintas maneras, partiendo de la privatización total a la apertura parcial del capital. Hasta la fecha, 417 empresas han sido privatizadas, de las cuales 29 lo han sido según fórmulas de compra de participaciones por parte de empresas extranjeras.

Hoy en día, centenares de empresas públicas siguen siendo propuestas a la privatización en todos los sectores y esto puede representar una interesante oportunidad de inversión para sus empresas.

El mejor ejemplo que tenemos para argumentar esto es la operación que está cerrando un grupo de construcción naval de Castellón en el marco de la privatización de una empresa argelina pública que opera en el mismo sector, una experiencia que vamos a conocer de cerca, en el marco de este jornada.

  

Señoras y señores:

 

Al final de mi intervención, quiero volver a recodarles brevemente algunas las ventajas que se ofrecen a la empresas españolas que plantean invertir en Argelia.

 

Me limitaré a subrayar los siguientes puntos:

 

-          Argelia tiene una posición geográfica estratégica. El país tiene una conexión fácil con Europa, África y Medio Oriente.

 

-          Es un país de 34,4 millones de habitantes de los cuales el 60% tiene menos de 30 años; es el segundo país más grande en superficie de África con más de 2,3 millones de Kilómetros cuadrados, casi cinco veces la superficie de España, y con un litoral mediterráneo de 1200 Km. Su riqueza natural y cultural es muy importante y bastante diversa.

 

-          El clima de los negocios en Argelia ha mejorado mucho a lo largo de los últimos años gracias a las grandes reformas económicas llevadas a cabo por el Gobierno argelino. Además, El entorno de la actividad económica en Argelia ofrece una total seguridad jurídica a favor de la iniciativa económica. Se ofrecen todas las garantías jurídicas y económicas para preservar los intereses y derechos de los inversionistas y operadores extranjeros. La clasificación de riesgo país para Argelia ha mejorado de manera significativa pasando de la valoración B+ en 2005 a A4 en la actualidad, según las entidades de ranking.

 

-          La OCDE clasifica el riesgo país para Argelia en la categoría 3, la misma categoría atribuida a los países emergentes como Brasil, la India, Sudáfrica, Rusia o Tailandia.

 

-          El país ofrece también ventajas comparativas muy importantes:

 

o         mano de obra joven, cualificada y poco costosa;

o         Bajo coste de los factores de producción tales como la energía (casi siete veces más barata que en España), el transporte, las telecomunicaciones, las materias primas…

o         Proximidad geográfica de los grandes mercados europeos y de Medio Oriente. El país dispone de grandes puertos mediterráneos y 35 aeropuertos así como una importante red de carreteras que tiende a desarrollarse considerablemente con la realización próxima de la autopista Este-Oeste de 1200 Km.

 -          Tratándose de las ventajas fiscales y de las medidas incitativas que se ofrecen a los inversores, Argelia está dotada, desde que se inició la política de apertura de su economía nacional, de un marco jurídico de promoción y de fomento de las inversiones que prevé un dispositivo de apoyo y de ventajas fiscales, tanto en lo que concierne las fases de realización de las inversiones como en lo que se refiere a la explotación. Las ventajas fiscales y las facilidades ofrecidas por el Código de Inversiones hacen de nuestro país uno de los países más ventajosos para los inversores en toda la cuenca mediterránea.

 

-          En el campo comercial, Argelia ofrece grandes ventajas arancelarias en el marco del Acuerdo de Asociación con la Unión Europea. Se admiten los productos originarios de la UE en condiciones preferentes con una rebaja arancelaria gradual y con la perspectiva de crear una zona de libre comercio con los países europeos.

 Muchas gracias por su invitación y su amable atención.

 

Madrid , 30 de Marzo de 2010

Señor Ministro y Querido Amigo:

 

Usted ha asistido recientemente a la Cumbre Árabe de Trípoli, y ha podido comprobar en esa ocasión la seriedad y la serenidad que han caracterizado los trabajos de nuestros Jefes de Estado a pesar de la situación de bloqueo que prevalece en Oriente Próximo.

 Creo que en la historia contemporánea de Oriente Próximo y de las relaciones árabes-israelíes nunca un Gobierno israelí fue tan negativo y tan intransigente con la paz como el actual Gabinete del Primer Ministro Netanyahu.

 

Dicho Gobierno, dominado por partidos religiosos y ultra conservadores, acaba de preconizar a los Estados Unidos y al mundo que no está dispuesto a hacer la mínima concesión de paz, ni sobre el estatuto de Jerusalén ni sobre la solución de los dos Estados y que lo que le interesa es ganar tiempo para imponer una situación de hecho que haga imposible la creación de un Estado palestino.

 

En este contexto, Usted sabe que la Cumbre Árabe ha acordado que no se retomen las negociaciones de paz mientras no se ponga fin a la política de colonización de las tierras palestinas.

 

Nos parece ésta una actitud de responsabilidad adoptada por la Cumbre, porque no se puede negociar la paz con un partenaire que no está convencido de la necesidad de llegar a la paz y de hacer las concesiones necesarias.

 

Hace aproximadamente 20 años que se inició el proceso de Madrid, 17 años de la firma del acuerdo de Oslo, y los palestinos ven como se aleja cada día la perspectiva de la creación del Estado palestino. No olvido tampoco mencionar el tema sirio en el que Israel no quiere moverse.

 

Ante esta situación dramática de bloqueo, nos gustaría que España, que asume actualmente la Presidencia de la Unión Europea, pueda, como siempre lo ha hecho, aunar mayores esfuerzos con sus socios europeos y los Estados Unidos para ayudar a desbloquear la situación.

 

En este sentido, nuestro deseo es que España mande un mensaje claro e inequívoco al Estado de Israel y a la comunidad internacional sobre la voluntad de la Unión Europea de superar este bloqueo.

 

Señor Ministro, me refiero aquí concretamente a su contribución personal y a la carta que ha co-firmado hace unas semanas junto con su homólogo Bernard Kouchner (publicada también en El País) respecto al reconocimiento por la Comunidad Internacional  del Estado palestino.

 

Creo que se dan aquí las bases y los ingredientes para una acción política y diplomática de envergadura que la Unión Europea podría llevar a cabo para conseguir que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidos reconociera el Estado palestino.

 

Me parece que en la actualidad esta acción es necesaria para preservar los derechos que tiene el pueblo palestino de crear su Estado nacional. Las circunstancias me parecen favorables ya que por primera vez los Estados Unidos y, más allá, la comunidad internacional, apoyan este principio.

 

 

 

Reunión del Grupo de Embajadores árabes con el Sr. Ministro de Asuntos Exteriores de España

Palabras del Sr. Embajador de Argelia, D. Mohammed Haneche

 

 

 

 

Intervención del Excmo.Sr.D.Mohammed Haneche, Embajador de Argelia en

España en la IIª Jornadas de las Universidades Públicas Madrileñas sobre el

Sahara Occidental (Madrid, 27-30 de mayo de 2008)

 

Señoras y Señores:

Quiero ante todo expresar mi más sincero agradecimiento al Gobierno de la Comunidad de Madrid y a las Universidades Públicas Madrileñas por esta feliz iniciativa de organizar las Segundas Jornadas de las Universidades Madrileñas sobre el Sahara Occidental.

 

 

 

Conferencia del Excmo.Sr.Embajador de Argelia en la Jornada internacional

del Excmo.Sr.Embajador de Argelia en la Jornada internacional

sobre Europa y Mediterráneo: Política Migratoria, Seguridad y Defensa,

organiza por la Universidad de Zaragoza el 5 de mayo de 2008

 

“Algunas consideraciones sobre el proceso de Barcelona Un punto de vista desde el Sur”

En primer lugar quiero agradecer a la Universidad de Zaragoza por su amable invitación a participar en este Seminario sobre las relaciones entre Europa y el Mediterráneo, y con mayor precisión sobre el estado y el porvenir del Proceso de Barcelona en relación con la iniciativa francesa de Unión para el Mediterráneo.

 

 

Conferencia del Excmo.Sr.Embajador de Argelia en el Seminario : “El

Dialogo OTAN-MEDITERRANEO”, organizado por la Asociación Atlántica

Española el 6 de mayo de 2008

 

“Comentarios sobre la cooperación frente al terrorismo en el marco del diálogo

 mediterráneo de la OTAN”

Quiero en primer lugar expresar mi más sincera felicitación y mi elogiosa consideración a la Asociación Atlántica Española, a su Presidente, D. Julián García Vargas, así como a los responsables de la Asociación que han tenido la feliz idea de organizar este seminario.