El idioma árabe ha dejado huellas imborrables en el vocabulario español. La influencia del árabe ha sido importante durante toda la Edad Media. España era el centro de luz para toda Europa que atraía a sabios llegados de los países de la Europa del Norte. Por otra parte, la ciudad de Toledo albergaba una Escuela de Traducción muy célebre.

Sin embargo, la influencia de esta lengua se redujo poco a poco y a medida que la dominación del imperio arabo-musulmán moría y que los territorios estaban siendo reconquistados de nuevo por los españoles.

Dicho esto, el castellano consta al día de hoy de un importante léxico de palabras de origen árabe que se acercan a los 15.000 vocablos.

 

La música andaluza, música clásica argelina por excelencia, tiene su origen, según los historiadores, en Andalucía dónde el célebre cantante árabe Ziryab impone a la música de la época unas innovaciones creando así este nuevo género que lleva hasta la fecha el nombre de esta lejana provincia arabo-musulmana.

En efecto, los musicólogos indican que esta música constituye un mestizaje entre la música árabe oriental, la música beréber magrebí y la música que corría en la península ibérica en aquel entonces.

Durante esta época, este arte fue calificado de música de mudejares en referencia a los musulmanes que se quedaron en España tras la reconquista cristiana de Andalucía.

Sin embargo, antes de la caída de Granada, numerosos músicos musulmanes instalados en España llevaron con ellos esta música al Magreb, a Argelia particularmente. El éxodo masivo de los musulmanes expulsados de España a principios del siglo XVII permitió a esta música echar raíces definitivamente en el Magreb perpetuando este arte en esta región, dándole así vestigios imborrables en el paisaje musical hasta la fecha.

La historia se repite para la música más representativa del folklore musical español, el flamenco. Es así pues como algunos historiadores establecen que el nacimiento del flamenco fue en la época de Andalucía. Según algunos, los orígenes de este arte están ligados a la época de la expulsión de los gitanos y de los musulmanes de Andalucía. Llevada como medio de expresión, al huir la intolerancia de los nuevos amos de España, esta música traducía la tristeza y la desesperación que el destino había reservado a los gitanos.

 

En materia de literatura, Argelia y España tienen compartida una obra literaria muy importante. La novela “Don Quijote de la Mancha” de Miguel de Cervantes que cuenta la historia de un personaje enamorado de la caballería y con sed de justicia y que anuncia el nacimiento de la novela moderna. Esta obra constituye un patrimonio compartido doblemente.

En primer lugar, esta novela es la obra de un autor que vivió en Argel durante cinco años, encarcelado tras ser capturado por los corsarios argelinos. La cueva en la que se refugió tras los múltiples intentos de evasión, constituye hasta la fecha, un patrimonio histórico conservado tanto por Argelia como por España.

En segundo lugar, la celebre novela da vida a personajes que cuentan, de alguna manera, la vida vivida por Cervantes durante su encarcelamiento en Argel y durante el cual cuenta las aventuras de un español huyendo de la prisión de Argel a bordo de un barco para llegar a España.

Cuenta asimismo en esta novela los usos y costumbres así como la mentalidad de los argelinos en aquel entonces. Miguel de Cervantes escribió también novelas sobre Argel “La Gran Sultana”, el Gallardo Español” y “Los Baños de Argel”.Eso fue todo en cuanto a la época del renacimiento.