Qala’t Beni Hamad

Capital de los Emires Hamaditas, fue fundada en 1078.

 

 

El Tassili N’ajjer

Un sitio de gran interés geológico que alberga uno de los más importantes conjuntos de arte rupestre del mundo. Más de 15.000 dibujos y grabados dan la posibilidad de seguir, desde el año 6.000 antes de Jesucristo hasta los primeros siglos de nuestra era.

 

 

 

El Valle del M’Zab

El Valle es constituido de pueblos Ibaditas fortificados, organizados en espiral alrededor de su minarete. Un hábitat tradicional donde el aspecto funcional de su arquitectura se adapta perfectamente al clima caliente en esta región.

 

Tipaza (Tipaza)

Tipaza muestra sus ruinas romanas: anfiteatro, baños y saunas y un conjunto único de mosaicos. 

 

 

 

 

La Casbah de Argel

Es un ejemplo perfecto de urbanismo asociado al hábitat. Construida sobre la vertiente de una colina, la ciudad es una articulación y ramificación de callejuelas y callejones sin salida. Se accede a las casas de la Casbah por un patio interior, llamado sqifa, sobre el que se asoman galerías superpuestas adonde dan las habitaciones. El punto más elevado de estas construcciones es la típica terraza. Todas ellas, imbricadas, ofrecen una maravillosa vista sobre el mar.

 

 

Timgad (Thamougadi)

Muestra por excelencia del planteamiento urbano de la ciudad romana. Sus majestuosas ruinas, su Arco de Trajano, su mercado Sextius y su iglesia reflejan la magnificencia pasada, Timgad fue una de las ciudades más bellas del imperio romano.

 

 

 

 

 

Djamila (Cuicul)

Situada a 25 kilómetros de Sétif, Djamila supo adaptarse a la configuración topográfica del terreno. Es esta particularidad que le da su carácter romano con las influencias de las tradiciones arquitecturales locales.