El decreto ejecutivo  sobre la designación de mercancías sometidas al régimen de restricciones a la importación, del 7 de enero de 2018, indica que los productos afectados "están temporalmente suspendidos a la importación hasta el restablecimiento del equilibrio de la balanza de pagos".

Se trata de 851 mercancías pertenecientes a 45 categorías, especialmente los frutos secos; los quesos (productos acabados); la fruta y las verduras frescas (exceptuando los plátanos y el ajo); las carnes (excepto las bovinas); el atún; los derivados del maíz; los preparados cárnicos; los chicles, caramelos y chocolates; las pastas alimentarias; la bollería; los derivados de cereales; las conservas de verduras; los tomates preparados o conservados; las mermeladas, jaleas de fruta y frutas conservadas;  los preparados alimentarios; las aguas minerales; el cemento; los detergentes; los productos plásticos acabados o semi-acabados; los productos higiénicos; el papel higiénico; el mármol y el granito; las alfombras; la cerámica acabada; los espejos y vidrios; las segadoras; los artículos de grifería; los cables; los muebles; los artículos electrodomésticos y los teléfonos móviles.

Se han instaurado asimismo unas medidas de carácter arancelario en el marco de la regulación de las importaciones, previstas por las disposiciones de la Ley de Finanzas 2018 que amplía la lista de las mercancías sometidas a la Tasa Interior de Consumo (TAC) fijada en un 30%, para 10 familias de productos acabados. Se trata del salmón; los frutos secos sin cáscara y otras frutas desecadas; las especias; los dulces, la confitería y los preparados a base de extractos y esencias (líquidos y otros); los modem y descodificadores digitales; los aparatos de alarma contra incendios y aparatos electrónicos de alarma y microordenadores (Ver la designación de los productos y su posición arancelaria  en el artículo 32 de la Ley de Finanzas 2018).

Además, se ha instaurado una subida arancelaria para 32 familias de los siguientes productos acabados: pipas de girasol; productos de plástico; hornos de cocina; aparatos de filtración de agua, de bebidas y de aceites minerales; partes del filtro de aire; aparatos de elevación; puentes grúas; pórticos móviles; productos informáticos, ordenadores portátiles y tablettes; unidades centrales de tratamientos y servidores, memorias, lectores de tarjetas de memoria; artículos para tuberías; partes para modem y teléfonos y otras tarjetas descodificadoras; conectores; cables; camiones de la basura; carrocería para tractores y camiones; remolques frigoríficos; preparados de cacahuetes; mermeladas; grifería; transformadores eléctricos; complementos alimenticios; gaseosas y aguas minerales y bebidas; pilas y baterías; teléfonos móviles (Ver la designación de los productos y su posición arancelaria  en el artículo 115 de la Ley de Finanzas 2018).